viernes, 1 de julio de 2016

9 cosas de Toronto que enamoraron a media docena de culturas

que-hacer-en-toronto-donde-dormir

Toronto, pronunciada sin la "t" final por los locales, es lo único que pierde en una ciudad donde todos los que una vez llegaron, toda influencia que pasó por sus calles, se quedó permanentemente en la metrópoli que hace las veces de puerta al Lago Ontario. "Capital" canadiense en la psicología y conocimiento de mucha gente (cuando en realidad es Ottawa), no es de extrañar pues en ocasiones no parece sólo centro neurálgico del país de la hoja de arce sino de medio mundo, con italianos, portugueses, coreanos, chinos, mexicanos e indios convirtiendo sus zonas de residencia en guetos culturales abiertos al resto del globo. Porque Canadá no sólo es bosque y paisaje sino también país de urbes interesantes, te presentamos las nueve cosas que hacer en Toronto que conquistaron el corazón de tantas y tantas culturas que hoy día allí conviven.


1-. Pasear por las calles... y por debajo de ellas

Los rascacielos te escoltarán en las anchas avenidas de Toronto.
Parece de perogrullo mencionarlo, pero en realidad son muchas las ciudades cuyas transiciones entre monumentos y puntos de interés nos harán desear un chasquido de dedos que nos teletransporte. Toronto no es el caso porque cada zona, rincón y área del mapa ofrece diversidad, idiosincrasia según qué cultura, majestuosos rascacielos -de diseño menos estético que el estadounidense, todo sea dicho- y coquetas y discretas casas. En la variedad está el gusto, y Toronto se lo lleva todo, incluso en la belleza interior. Porque dadas las "generosas" temperaturas que sorprenden al viajero en los duros inviernos, te gustará saber y descubrir el "PATH" (camino en inglés), un intrincado sistema subterráneo de pasadizos, pasillos y Food Courts (complejos rectangulares rodeados por puestos de diversa comida, generalmente fast food, si has estado en el Centro Comercial Xanadú sabrás de lo que hablamos) que en sus casi 30 kilómetros alcanza casi cualquier rincón de interés de la ciudad. Así, tanto el turista en su visita como el local en su cotidianidad estarán casi en la totalidad de su trayecto resguardado por este novedoso sistema y su potente calefacción.
Estos gigantes de cristal y acero atribuyen a Toronto la característica estética de algunas ciudades estadounidenses.
2-. Kesington Market

El 'coche planta' y otras excentricidades son propios de Kesington
Market.
Vale, es un poco hippie y el aire sabe a hierba de la que no se pisa la mayor parte del tiempo. Pero también es innegable el atractivo de Kesington Market, un enclave en el noroeste del mapa de la ciudad casi pegado a idéntico extremo de Chinatown y con las, probablemente, mejores tartas caseras de Canadá (Mama´s Pie in the Sky). En apenas dos calles multitud de restaurantes étnicos y de las más diversas procedencias -con especial mención a los mexicanos-, amén de bares bohemios, heladerías, pastelerías y originales tiendas engloban una de las tardes - noches más recomendables de tu visita a Toronto. Y sí, también hay puestos (de fruta, por ejemplo) pero no te dejes engañar por la coletilla Market porque lo interesante es todo lo anteriormente citado.

3-. St. Lawrence Market y Flatiron

Con la llegada del deseado buen tiempo, no se te ocurra comer dentro
del mercado. Fuera se está genial.
Como de mercados va la cosa, esta vez sí nos asomamos a un concepto más tradicional combinado con la tendencia ya vista en Madrid en espacios como el Mercado de San Miguel; el St. Lawrence Market techa decenas de variopintos puestos en los que ya sea la materia prima o el producto final y cocinado toda demanda culinaria y gastronómica podrá ser satisfecha. Además del recorrido por sus dos plantas, el plan menester es engullir lo adquirido fuera (hablamos del verano, claro) en su terraza inundada de colorido, banderas, flores y macetas, además de los abundantes bancos y amplias mesas. No te cortes, estamos en Canadá, y comparte mesa con alguien para la que tamaño pedazo de madera se le quede grande. ¡Ah! ¿Recuerdas el Flatiron Bulding de Nueva York? (deberías, te hablamos de él en nuestra Guía de Manhattan). Pues bien, muy cerca del St. Lawrence Market tienes un edificio de aspecto similar -que no igual- y más antiguo que aquél. Juzga tú mismo pero nosotros tenemos clara nuestra elección... ;)

4-. Distillery District

El Ayuntamiento ha recuperado con acierto una vieja destilería.
Vuelta de tuerca a los conceptos presentados en sendos apartados anteriores. Una antigua y abandonada a su suerte destilería recuperada por el Ayuntamiento como centro de ocio, cultura, conciertos y gastronomía. El Distillery District se ha adaptado, sin embargo, conservando ese aroma a años 30, llenando su agenda de música y color y aderezándolo con espacios adorados por las cámaras de fotos y mesas, aunque un pelín subidas de precio, que no defraudan al comensal.

