viernes, 12 de diciembre de 2014

Guía de viaje Nueva York III: Transporte hasta, desde y por la Gran Manzana

Tan cierto es que lo importante no es como empieza sino como acaba que el comienzo de un gran viaje determina la grandeza final del mismo. Por eso en otiuMMadrid navegamos entre multitud de aerolíneas en búsqueda de una suculenta tarifa tratándose de las fechas elegidas (18 de noviembre al 6 de diciembre, Día de Acción de Gracias mediante). Una vez localizada en Delta Airlines por poco más de 420 euros el billete de ida y vuelta Madrid - Nueva York (una ganga), nos preguntamos cómo sería iniciar la aventura norteamericana por la puerta grande. 

madrid-new-york-delta-airlines-mejor-vuelo-economico

Dicha puerta tiene una denominación, una etiqueta, una clase: Elite Business. Pero nuestras recomendaciones de transporte en Nueva York no terminan en el cómo llegar; cómo moverse en ámbito local (sobre todo en Metro) y escapadas a Philadelphia y Washington con Megabus y Washington Deluxe son otras de las opciones que te detallamos para disfrutar tanto del camino como del destino.


3 de octubre de 2014. Cierro la compra en la página web de Delta que, aunque de interfaz algo anticuada y rezagada en el sistema de búsquedas, es más que funcional para el propósito: viajar a Nueva York en temporada alta por menos de 500 euros. 423 euros ida y vuelta, para ser exactos... por menos de 900 euros nos estamos yendo dos personas a la Gran Manzana. Pero como nuestro compromiso es hablaros detalladamente de todo, a última hora realizamos un cambio en el vuelo de ida para probar la clase Elite Business. Tanto la turista como la lujosa merecen la pena y, si no, echad un vistazo.


Turista con clase en Delta Airlines

Aunque la imagen corresponda a 'Business' -ojo a la bandeja-,
sirva para apreciar la calidad de la comida.
Probablemente hayas oído hablar de la clase turista y, en la mayoría de los casos, siempre surge un pero cuando se trata de vuelos de larga distancia. Aquí también los hay aunque apenas se acusan por lo que aconsejaría a Delta Airlines denominarla, en su caso, "turista con clase", pues lo cierto es que no le falta de nada. 

Sobre comidas y tiempos, están tan perfectamente confeccionados y dosificados que nadie alterará tu ritmo para comer, reposar o disfrutar del entretenimiento a bordo; los menús siempre ofrecen opciones y, a diferencia de otras aerolíneas, las comidas principales vienen colmadas de pequeños detalles que satisfarán tus expectativas y buche. 


¿Un helado mientras nos ponemos nostálgicos con
Regreso Al Futuro I? En Delta te esperan centenares
de títulos más.
Sobre el descanso, has de saber que si el avión no va del todo lleno hay posibilidad, siempre respetando los derechos del resto de pasajeros, de "mover las fichas" para, por ejemplo, hacerte con un asiento que no tenga nadie delante ni detrás y así ni molestar ni ser molestado. Si no es el caso, ten en cuenta siempre que los espacios, aunque no los más pequeños que hemos visto, son reducidos; basta con pactar con la persona de detrás hasta dónde puedes llegar reclinando tu butaca y, así, todos contentos.

La temperatura no es tampoco un problema; no existen ni los bochornos ni las congelaciones a las que ciertos vuelos nos tienen acostumbrados,  en aras no se sabe muy bien de qué o quién: el caso es que la manta, aunque de escaso grosor, junto a la manga larga que llevemos, será más que suficiente para evitar un resfriado. De tapar los ojos se encargará el kit sleep que, ayudado por unos correctos tapones, nos facilitará el descanso.

El entretenimiento a bordo de Delta Airlines es de los más
completos y de mejor calidad de cuantos hemos probado.
Claro que quizá seas de los que son capaces de engullirse las ocho horas de avión viendo películas, series o jugando a algún videojuego. Has de saber que si hay un punto sobresaliente en Delta Airlines es el entretenimiento audiovisual: cientos de películas en versión original -muchas de ellas con subtítulos en inglés- o bien doblada al español -eso sí, doblaje latinoamericano, el único pero reseñable- pero semejante colección de clásicos, géneros y estrenos -¡Los Guardianes de la Galaxia!- que uno no puede más que aplaudir el esfuerzo de Delta en esta materia. No pidas una Playstation 4 ni calidades semejantes a los videojuegos; están hechos para entretener, con una base tan sencilla como su desarrollo y, nuevamente y en especial para los más pequeños, es capaz de hacerle olvidar a uno las horas de vuelo.

