lunes, 16 de junio de 2014

En Petit Comité: 'Estrellas Michelín' en tu cocina

El fuego fue un elemento crucial para el desarrollo social de nuestros antepasados. Todos se reunían en torno a él, y en torno a él surgían las primeras relaciones amistosas, amorosas y familiares de fuertes vínculos. Unos cuantos años más tarde, hace algunos menos, un nuevo elemento se convirtió en vehículo integrador de las historias personales: la comida. Alrededor de los más diversos manjares se han tomado importantes decisiones, surgido históricas relaciones y firmado grandes pactos. Sería una pena dejar que dicha tradición gastronómica muriera en nuestra propia casa. Si además encima de la mesa ponemos la más alta cocina de vanguardia elaborada con ingredientes de primera calidad y un chef de categoría superior, no hay excusa para no juntarte a comer en tu salón con "En Petit Comité".

Tu cocina será la nueva
Estrella Michelín.
Roberto Iglesias es autor. No obstante, cocina de autor no es un término a la ligera sino que, como todos, suelen responder a la más cierta de las verdades. Su manera de trabajar ya se desmarca de cuantas hayas conocido entre fogones desde la visita previa. Esta tiene lugar en su despacho, tu casa, en la que le expondrás qué idea tienes en mente, para cuánta gente y de qué espacio y herramientas dispones para llevarlo a cabo. No te preocupes si alguno de los puntos anteriores flaquea en tu domicilio, la visita previa sirve precisamente para que el autor encuentre su inspiración, identifique los elementos aptos y los que necesitas y te recomiende la mejor opción de acuerdo a tus posibilidades e intereses. Sobre utensilios de cocina y demás, no te preocupes que su material de trabajo es infinito.

Redefine bocados tradicionales con platos como este
'ferrero de morcilla con infusión de albaricoque9.
Tras acordar y cerrar en esta primera visita la mayor parte de los detalles, mi recomendación es que siempre dejes algo al azar; esto es, aunque "Petit Comité" posee tres menús bien diferenciados y predefinidos. Iglesias propone también la opción de cruzar platos de uno y otro menú e incluso el libre albedrío: dejarse llevar por los antojos de nuestro cocinero para esa velada. En cualquier caso, sorpresas siempre te esperarán, hayas delimitado o no hasta el último aspecto. Y sorpresa es, quizá, el primer punto fuerte que apreciarás en la original idea de Roberto Iglesias: para ti como anfitrión pues gozarás al ver tu cocina convertida en hacedora de platos de Estrella Michelín; el resto de comensales cuando lleguen a casa y se topen con semejante estampa y todos cuando os adentréis en las entrañas de Petit Comité: la degustación.

'Raviolis de man go y foie con tosta provenzal y yogurt roneado'. Sabe aún mejor de como suena.
El 'solomillo con salsa de pera y nueces' de
lo mejor que probamos. Y el listón estaba muy alto.
Grábate a fuego estas dos palabras: tiempo y disfrute. Tómate tu tiempo para cada uno de los 6 ó 7 platos que, a modo de degustación, te esperan en tu elección. Vivimos en un mundo que nos exige todo para ayer, pero deja para el hoy, y por un buen puñado de minutos, que el contenido de cada snack, entrante y principal deleite a tu paladar. Mastica, traga pero por encima de cualquier otra acción... disfruta. Porque la comida no sólo es una necesidad básica, sino uno de los mayores placeres de la vida. Te podría hablar del "Crujiente de cerdo garrapiñado con mejillón y huevas de cocacoa" o las "Chuletitas de conejo con alioli de lima" e incluso de un "Calamar rizado con rattatouile negro" pero, como bien dice el dicho que mutila mi amor por las letras, "una imagen vale más que mil palabras". Echa un vistazo y convéncete mientras de que lo que ves es una obra de arte culinaria y, como tal, merece ser admirada, desgranada, desmenuzada y gozada hasta el último bocado. Pequeños bocados de placer que, en suma, configuran un menú equilibrado nutricionalmente y ajustado en cantidad para que, como los buenos restaurantes, no salgas con hambre, pero menos aún pesado y rodando.
Las 'chuletitas de conejo con alioli de lima', como el resto de platos, garantizan un
adecuado aporte nutricional y una cantidad ajustada.

Con el 'Ratatouille' olvídate de las verduras
insípidas. 
Si tu curiosidad te impide ver el producto final sin asomarte al  proceso, sin problemas: en "Petit Comité" puedes pasearte por la cocina siempre que quieras para ver cómo trabajan las manos de Iglesias, preguntar y recabar información sobre cada plato, etcétera. Si por el contrario te debes a tus comensales es igualmente aceptable y está contemplado el camino de  privacidad absoluta entre cocinero e invitados. Las diferencias con un restaurante de alto standing serán las que tú quieras marcar, pues la calidad está garantizada e incluso muchos de los platos clavan los "Estrellas Michelín" de famosos restaurantes. Pero por favor, una vez más, disfruta. Enfrente tienes a amigos, pareja o familiares a los que seguro deseas escuchar, y qué mejor que aprender el arte de no hablar e interesarse por lo que tiene que decir el resto que ocupar mientras nuestra boca con un exquisito manjar. Comprueba como cada uno de los ingredientes y sabores que prometen los sugerentes nombres de cada plato se aprecian y distinguen, destacando por sí solos, conformando un conjunto y explosión de júbilo gustativo.

La presentación de los platos es tan
exquisita como su sabor. 
Que un cocinero de alta categoría traiga las mejores materias primas e ingredientes a tu casa, elabore los platos más sonados de la actualidad gastronómica en un completo menú y te deje todo recogido y como si nada hubiera sucedido allí quizá te suene demasiado bien. Pensarás que la trampa está en el precio y, una vez más, te equivocas. Por unos 25 euros ocho comensales bien podrían disfrutar ya de uno de los menús, una cantidad que obviamente crece a medida que restamos comensales en la mesa aunque disminuye si eliminamos platos del menú. Todo es negociable y configurable pues, como promete "Petit Comité", el restaurante es tu casa y la alta cocina está pegada a tu salón, por lo que tú dispones y el chef adapta su oferta a tus necesidades. Redescubre el placer de comer y de una buena charla al tiempo que reúnes en tu casa lo más selecto de la cocina de vanguardia. Tómate tu tiempo... y que aproveche.

otiuMMaximus

- Menús equilibrados, variados y con calidad "Estrella Michelín".
- La personalización del servicio en todas sus facetas: desde la interacción con el cocinero hasta cada uno de los platos y según el número de comensales.
- El precio no difiere de los de sentarte en una buena mesa de Madrid, solo que aquí la mesa es tu casa.

otiuMMenester

- ¿Dónde? En tu propia casa. La mayor ventaja de "Petit Comité". Próximamente incluiré su página web. Mientras, reservas en 650 961 833.
- ¿Cuándo? Seas quien seas, empresa o particular, y necesites el servicio que necesites y para cuándo lo necesites, ponte en contacto con ellos. Se adecuarán en lo posible.
-¿Cómo? Sin moverte de casa. El proceso es contactar, recibir al chef en una primera visita valorativa y el día de la cena.
-¿Cuánto? Desde unos 25 euros por comensal aunque siempre en función del número de personas y el tipo de comida o menú seleccionado. Consulta condiciones.


Jesús Clemente Rubio