jueves, 11 de diciembre de 2014

Guía de viaje Nueva York II: Más allá de Manhattan

brooklyn-bridge-puente-noche-night-new-york-manhattan

Aquellos que sois incapaces de disociar Nueva York y Manhattan acertáis y os equivocáis a medias: podemos afirmar que Manhattan es Nueva York, pero Nueva York no sólo es Manhattan. Entre las películas, algún mal doblaje y los locales residentes en Manhattan han implantado el error más común entre, sobre todo, los que no vivimos en la Gran Manzana. New York City se compone de cinco boroughs, cinco barrios cada uno con personalidad e idiosincrasia propias que merecen tanta atención como el más conocido de ellos, el citado Manhattan. En esta segunda parte de nuestro recorrido viajero por Nueva York recalamos en cada uno de ellos para, cuando menos, mencionarte algunos atractivos imperdibles de estos rincones neoyorquinos. Porque más allá de Manhattan están Bronx, Brooklyn, Queens y Staten Island. Más allá de Manhattan hay vida, monumentos, fiesta, música y, como verás en futuras entregas del reportaje, excelentes propuestas sobre dónde comer y dormir. 

Postcards, en Staten Island, rinde tributo a las víctimas
del 11-S con una estupenda idea.

Hay dos actividades que, inevitablemente, te conducirán a sendos barrios ajenos a Manhattan: el ferry de Staten Island y el puente de Brooklyn. De obligada realización, ambos te abrirán lo que parecerá un nuevo mundo sin dejar de ser Nueva York: Staten Island es cuatro veces más grande que Manhattan y, aunque no merece la profunda exploración que aquélla, sus muelles -con el precioso memorial Postcards a las víctimas del 11-S-, el pueblo restaurado de Richmond Town con la mayor presencia colonial de toda la ciudad o el Fort Wadsworth, tradicional fortín defensivo de Nueva York, justifican la visita. Dando por sentado que disfrutarás del crucero gratuito desde Battery Park por su incomparable vista del Skyline con Estatua de la Libertad incluida.

Un paseo por Prospect Park, en Brooklyn, es menester
si tienes algo más de tiempo.
Respecto de Brooklyn, allá donde termina el puente encontrarás uno de sus dos puntos álgidos: ya sea a la derecha (DUMBO) o izquierda (Brooklyn Heights) el paseo y las vistas de la ciudad desde ambos puntos -así como el puente- harán de ésta una jornada sin parangón. Si te atreves o tienes tiempo de adentrarte aún más, os recomendamos un paseo por Prospect Park que, sin ser tan espectacular como Central Park el camino que lleva a él así como el propio recinto completarán tu experiencia en el barrio con más vida de Nueva York. Tanto en él como en el Bronx encontrarás una espectacular presencia latina por lo que el idioma nunca será barrera en dichos barrios aunque, siendo honestos, dejó de serlo hace tiempo en todo el territorio estadounidense (es la segunda lengua más hablada).

El Bronx ha cambiado mucho; el sur, por ejemplo,
tiene residencias tan entrañables como ésta.
Hemos mencionado la zona tabú, aquella que entre historias -la mayor parte verídicas-, películas y fama apenas ha dado tiempo a conocer la verdad sobre ella. El Bronx es y fue tan fiero como lo pintan; la diferencia es que desde hace unos años los políticos por fin miraron con lupa y no de reojo a tan temido territorio para reconvertirlo a un punto de interés turístico ya sea por el parque de Pelham Bay, el nuevo estadio de los Yankees -construido adyacente al antiguo- y su generoso zoo. Incluso la tan criticada parte sur permite al visitante en apenas 15 minutos y metro mediante adentrarse en este barrio de Nueva York que merece la pena tanto como el resto y que, claro, tiene horarios y zonas a evitar (como cualquier parte del mundo).

La 'Unisphere' es una enorme bola del mundo que preside el parque de Flushing Meadows Corona Park.
Sólo nos resta la reina, Queens, con el Flushing Meadows Corona Park como vasta extensión verde visitable por la mera caminata así como por mastodontes monumentales como la Unisphere, esa enorme bola que aparecía al final de Men in Black 1. Igualmente entrañable es pasear por sus calles y apreciar también una notable presencia latina además de la negra que da fe de cómo, salvo la cosmopolita y turística Manhattan, Nueva York es cuna inmigrante. En los últimos años, además, una extraordinaria proliferación de galerías de arte ha hecho de ésta la zona bohemia por excelencia, con complejos como el Museo de Arte Moderno PS1. Cabe destacar por último su tinte deportivo desde que se convirtió en hogar de los New York Nets e incluso el musical con el Museo de Louis Armstrong.

El extremo este de Queens conserva el neón que una vez
iluminó la fábrica de Pepsi.
Quizá Frank Sinatra, aun siendo de Brooklyn, sólo se acordase de Manhattan al cantar New York; tal vez la Gran Manzana sólo se refiere a dicho barrio pero os garantizamos que, si tenéis tiempo, es menester adentrarse en los boroughs restantes para conocer en profundidad qué es Nueva York y cómo respiran los neoyorquinos. Por cierto que si no tienes tiempo tampoco excusa, pues la manida excursión de la que seguro has oído hablar, "Contrastes de Nueva York", ofrece una escueta aunque representativa muestra de lo que nosotros pretendemos con este artículo: grabarte a fuego que hay viaje y turismo más allá de Manhattan.

otiuMMaximus

- Hay vida más allá de Manhattan. ¡Descúbrela!
- Para una mayor y detallada información, visita www.nycgo.com Sin ellos no habría sido posible contarte todo esto.
- No te pierdas el resto de capítulos de la guía de Nueva York: 



Jesús Clemente Rubio