Todo ello rematado por aviones modernos y robustos en apariencia -uno no es ingeniero aeronáutico- y un servicio atento, amable y que no escatima en atender necesidades extra que en otros casos o bien lo hacen con mala cara -que, digo yo, ya que cumples con la demanda del cliente más sibarita hazlo con la mejor de tus sonrisas- o bien racanean para ahorrar unos céntimos. En toda tripulación siempre hay una oveja negra o más antipática, claro, pero la sensación general nunca será negativa.

Un viaje de primera

Cascos aislantes de ruido, completo kit de higiene y sueño, agua,
carta, zumo... Así comienza tu 'Business trip'.
Eleva todo lo anterior al cuadrado, ampliando hasta límites inimaginables el espacio para cada pasajero, duplicando el servicio y la atención, la comida y los materiales entregados para tener un viaje más llevadero. Si te has quedado sin imaginación, te lo ponemos fácil: cascos profesionales y que, además de garantizar la mejor calidad de sonido, aíslan del ruido; salvo petición expresa para que te traigan un combinado de una sola vez y así te dejen descansar el resto del viaje, prepara el estómago porque en Business no pararás de comer: entrantes, principales, postres, snacks, meriendas, quesos, dulces... todo tiene cabida en esta categoría y, si te atreves, también en tu estómago.

No engañan las imágenes promocionales: irás tumbado
por completo y arropado..¡con un nórdico!.
Y el reposo... ¡qué decir del reposo! Su publicidad habla de "flat seats", y verdaderamente más que una butaca parece un apartamento. Un servidor ronda el 1´90 y, tras disfrutar del masaje que incorpora la butaca -sí sí, como lo oyes-, recliné al máximo el asiento hasta que se queda en posición completamente horizontal. Una cama de al menos dos metros pues no rozaban ni mis pies ni mi cabeza límite alguno. Diseño y ergonomía a la altura de lo que se paga por lo que, por primera vez puedo decir que el desembolso extra con respecto de la clase turista vale hasta el último euro. 

Otra de las ventajas de la 'Business Class': el acceso a
la sala VIP Cibeles del aeropuerto.
Sin olvidar que la tripulación y baños de este área son sólo accesibles para los que viajan en clase Business, quienes por cierto hayan sufrido un retraso sus vuelos o hayan llegado demasiado temprano al aeropuerto notarás que entran en el avión con muy buen talante. Quizá se deba a la estupenda sala VIP Cibeles del Aeropuerto Adolfo Suárez - Barajas (no probamos la estadounidense pero tiene que ser brutal también). En ella quienes viajan en la más alta de las categorías pueden esperar cómodamente en una sala nunca llena y de extraordinaria amplitud, luminosidad y comodidades a golpe de infusiones, cafés, refrescos, repostería, sandwiches, ensaladas, platos calientes... Todo incluido en el precio del billete. 

Con todo, Delta Airlines se posiciona una vez más como nuestra opción más destacada para viajar a Nueva York. Cierto es que nuestra experiencia a la vuelta no fue del todo satisfactoria y que era mucho más cercana y amable el equipo del aeropuerto español que el del estadounidense, pero si analizamos punto por punto aerolínea y compañía obtendremos un sobresaliente en relación calidad-precio así como en elementos accesorios al propio viaje, tales como comida y servicio a bordo, entretenimiento audiovisual y comodidad.

Del aeropuerto a Manhattan en Supershuttle o Execucar

La VAN, aunque compartida, permite un máximo
de 10 personas. Será un viaje cómodo.
Aterrizas. Tu viaje ha sido glorioso pero aún queda un último resquicio que te separa de tu soñado destino: llegar al barrio en el que te hospedes. Has de saber que las combinaciones de metro te costarán unos 7 dólares y medio y te llevarán una hora y media, los taxis supondrán un gasto cercano a los 40 dólares y, seamos sinceros, para pagar y/o invertir semejantes cantidades de tiempo y dinero reduces -si el tráfico lo permite- el tiempo de llegada con respecto al metro y también el dinero. Esta perfecta combinación se llama Supershuttle. 