5-. Casa Loma

Necesitarás un mapa más amplio del tradicional centrado en el casco histórico para encontrar Casa Loma, allá en el Norte. Si nos preguntas: sí, merece la pena hacer el camino e ir, porque hablamos de un castillo moderno con una historia curiosa ya que, con todo, fue pionero en ciertos aspectos y, para los más peliculeros, escenario de numerosas producciones de Hollywood... y demás industrias del celuloide. Imperdibles sus jardines con una de las mejores vistas de parte del Skyline torontoniano.

Películas como 'Todos los días de mi Vida' han sido rodadas en parte en Casa Loma. Al fondo, una de las mejores
vistas urbanas del 'Skyline' torontoniano.

6-. CN Tower y Ripley´s Aquarium


Los enormes ventanales del CN Tower garantizan una visibilidad plena.
Más de 550 metros (553,55 para ser exactos) desde los que saludar a la ciudad, que nos reciben a nuestra llegada a golpe de estilizada torre monumental. La CN Tower se consagra como una de las edificaciones más altas del mundo gracias a una antena de 100 metros y una construcción visitable. Cierto es que ya en la cola -tranquilo, va bastante rápido- así como en el ascenso uno echa de menos los impactantes datos que encuentra cuando sube, por ejemplo, al Empire State Building. 

Ya sea el restaurante rotatorio o el bar inmediatamente debajo, las vistas
desde tu mesa serán inolvidables.
Pero no menos verdadero es el hecho de que arriba la CN Tower dispone de todo lo que el viajero medio y exigente podría esperar: un restaurante rotatorio 360ª -prepara la cartera, pero merece la pena-, un bar de picoteo más asequible aunque un piso más abajo y sin rotación, la experiencia Edge Walk que te "suspende" sobre el vacío con total seguridad pero una impresionante sensación y, lo mejor de todo y apto para todos los corazones y visitantes, los ventanales. Porque la CN Tower ha sabido como pocos colocar en su observatorio enormes ventanas tamaño corporal que maximizan la visibilidad y sensación de flotar o de caer, según se mire. Una luminosidad diurna y elegancia nocturna envidiables para el punto de observación de la ciudad por antonomasia.

Encontrando a Nemo en el Ripley´s Aquarium.
A sus pies y con menos años de vida se encuentra el Ripley´s Aquarium. Famosa coletilla en los "Believe it or Not" de los que os hemos hablado en las crónicas de Nueva York o de Dublín, por ejemplo, el bueno de Ripley consideró más que necesario un recinto al estilo Oceanographic valenciano en el que informar, formar y con el que divertir a la población mundo acuático mediante. El resultado es un extraordinario repertorio y muestra de flora y fauna marítima y submarina distribuida por climas y mares y aderezada con multitud de espectáculos y exhibiciones. Ciertamente para esos días lluviosos o donde el temporal nos obliga al refugio. el Ripley´s Aquarium es el mejor plan por el que optar, con permiso de un buen partido de béisbol del equipo local, los Blue Jays.

otiuMMenester:
- CN Tower: http://www.cntower.ca/intro.html
- Ripley´s Aquarium: 
https://www.ripleyaquariums.com/canada/
Si vas con amigos o con pareja, os divertiréis como nunca. Si hablamos de familia, el entretenimiento se multiplica.


7-. Lago Ontario y Toronto Islands

Antes o después de tu crucero (ver foto de portada), asegúrate
de explorar y disfrutar del puerto.
Breve lección de geografía: en Norteamérica existen los "Grandes Lagos", cinco para ser exactos, y sólo uno se ubica en Canadá: el Lago Ontario. Así que no te dejes engañar por nuestras estupendas fotos y pienses en Toronto como una ciudad a pie de mar, sino a orillas de lago. Factor que quizá hace más impactante e imperdible el darte un buen baño en sus aguas o recorrerlo en crucero -nosotros probamos el Mariposa Cruise y el que incluye el City Sightseeing, similares y muy recomendables- al tiempo que te encaminas a las Toronto Islands. He aquí el tesoro situado justo enfrente de la ciudad; un terreno casi virginal, verde y con hasta tres playas donde darte un buen chapuzón toda vez que observas perfectamente definida la silueta de la ciudad y exploras este pequeño tesoro canadiense. Ojo, los cruceros anteriormente mencionados sirven para recorrerla por mar, pero no para allí: más en el mismo puerto de Toronto encontrarás otros ferrys que sí se dirigen a y paran en la isla. Ciertamente una de las vivencias más bonitas de cuantas asistimos en Toronto, el salir de ella y observarla a lo lejos desde el mar o desde las islas homónimas.

