Ir al contenido principal

Juegos de mesa vs. Coronavirus. Muerte el 4 de julio, Última Llamada y más

La pandemia tiene el virus como única arma, nosotros la solidaridad, la cooperación, la investigación y, para el aislamiento, juegos de mesa como los de GDM Games. Hace poco te hablamos de la serie Q -ahora serie Sherlock- de GDM Games y de lo mucho que nos encandiló con apenas una treintena de cartas. En el enlace ya detallamos el desarrollo del juego y nos pusimos prácticos con la reseña de hasta 3 casos. Hoy te traemos dos más, Muerte el 4 de julio y Última Llamada, además de una breve mención a lo que está al caer de estos chicos que no paran... el juego de rol 8 tesoros.

Muerte el 4 de julio (Dificultad: Experto)

Si algo tienen los Sherlock es su extraordinaria capacidad para trazar un arco narrativo notable con apenas unas cartas y, lo más complicado, dibujar perfiles de personajes con apenas un puñado de detalles que sirven al investigador para conocer rasgos físicos y emocionales. En Muerte el 4 de julio, sin duda complicado como reza su dificultad, todo esto se vuelve crucial, cada detalle cuenta y, si logras superarlo -nosotros lo hicimos y nos hinchamos cual pavo- te irás a la cama o pasarás el día enormemente satisfecho.

Y es que la historia de una mansión, la familia, amigos y personal de servicio que lo habitan y un cuerpo que aparece entre matorrales y fuegos artificiales sin duda ofrece un abanico de posibilidades que requerirán de unos descartes y revelaciones impecables si es que quieres, no sólo solventar el caso, sino obtener una puntuación alta. Nos han hablado mucho y bien de "Propagación" pero, a falta de aquél, el Sherlock que más nos ha gustado desde el punto de vista del reto investigador y los numerosos detalles que rodean al caso. Soberbio.


Última Llamada (Dificultad: Medio)

Creo que nunca he mencionado a los artistas que están detrás de todos estos casos: nombres como Josep Izquierdo, Martí Lucas o Alba Aragón echan mano de recursos audiovisuales para sumergirnos en cada historia y Última Llamada es, con mucho, el escenario más claustrofóbico de todos y quizá, por ello, el de mayor inmersión. Un cuerpo aparece en un avión y desde el mismo embarque la lista de sospechosos es casi tan amplia como la del propio pasaje y tripulación. Desconozco si es premeditado o fue fruto de la casualidad pero hay muchas más pistas gráficas que en otras barajas y ello no hace sino meterte de lleno en una de las butacas del avión; con una pizca de imaginación estarás una y otra vez recreando en tu mente la cabina, sus pasajeros, el protagonista y todos aquellos con los que interactuó... y no. "Medio" no le hace justicia... un "Medio-Alto" habría sido más apropiado para el nivel de dificultad. Muy recomendable por dificultad y ambientación.

Un mapa con Fin del Mundo incluido. ¡Qué ganas de explorarlo!


Lo que se viene: el rol de 8 Tesoros

El crowdfunding, al final, habría dado para una trilogía del nuevo juego de rol que proponen desde GDM Games. Con 3000 euros de meta como puedes ver en este enlace de Verkami (estaban dispuestos a poner otros tantos para conseguir lanzar el juego), la recaudación roza los 7500 euros y, con ello, son muchos los añadidos con los que contará desde su salida 8 tesoros. Un juego de rol para los más pequeños (5-6 años) que exprimirá al máximo su imaginación a través de la exploración, navegación y búsqueda de tesoros. Nos encanta el objetivo que proponen: despertar la curiosidad.


El desarrollo, como otros juegos de rol, contarán con un Game Master (Capitán) que les planteará al inicio una aventura por uno de los territorios que forman la Gran (gigantesca, a la foto nos remitimos) Dama Azul.



Cada territorio albergará un reto diferente y será, claro, decisión de los grumetes el elegir el camino a superarlo. El libro contará con unas 80 páginas algo más grandes que un A4 y recogerá hasta 6 aventuras completas. ¿Ganas? Nosotros también... así que permaneced atentos a la página de GDM Games  y recordad que, pese al confinamiento, los envíos a toda España siguen funcionando a través de sus distribuidores.

Jesús Clemente Rubio