Por unos 20 dólares por trayecto -en ocasiones descuentos si optas por coger el ida y vuelta- compartirás una estupenda VAN que hará parada en cada uno de los hoteles a los que se dirijan los pasajeros que te acompañen (hasta un máximo de 10). Así, si viajas en grupo será menor el tiempo de espera -aunque el precio el mismo salvo que hablemos de un grupo que llene por sí mismo la VAN- aunque también puedes hacerlo solo y, con algo de paciencia, llegarás a la puerta de un hotel. Un taxi compartido, vaya. Las ventajas del puerta a puerta, amén de evitar ir cargando con las maletas aquí y allá con el engorro que supone, es un ahorro también de tiempos y quebraderos de cabeza para llegar a nuestro destino. Es la solución cómoda, algo más elevada de precio con respecto del metro pero, sin duda, muy recomendable.
Tú eliges el vehículo privado de la gama Execucar. Todos son amplios y confortables.

Si eres de los sibaritas siempre puedes contratar su servicio non-stop para que el trayecto sea directo desde el aeropuerto a tu destino pero, por casi idéntico precio (115 dólares por trayecto) nosotros probamos el servicio "Execucar", hermano mayor del primero en exclusividad y confort. 


Las calidades en la categoría 'Execucar' se notan
a primera vista.
Como indica su raíz, se trata de un refinado servicio de recogida en enorme vehículo estadounidense -aquí sacan músculo con Cadillacs de 60.000 euros- que te llevará en turismo privado hasta tu hotel, previa recogida por parte de otra persona a la salida de las puertas de embarque -clásica persona con el cartel con tu nombre- que te dejará en el coche. Si tienen contratada una sola persona para acompañar hasta el coche imagina la calidad y detalle del servicio. Desde unos 215 dólares (ida y vuelta) comenzarás tus vacaciones a lo grande y, ya se sabe, las primeras impresiones siempre cuentan. 

Patea Nueva York por 30 dólares


Igual que los gusanos se mueven a sus anchas en toda manzana, has de imitar a la naturaleza y optar por las entrañas de la ciudad para moverte. El Metro evitará los colapsos que registra la ciudad la mayor parte del día, por lo que ni el autobús público ni el taxi -aunque obviamente lo suyo es coger uno y vivir la experiencia amarilla sobre ruedas- son una opción recomendable. Claro que todo tiene su precio: 2.75$ el viaje sencillo y 2.50$ desde que te hagas con la Metrocard, una especie de tarjeta recargable que aunque no es obligatorio emitir para viajar sin duda es menester para un viaje de varios días. 

El metro sigue siendo la mejor opción para moverse por Nueva York.
Así, mucha gente opta por pagar el dólar que cuesta la Metrocard para ir realizando periódicamente recargas de 10$ -que te bonifican un 7%- y compartirla hasta que se agote el saldo... y vuelta a empezar. La lógica matemática, salvo que vayáis a realizar escasos viajes en metro, dice que cada 10 dólares permiten unos 4 viajes. Si sois dos personas, habréis consumido la recarga en ir y volver a vuestro destino. Imaginad estar recargando cada vez que esto suceda. Por eso aconsejamos firmemente la opción del Unlimited Ride, pues por 30$ cada uno (más el dólar que cuesta la Metrocard, recuerda) te permite viajes ilimitados en metro durante 7 días. 


Indispensable en tus viajes, la MetroCard la puedes
recargar como tú quieras.

Incluyendo el Tram que te lleva vía aérea a la isla de Roosvelt, imperdible plan que te contamos como cosas que nunca harías en Nueva York y, sin embargo, merecen la pena. Créenos, por unos 25 euros al cambio te olvidarás de metro, lo cogerás a gusto para desplazarte de punta a punta de la isla y, aunque sea precioso y toda una aventura gastar suela en la ciudad que nunca duerme, también es agotador. Tus pies lo agradecerán.



Sencilla y también en español, la interfaz de las máquinas
te permitirá recargar la cantidad que quieras o
configurar tu tarjeta para uso ilimitado.
Sobre el funcionamiento del mismo, poco que añadir con respecto al de Madrid. Muchas líneas que atraviesan las diversas zonas de Manhattan y el resto de barrios; Downtown y Uptown como señas de identidad de los andenes para saber hacia dónde se dirigen los trenes (abajo o arriba, respectivamente); y una novedad con respecto al Metro patrio, los Express. Observarás que en una misma línea -por ejemplo, la verde- paran los números 4, 5 y 6. Sin embargo, mientras que el 6 hace todas las paradas de esa línea el 4 y el 5 van saltándose las que denominan "locales" y, de esta forma, te permitirán alcanzar antes tu destino. Eso sí, estudia bien el plano para saber que la express en la que te montas para realmente en tu parada... ¡no vayas a pasarte!.



A Filadelfia por 6 euros y a Washington por 20.

