martes, 11 de octubre de 2016

Random: Si eligiéramos al azar... elegiríamos Random

Digamos cosas al azar que nos gustaría encontrar en un restaurante: ambiente íntimo y, a la vez, distendido; elegante y exclusivo pero no discriminatorio; apetitoso y variado con recorrido por varias cocinas para todos los gustos; distribuido en diferentes entornos para elegir aquél que se ajuste más a tu estado de ánimo en ese momento. Bien, más que suficiente para detestar al que escriba semejante lista por pedir lo imposible… o no. “Random” reúne tan dispar aleatoriedad en un atractivo complejo equipado con terraza, salón interior y hasta lugar “secreto” para el copeo. Esteban Arnaiz y Aynara Menchaca lo han vuelto a hacer, rizando el rizo y elevando glamour en el concepto pero sin renunciar a su santo y seña: calidad y valor añadido en mesa y entorno.

La planta superior invita a la tertulia mientras que al fondo el ambiente
se torna aún más íntimo.
Nada más entrar uno abraza el concepto de Random; ante él se abren tres caminos en el que, si escogieras al azar, acertarías. Por un lado y subiendo escaleras los salones interiores, con dos atmósferas diferentes, una más distendida y otra más íntima; escaleras abajo el “Anónimo Club”, que invita a desaparecer ya desde su entrada, franqueable contraseña mediante; pero hoy hablaremos de su terraza “Garden”, donde nos zambullimos en la última propuesta de los propietarios de Le Cocó y El Columpio.

Las croquetas de rabo de toro son de las mejores que hemos degustad. Y hemos probado unas cuantas.
En Random no hay una lista interminable de platos ni tampoco cartas gigantescas, más bien se nos presenta una sencilla y elegante, espartana y hasta apelotonada que sin embargo nos hace cogerla aún más cariño. Con vinos de muy buenos precios y calidad reparamos en el detalle de sus platos y exquisitez de los ingredientes; esas croquetas de rabo de toro y almejas sonaban bien… y supieron aún mejor. 
¡Menudo arroz socarrat! Ya sabes, lo más rico es la'costra'.

Acompaña a tus platos del pan y salsa de yogur. No te arrepentirás.
Impresionante cuán sabrosas las primeras, pero es que las segundas estuvieron deliciosas y en su salsa que, no te cortes, exprimimos con el suculento pan que has de probar y terminar. También nos atrevimos para compartir con el arroz socarrat y el intenso sabor a boletus nos hizo presagiar que no podríamos con los principales.

Tesoro del mar... las almejas están deliciosas y, por favor, moja en su salsa.
Subestimamos la capacidad del cerebro de activar nuestra gula ante un buen manjar. El mero con dos cocciones estuvo espectacular e hizo palidecer ligeramente al ajoarriero con carabineros y mejillones pero no a la altura del primero. Dejamos para la próxima la presa ibérica que, nos cuentan, se convertirá en uno de nuestros favoritos.

El mero es obligatorio en toda comanda. Advertido quedas.
En el capítulo de postres cerramos con los donuts –más bien buñuelos- con chocolate, recomendable para los golosos en general, si bien los que a estas alturas estén más que satisfechos el sorbete de limón con ginebra es el final perfecto para la mesa. Porque recordemos que a escasos tres pasos se encuentra cierto club que… comentaremos tras nuestra próxima visita nocturna.
La terraza vista desde arriba luce aún menos que sentado en ella. Contempla el sol o las estrellas mientras
te sumerges en la carta de 'Random'.

otiuMMaximus
-          El diseño y presentación de local y platos. Santo y seña de Esteban Arnaiz.
-          La elevada calidad, sea cual sea tu elección.
-          La variedad de la oferta en cuanto a ambientes y momentos del día.

otiuMMenester

-        -  ¿Dónde? Random Madrid. www.randommadrid.com Calle Caracas, 21. 91 410 92 50.
-         - ¿Cuándo? Abierto todos los días de 12:30 a 1:00, una hora más tarde los jueves, viernes y sábado.

-         - ¿Cuánto? Unos 45 euros por persona te dejarán más que satisfecho. Y menos, en una cena ligera y nada copiosa, también.

Jesús Clemente Rubio