viernes, 4 de julio de 2014

La Chulapa de Alcalá: La mejor relación calidad precio en el corazón de Madrid

chulapa-alcala-cocina-mediterranea-castizo"Por la calle de Alcalá, con la falda almidoná..." si no conoces la letra completa de la popular y castiza canción, en la citada calle te toparás con un restaurante que te la chivará en sus paredes: La Chulapa de Alcalá. En contra de lo que pueda parecer, el nombre se debe a su excelente y céntrica situación más que a su cocina, de corte mediterráneo con una mezcla de tradición y modernidad. El resultado es una soberbia relación calidad precio que, una vez más, demuestra por qué Madrid es la más acogedora de las capitales europeas... incluso en lo que a tu bolsillo se refiere. Echa un vistazo a cómo se come en el corazón de España.


barato-economico-centrico-castizo
Te aprenderás la letra de la canción de una vez
por todas.
Jordi Morá, catalán de origen y propietario de La Chulapa de Alcalá, lo tenía claro "hace tres años nos hicimos con el local y no dudé en abrazar la cultura y ciudad madrileñas en lo que al nombre se refiere". La estética continua el mensaje de la denominación; una chulapa y un mantón de manila se enfrentan a la letra de la popular canción madrileña en las paredes del bar, diluyéndose en un tenue gris a medida que avanzas al fondo del local donde, con ayuda de una correcta iluminación y cortinas de apariencia metálica dan lugar a una moderna estética. Si lo que uno busca es empaparse de tradición, la planta subterránea nos recibe con una enladrillada pared e idénticas mesas que arriba, si bien aquí la atmósfera es más romántica y, a su vez, más campechana

No has probado un fingers así jamás.
Dos ambientes para una misma cocina, de cuidada presentación hasta en sus económicas tapas (nosotros probamos el queso canario frito -un finger libre de toda grasa y con más queso que rebozo- y un salmorejo para chuparse los dedos) en las que es menester pedir el Pulpo A Feira de la Casa sobre una base de nata. Repetirás o bien optarás directamente por la ración, bastante generosa.
El tartar de atún rojo con helado de Wasabi es una estupenda y sabrosa combinación.

Alcachofas y almejas sobre salsa verde. Pide pan. Mojarás.
En los principales, que conservan unos precios bastante competitivos, la carta se amplía dando lugar a exquisiteces como el tartar de atún con helado de Wasabi o las alcachofas con almejas sobre salsa verde. Carne o pescado, hortaliza o verdura, en La Chulapa de Alcalá todo plato es sabroso y goza de una presentación impecable. "A pesar de lo que se pueda pensar, nuestro principal nicho de mercado es el público madrileño. Dentro de éste, destacan los grupos; deportistas, despedidas de soltero, ejecutivos, plantillas de hospitales..." afirma Jordi, y de dicha información quisiera extraeros dos conclusiones: la primera es que si sois más de dos habréis de reservar con bastante antelación, todo sea que vuestras ganas tras leer el presente artículo se difuminen con una llamada a destiempo; la segunda es que tanto grupo, pensaréis, puede molestar al resto de comensales; nada más lejos de la realidad

El salmorejo es una de las mejores tapas.
Además de que Jordi ya ha pensado en introducir elementos y accesorios a la arquitectura para solucionar problemas de posible reverberación cuando se apiña mucha gente, "La Chulapa de Alcalá" posee un valor añadido casi obligatorio en el resto de locales; un pequeño salón en la planta baja con capacidad para entre 16 y 20 comensales que, además de gozar de una completa privacidad gracias a una puerta que lo compartimenta con respecto del resto de la planta, garantiza que el resto de los clientes no perciban el jolgorio y algarabía que pueda producir tamaño grupo. Sin duda, una iniciativa que, insisto, de acoger más lugares, muchas de las críticas relacionadas con este aspecto desaparecerían y el local tendría un efecto llamada para los numerosos grupos que semanalmente acuden en tromba a cenar.

La planta de abajo respira tradición y resulta muy acogedora.


Del servicio quizá no te de tiempo a quejarte; hay tantos camareros en cada turno que aunque uno resultase pasivo o incluso torpe -no hemos dado con él- enseguida acudiría otro a solucionar el problema. Jamás tendrás falta de atención ya estés dentro o en la terraza, generosa ya de por sí pero que en breve experimentará un lavado de cara "que pasará por ampliarla y cubrirla entera, dotándola de calefacción y aire acondicionado y propiciando su apertura durante todo el año", afirma Jordi.


Pronto esta terraza será más grande y estará cubierta.
Entre localización, servicio y precio, sobre el que el propietario nos dice que "es el precio que creemos justo para el servicio que ofrecemos. No me gusta inflar los precios basándose en una excusa como la ubicación, por muy céntrico que se esté" -¡desayunos completísimos desde 2,5 euros!- en tu próximo paseo madrileño, mientras cierta melodía machaque tu cabeza, no olvides levantar la mirada y adentrarte en un local llamado a ser un icono de la capital

otiuMMaximus

- La castiza ubicación y ambientación del restaurante, amén de sus dos atmósferas.
- El salón privado de la planta baja es una destacada diferenciación con respecto al resto de locales.
- La carta, además de variada y generosa en sus raciones, tiene precios realmente ajustados.

otiuMMenester

-¿Dónde? Calle de Alcalá, 35. 91 523 25 70.
-¿Cuándo? D a J de 12:30 a 00:30. V y S de 12:30 a 2:00.
-¿Cómo? En Metro, Sevilla (L2) y en coche colindantes a Alcalá. Numerosos aparcamientos subterráneos.
-¿Cuánto? Tapas desde 1 euro, raciones desde 4,50 y pastas y arroces desde 8 euros. Consulta el resto de la extensa carta en www.lachulapa.com/nuestra-cocina Menús diarios de comidas desde 10 euros y fijos desde 17,50 por persona.


Jesús Clemente Rubio