miércoles, 17 de enero de 2018

Fridays Paseo de la Habana, 17: Mudanza del referente americano

flagship-fridays-madridAllí donde todos los días son viernes, donde una marca de alcohol quedó grabada a fuego por su extraordinaria combinación con el costillar, donde te hacen bailar La Pelusa si es tu cumpleaños, donde podías pedir poner un pin a tu camarero si había sido cercano, amable y diligente o donde, simplemente, se discutía acaloradamente sobre el partido que estaba por comenzar o recién terminado. Hablamos del Friday´s de la Esquina del Bernabéu, que ya ha cerrado definitivamente dejando paso a un área urbana despejada y mudándose a apenas unas decenas de metros, al Paseo de la Habana. Una mudanza que le ha sentado muy bien al referente americano en lo que a local y presencia se refiere sin alterar la mesa. Si lo bueno no se toca, lo perfecto es sagrado.


Hablar de perfección es muy arriesgado, pero si algo ha tenido siempre el Friday´s de la Esquina del Bernabéu, la flagship store o sede de referencia en nuestro país del famoso restaurante americano, ha sido el servicio. Camareros que te reciben y despiden con sonrisa y, entre medias, más sonrisas y muchísimas explicaciones -a demanda- sobre platos, propuestas y novedades. Es quizá ése el mejor regustín que siempre nos ha quedado tras abandonar su local, si bien aquí la nostalgia juega un papel fundamental dado que hablamos de un restaurante insignia para todo madridista. 

La 'flagship' de Fridays en Madrid estrena localización e imagen. Espectacular distribución con enorme barra americana, cocina 'transparente' al fondo y multitud de sofás y mesas altas.
El cambio, sin embargo, ha secado rápido las lágrimas dado que en el nuevo local de Paseo de la Habana se ha optado por la flamante imagen de la cadena, estrenada en el Centro Comercial Tres Aguas, con una barra rectangular que sirve por los cuatro costados, mucha luminosidad y amplitud, un generoso número de mesas y cocina a la vista aislada por cristal transparente. En definitiva, un mensaje y deseo de que te sientas como en casa "entrando hasta la cocina" pero mejor aún, siendo servido y premiado con los mejores platos americanos. Quizá no tengan las mejores patatas ni las mejores hamburguesas, pero sí están en el podio. Es lo que siempre ha lucido TGI Fridays en su carta y mesa: propuestas de muy alto nivel en entrantes, platos y postres (ojo al nuevo Extreme Pie in the Sky, más grande y con lacasitos) y, claro, su famosa salsa Jack Daniels que convierten las propias hamburguesas en casi número uno, puesto que dejan para el costillar.

Elijas cual elijas, comprobado: los costillares están deliciosos en Fridays. Y lucen como este Applewood.
Sí, sus costillares siguen siendo los mejores que hemos probado en una cadena de restaurantes americanos. Amén de una rapidez sorprendente pese a que estaba lleno el local (cuando decimos lleno es ATESTADO, así que ojo a los días de partido u horas punta) nos encandiló, un día más, el costillar completo que, en esta ocasión, estrenamos en su versión Applewood. Un envuelto de crujiente bacon con una salsa deliciosa y la principal característica de Fridays; carne que se desprende casi por sí sola del hueso. Maravilloso festival para el sentido del gusto y nueva muestra de amor en nuestra eterna relación con los costillares del Fridays. Cómo puede ser posible que los tengamos tan vistos y, sin embargo, nos sigan encantando. He ahí el hablar de amor.

Jack Stacked Burger sigue siendo nuestro ojito derecho. Pero ojo a
la cowboy y al resto de propuestas hamburgueseras de Fridays.
Sobre las hamburguesas, claro, fueron las Jack Stacked Burger. Ya sabéis, la Jack Daniel´s pero en su versión doble. Obviamente si prescindíamos de la famosa salsa en el costillar debíamos engullirla en nuestra opción restante. Al punto y acompañadas de las adictivas patatas, junto con la Cowboy sigue siendo nuestra favorita.

Ya que estábamos de estreno, también optamos por pedir un clásico que, sin embargo, aún no habíamos probadoen TGI Fridays: el brownie. Ojo a los amantes del café, pues su aroma y reminiscencia es palpable, evidente y deliciosa. Por lo demás, una mezcla de texturas y sabores con el contraste del helado de vainilla y el chocolate que redondearán una comida más -la enésima- de disfrute americano. Se llame Esquina del Bernabéu o Paseo de la Habana, el letrero sigue rezando TGI Fridays. El mejor día de la semana es un lugar.

Jesús Clemente Rubio