El autobús es una excelente forma de hacer escapadas
desde Nueva York.
Nueva York supone un infinito entretenimiento para el viajero. Pero como el ser humano es -o debería ser- ávido de conocimiento quizá no te baste e incluso te agote semejante trajín urbano. Lo bueno es que escapar supone adentrarse en otros lugares de Estados Unidos, o lo que es lo mismo: siempre encontrarás algo que hacer y ver. Desde hace unos años surgieron multitud de compañías de autobús low-cost que iniciaron con las existentes una batalla por ofrecer los mejores servicios y precios. Nosotros optamos por una y otra en nuestras escapadas a Filadelfia y Washington: ambas fueron tremendamente favorables.


La publicidad no engaña: Megabus no tiene competencia en lo que a precios se refiere.
Para Filadelfia escogimos Megabus.com; reconocerás su flota por ir pintada de un azul sólo interrumpido por el gigantesco eslogan que reza "viajes por 1$". Publicidad agresiva pero, os aseguramos, nada engañosa. Si ahora mismo echas un vistazo a su página web y haces un simulacro verás que con la suficiente antelación y en función del destino podrías encontrar billetes por tal cantidad de dinero. 


Aunque a veces no estén tan bien
señalizadas como en la foto, tranquilo,
el autobús llegará donde dice el billete.
Pero nosotros quisimos ser como el resto de mortales que no pueden acogerse a semejante antelación y, pese a ello, conseguimos dos billetes de ida y vuelta Nueva York - Filadelfia por 17$. Poco más de 6 euros cada uno por ir y volver a la ciudad donde nació una nación, y cuya crónica publicaremos por cierto en los próximos días. Para rematar, si bien el lugar de recogida es en uno de los extremos este de la isla, a la altura de la calle 30 -Midtown-, la llegada es tan céntrica que los más alocados bien podrían iniciar el turismo según descienden del autobús y en función, obviamente, de la hora que sea. Ya no hay excusas para dejar de subir las escaleras de Rocky o conocer la tierra que despidió a Benjamin Franklin.

Aunque encontramos billetes ligeramente más económicos en Megabus que en Washington Deluxe para ir a Washington, queríamos probar una de las compañías más tradicionales. Y como ya adelantó una red Wi-Fi mucho mejor que en el anterior caso, donde era difícil navegar sin retroceder diez años en el tiempo, las calidades siempre mejoran cuando desaparece la coletilla low-cost


La ligera subida de precio en WashNY deriva en más
comodidades y mejores servicios.
Desde la zona de recogida, mucho más céntrica, hasta las dos opciones para que el viajero opte en función de su hotel de destino, pasando por la relación calidad-precio: el trayecto de entre 4 y 4 horas y media de duración se hace más llevadero gracias a unos asientos más cómodos, autocares de un solo piso que evitan diferencias de temperatura entre uno y otro... y por solo 22 dólares por trayecto!. Al cambio, 37 euros te separan del Capitolio. 

En ambos casos la puntualidad fue plausible así como la posibilidad de recargar nuestros dispositivos electrónicos a bordo. Sobre los empleados, destacar el equipo de tierra así como el carácter afable y servicial de los conductores. Si tienes tiempo o simplemente necesitas huir de la jungla neoyorquina, Megabus o Washington Deluxe son dos de las mejores opciones.

otiuMMaximus

- Delta Airlines sigue siendo una de las mejores opciones Madrid - Nueva York (y otros destinos estadounidenses).
- Megabus y Washington Deluxe te llevan por un puñado pequeño de dólares a lugares como Washington o Filadelfia. 
- Supershuttle o Execucar son, en función de tu bolsillo, un estupendo transfer aeropuerto - puerta de tu hotel. Una vez allí, ya sabes, unlimited ride de Metro.

otiuMMenester

- Puedes buscar y reservar con Delta Airlines en www.delta.com . El precio de nuestro billete de ida (18 noviembre) y vuelta (5 de diciembre) fue de 420 euros por persona. 
- 17 dólares (13,5 euros) nos costó el billete de ida y vuelta para dos personas a Filadelfia con www.megabus.com . Respecto de Washington Deluxe (www.washny.com), el precio fue de 88 dólares (70 euros).
- Los precios de la VAN compartida de Supershuttle arrancan en 20 dólares por trayecto mientras que viajar como un ejecutivo en Execucar supone unos 115 dólares por trayecto. Reserva en www.supershuttle.com


No te pierdas otros capítulos de la guía de Nueva York:


Jesús Clemente Rubio