¡Sea artificial o natural, urbana o salvaje la playa siempre recarga
energías tras una dura jornada de turismo!
Como extra, mencionarte la playa urbana en el centro del puerto... todo un espectáculo la fotografía con la arena, la hamaca, la CN Tower y resto de rascacielos al fondo. ¡Mira que nos gusta el postureo!

otiuMMenester:
- City Sightseeing: Autobús turístico. Más información en el enlace del final a información logística de Toronto. http://www.city-sightseeing.com/
- Mariposa Cruises: https://mariposacruises.com/ 

8-. Plazas Dundas y City Hall

Si no te fotografías con el letrero de Toronto y el nuevo ayuntamiento al fondo, nadie creerá que estuviste allí.
Ya hemos hablado de los contrastes de Toronto, desde los rascacielos hasta las casitas, y todos ellos se reúnen en la plaza de los Ayuntamientos viejo y nuevo. En ella un gigantesco letrero que nos recuerda dónde estamos es el eje de un espacio donde el actual Consistorio, de corte moderno, amplio y en forma cóncava, observa a su hermano mayor, el antiguo, de tinte más clásico y encantador con torre del reloj incluida. Tomar algo e incluso comer en plan picnic al nivel de la plaza o bien en el corredor superior es un lujo que merece, al menos, una hora de nuestro tiempo.

Dundas es punto de encuentro de muchos torontonianos. Entenderás por qué.
Sobre la plaza Dundas imagina una mezcla de Picadilly londinense y Times Square neoyorkino pero, claro, al estilo canadiense. Repite en amplitud pero aporta ese recogimiento que rompe los espacios abiertos de las dos primeras, pero igualmente la vida que respira y la cantidad de teatros, cines y centros comerciales en los alrededores garantizan uno de los rincones más transitados de la capital de Ontario.

9-. Gastronomía torontoniana

Las alitas de 'Wild Wings' son, además de variadas, impresionantes.
Basta arrancar con que la Poutine, una bomba de calorías con las patatas fritas como base y una salsa mezcla de ajo y quesos, entre otras muchas cosas y opciones, es el plato estrella de Canadá para hacernos una idea de la gastronomía que nos espera. Sin ser muy duchos en otros estilos y sin una cocina característica y puramente canadiense, cierto es que los vecinos de Estados Unidos han sabido experimentarse también en algunos platos propios y característicos de aquellos como las alitas, la pizza, el sushi, perritos e incluso donuts.

Sushi Time: económico, delicioso y variado.
Y sí, para cada uno tenemos una recomendación: Wild Wings incluye en una completa carta típicamente americana la estrella que le da nombre, las alitas de pollo, en más de 100 variantes. Pidas la que pidas, no olvides probar nuestra elección, las Smoke Barbecue, con un regustín ahumado inolvidable. Para los donuts Krispy Kreme ofrece el surtido de otras tiendas especializadas estadounidenses, lo más cercano al Dunkin´ Donuts que tenemos en Madrid, pero con un extra de sabor y la siempre bienvenida opción de dártelos recién calentados al horno. Creednos, palabra de golosos y expertos en bollería y dulce, de los mejores donuts que hemos comido.

Palabra de 'donutero': Krispy Kreme es de los mejores establecimientos que jamás hemos probado.
Para el Sushi la nutrida presencia asiática en la ciudad hace que los "All you can eat" (todo lo que puedas comer) de Dim-Sum, Sushi y resto de comida del estilo abunden. Pero nosotros optamos por uno que sacrificaba el buffet en pro de una cocina más personalizada y a la carta. Sushi Time es el mejor asiático que probamos, y además de sus bandejas de Sushi asequibles y excelentes tienes unos noodles casi tan sabrosos como el caldo en el que vienen, que es sencillamente espectacular.

Aquí con el amigo 'Don Juan': elijas perrito, patatas -increíbles- o
poutine, acertarás.
Por último, perrito, patatas y poutine hemos de recomendar las de un Food Truck o Food Van: Don Juan´s. En plena Front Street se erige este característico, fácilmente identificable y genial camión de comida que por 6 euros te da el combo de perrito con patatas siendo ambos memorables. Repetirás pero cuidado... si no quieres volver irreconocible de una ciudad que te encantará conocer y reconocer. Toronto.

otiuMMenester
-Wild Wings: 
- Krispy Kreme:
https://www.krispykreme.com/ Poco más de 1 euro por donut.
- Sushi Time:
http://www.sushitimetoronto.com/ Unos 12 euros por persona.


Y para saber cómo llegar a Toronto, moverte dentro de la ciudad y demás información logística visita "Guía práctica de Toronto"
http://www.otiummadrid.com/2016/06/top-aerolineas-cruzar-charco-jet-airways-madrid-toronto28.html

Jesús Clemente Rubio