lunes, 9 de abril de 2018

Gloria Palace Royal Hotel & SPA: Gran Canaria sabe a GLORIA

gloria-royal-palace-top-hoteles-gran-canaria-otiummadridComo siempre, arrancaremos con la máxima: estamos ENAMORADOS de las Islas Canarias. Son, con permiso de nuestra amada Comunidad de Madrid, la segunda mejor región de España. Y punto. Pero cierto es que una mala experiencia hotelera puede empañar un paraíso vacacional y más siendo escasos los días que uno rescata de la rutina para escaparse. Por eso cada vez que volvemos a Gran Canaria nuestra elección acaba siendo algún alojamiento de nombre Gloria, pues desde que probamos el primero en San Agustín nos percatamos de que una amplia carta de servicios es compatible con un trato cercano y una experiencia familiar. Esta vez hemos elevado dicho concepto al máximo: carro y bebé en mano, nos preguntamos cómo respondería el apellido más noble de la cadena, y el resultado es eterno. Como la familia con la que disfrutamos cada día y exprimimos cada servicio del Todo Incluido de Gloria Palace Royal Hotel & SPA. Gran Canaria bien puede ser la corona de las islas, y este hotel su joya más preciada.

Visto desde la playa, el Gloria Palace Royal y sus módulos de
habitaciones resultan aún más majestuosos.
Aterrizar a medianoche y llegar a eso de las 00:30 (en vehículo privado y sin tráfico, es lo que separa aproximadamente al aeropuerto de Gran Canaria del hotel) es ya buen motivo para tener la susceptibilidad especialmente sensible a cualquier fallo. Pero cuando nuestro taxi atravesó la barrera de entrada del Gloria Palace Royal y enfilamos una larga cuesta escoltada por coquetos faros, tuvimos una impactante primera impresión del tamaño del hotel. Separado por módulos, y estando casi todos los servicios entre el número 2 (como recepción) y el 3, Gloria dispone en su niña bonita de una estructura muy inteligente donde separa las habitaciones de las zonas comunes pero nunca alejando más de 3 minutos a pie a huesped alguno. Lo pudimos comprobar ya que estuvimos hospedados en el número 1, en uno de los extremos, y os garantizamos que cada mañana y noche salíamos y regresábamos a la habitación sin problema alguno.


Paladar satisfecho
Distribuido en módulos, el hotel Gloria Palace Royal sitúa los servicios
y zonas comunes prácticamente a mitad de camino.
Pero volvamos al principio, a nuestra llegada de madrugada al hotel, al disfrute de esa primera pasarela que, enclavada en la montaña elevada testigo del día a día en Playa Amadores, deja a un lado la obra de la naturaleza y al otro la del ser humano. Una vez dentro, el excelente trato pese a las intempestivas horas nos arrojó un poco de luz sobre el funcionamiento del Todo Incluido: dos snack bar en sendas piscinas -una en la planta -2 y otra en la misma de recepción, la 0- que, hasta las 18 horas, además de la amplísima variedad de bebidas y marcas incluidas propone sandwiches, hamburguesas, pizzas, perritos y un buffet de ensaladas como opción saludable. 


Cócteles como el 'Tina' (sin alcohol) y 'snacks' como el sandwich
y la ración de patatas alegraban la estancia en la piscina. Eso
sí, sólo podrás comer en las zonas habilitadas para ello.
En este punto un par de "peros": echamos en falta la fruta como opción, pues si bien estás de vacaciones y los snack mencionados están riquísimos -la hamburguesa es de aplauso- nuestro estómago agradecería un respiro. De igual manera que si un Todo Incluido es Todo Incluido (o VIP, en su máxima opción), convendría "premiar" el esfuerzo económico de los clientes que apuesten por este régimen incluyendo verdaderamente TODO, no parte de la carta de estos bares. No obstante hablamos de críticas constructivas muy rebuscadas porque cierto es que uno sale tan satisfecho de las comidas principales que los aperitivos de los bares de piscina satisfacen esa necesidad puntual, pero también privan al que quiera convertir en principal este aperitivo para prolongar su día en la piscina, en lugar de tener que retornar al comedor.

Vista cenital de la siguiente foto; como verás, será por opciones
-saludables y 'caprichosas'- en el desayuno.
Yendo a las tres comidas principales de las cinco diarias recomendadas, que somos unos amantes de los buenos hábitos, la comida es quizá la opción que menos sorprende no por desmerecimiento, sino por virtudes de desayuno y cena. Mientras que las noches siempre innovan y deslumbran por su fuerte conocimiento de la comida internacional (cada velada es temática y os aseguramos que la mexicana y la española, con cortador de jamón y todo, estaban de rechupete y rezumaban calidad) las mañanas... ¡ay los mañanas! ¡Qué hermoso es madrugar cuando te esperan toneladas de deliciosas propuestas para abrir día y boca! 

