jueves, 31 de octubre de 2019

Pon sabor a Halloween con Muerde la Pasta y muchos más


Fuimos al Parque Oeste en busca de una comilona de muerte, y vaya si dimos con ella. Muerde la Pasta, esa cadena que te da miedo por las palabras buffet, multitud y los prejuicios asociados a la misma, dejarán de hacerlo una vez visites, al menos, del que hoy te hablamos. Si no eres de este tipo de comida no te preocupes; las ofertas gastronómicas se multiplican estos días de terrorífica fiesta, disfraces y sustos. Entre unos y otros, comida, mucha y muy buena comida.

Las pastas rellenas son un punto fuerte de Muerde La Pasta.
Fue entrar en el Muerde la Pasta del Parque Oeste de Alcorcón y percatarnos de que es diferente. Tras un par de preguntas y verlo con nuestros propios ojos, nos percatamos de que hace las veces de centro de formación para los que entran a formar parte de su numerosa y preparada plantilla. Con un servicio impecable y ágil nos acompañaron a nuestra mesa ubicada en una hilera tan limpia como ordenada, al igual que sucede con la comida, como comprobaríamos más tarde.


Los fusili con hongos y parmesano están deliciosos.
El caso es que una vez sentados, y abonada la tarifa correspondiente (varía entre semana y fines de semana), nos sorprendió no la comida, sino el imponente parque de juegos para los niños. Y van dos aciertos del local: servicio y zona infantil. Veamos qué tal los platos. Os adelantamos que sublimes en variedad (hablamos de decenas y decenas de referencias), presentación y reposición (nunca probamos bocado frío o pasado, parecía todo aquello siempre fresco y, en algunos casos, ciertamente lo era). 

Salami, bacon y un sinfín de ingredientes en otras tantas pizzas.
Así que nos atrevimos con varias pizzas, tanto de masa fina como las cuadradas algo más esponjosas y profundas al estilo de Chicago. No sabría señalar alguna que me defraudase, y sí varias que me sorprendieron, como la Margarita (siempre comienzo por lo simple para comprobar la calidad de la salsa de tomate y la masa), la carnívora y, agárrate que vienen curvas (las que echarás tras engullir varias porciones como le sucedió a un servidor) las dulces. En nuestro caso, de chocolate blanco y negro, Red Velvet (¡sabor idéntico a la tarta!) y otra de crema de capuccino con Chips Ahoy. 

También hay pizzas con conguitos y dos chocolates.
Impresionantes, totalmente recomendables pero aviso para navegantes: muy adictivas. Así que antes de embarcarte en la aventura dulce, aunque ahora hayamos trastocado el orden, pasa de las pizzas saladas a las pastas y gratinados. En el primer caso probamos fusili con setas y carbonara para enmarcar, eligiendo para el segundo unos canelones propios de carta de restaurante. Sólo nos decepcionaron un poco los espaguettis boloñesa, de salsa algo aguada, pero hablamos de un plato regular entre 10 que pudimos probar, a saber: linguine al estilo fruti di mare, ravioli relleno de pera (ojo a las pastas rellenas, deliciosas) y penne (el macarrón grande) con albóndigas. Lástima no tener más estómago.

Gofres infinitos... Muerde la Pasta es una tentación irresistible.
Guiño a las carnes, la mayor parte empanadas o rebozadas pero de buena presentación, así como los pescados, sin riesgos pero también de buena factura y que se agotaban rápido, por algo será. Obviando las ensaladas (preferimos llenar nuestro espacio con otros manjares) que, al menos parecían, tan saludables como configurables con múltiples opciones, nos zambullimos en el paraíso de los postres que iban desde los gofres y los crepes hasta el brownie y helados al estilo Sandy, pasando por los bizcochos con pepitas de Oreo y otra larga ristra ubicada en la misma isla que las bebidas.

Ya puestos, échale un poco de nata al brownie.
Repetimos, todo lo anteriormente citado y mucho más está incluido en el precio. Sin sorpresas ni gastos extra. Pagas al entrar y nunca más vuelves a hacerlo. Sólo queda disfrutar de un servicio que jamás permite que tu mesa esté atestada de platos vacíos y siempre está dispuesto a guiarte por las numerosas alternativas de Muerde la Pasta. En estas fechas, preferimos llamarle Muere por Pasta.

Más información en http://www.muerdelapasta.com/


Los restaurantes se visten para la ocasión

¡Qué viva Halloween!
Aunque Muerde la Pasta no ha echado el resto por Halloween, otras cadenas como Ribs han certificado su apuesta por esta festividad. 

Los restaurantes de comida norteamericana han transformado en muertos vivientes a varios iconos de Estados Unidos y, además, han lanzado diversas acciones en redes sociales con curiosos nombres como Amy SteakHouse, Elvis Ribsley o Fries Sinatra. 

Una excusa perfecta para divertirte en la que definen como una velada de muerte... en la que, claro, también hay carne como la que acompaña a este texto.

Palabra de Tony. La hamburguesa es tuya.
Otro de los locales que incluyen Halloween en su decoración y carta es Tony Roma´s, que ha lanzado sendas propuestas para público adulto e infantil. En el primer caso, el The Ripper Combo incluye la Original New Empire State Burger y Jack Daniel’s Lynchburg Lemonade, la versión más refrescante e innovadora del auténtico Whiskey de Tennessee combinado con limón, triple seco y con solo 5º de alcohol. Niños y no tan niños que, entre susto y susto, harán hueco en sus estómagos para las delicias de Tony Roma´s. 
Jesús Clemente Rubio