Desde el primer tipo de pan escogido para nuestras tostadas con tomate o mantequilla hasta el último bollito, la variedad y calidad, como sucede en todas las comidas del día pero aquí es de matrícula, es la seña de identidad del Gloria Palace Royal. Son muchas las fotografías que, en ocasiones, nos decís que os gustan de nuestras crónicas, y sirva la que adjuntamos como pequeña, minúscula más bien, representación de un desayuno que habría de ser ejemplar para el resto de hoteles. Porque se mueve en términos salados y dulces, fríos y calientes, exóticos y conocidos con una generosa oferta pero sobre todo moderna y vanguardista. Sin olvidar los inexistentes tiempos de espera en la atención de los platos al gusto y al momento -también presentes en comidas y cenas con pescados y carnes de calidad- así como la rápida reposición de los alimentos ANTES de que se agoten. 

Con vistas a la piscina infinito, mar y cielo, desayunar es un placer. Aunque es difícil no disfrutar
semejante variedad.

Donuts, croissants, napolitanas, magdalenas, con y sin gluten, salchichas de tres tipos, huevos en múltiples formas de preparación, ensaladas, frutos secos, yogures, panes para tostar, platos no propios del desayuno pero que sorprenden y se convierten en indispensables en el resto de días allí... Gloria Palace Royal podría -no es el caso- defraudar en otras facetas, pero la gastronómica y, con mucho y especialmente, los desayunos y las cenas colman toda expectativa de la manera más inteligente: dan la bienvenida y despiden el día de cada huésped con el estómago lleno de calidad, cantidad y variedad. Y sí, obviamente imaginaréis que así es más fácil que los pequeños diablos llamados hijos estén tranquilos y disfruten ya no por todo lo citado, sino también por detalles como la "estación infantil" reservada especialmente a ellos en snack bar.


Hasta el infinito y más allá


La piscina Infinity, en la foto, posee otra aledaña ideal y
divertida para los más pequeños.

Si nos seguís por Instagram, con el titular os bastará para recrear una de las dos estupendas imágenes que subimos acerca de las instalaciones acuáticas del hotel. En la planta -2 aguarda una piscina cuyo nombre explica su principal virtud: efecto infinito, fusión de aguas -piscina y mar- y cielo en una estampa extraordinaria que se convertirá a la vez en envidia del prójimo y satisfacción de haber elegido Gloria Palace Royal para tus vacaciones. 

La fusión de azules hace difícil no llevarte un buen recuerdo
fotografíco del Gloria Palace Royal.
Si bien no nos gustó que no esté "perseguido" o "controlado" esto de echar la toalla en la hamaca a primera hora de la mañana, tipo las carreras diurnas en Benidorm por hacerse con la primera línea de playa, lo cierto es que a medida que avanza el día uno puede fácilmente mudarse de hamaca y, sobre todo y especialmente, a última hora de la tarde. Y es que la piscina cierra a las 18 horas oficialmente, pero en realidad quien termina el turno es el socorrista y tú puedes permanecer un poquito más, disfrutando de la caída del sol, la paz y calma y las vistas. Si deseas ir a aquella lejana playa que se atisba desde la piscina Infinito, de nombre Amadores, bastará con que recorras un pasillo desde la piscina hasta el ascensor panorámico, que te dejará a los pies del hotel y a unos 6 minutos a pie del mar y la arena.
Sólo existe algo mejor que un buen chapuzón en la familia Infinity: disfrutarla rodeado de tu familia.
Si en cambio optas por pasar el día en el hotel, has de saber que entre aperitivos en el snack bar y animación bien puedes hacerlo una o varias jornadas. Por supuesto que la animación también merece mención aparte y favorable, pero hay que perdonarles si a veces parecen desaparecidos pues lo que ocurre realmente es que, según qué público y temporada sea, el extranjero o el español, ya sabemos, no acompañan igual a este tipo de actividades. Lo que sí os garantizamos es una diversión y entretenimiento absolutos para los niños que, no nos engañemos, cambian el concepto clásico de vacaciones y gracias a las chicas que componen el equipo de animación puedes "fingir" unas horas que habéis ido en pareja, sin más ;).


En la planta mirador tenéis también piscina y 'snack bar'... y la zona
superior y tapada que veis es la zona nudista. Para los más naturistas.
En la misma planta de recepción tenéis otra piscina que es la favorita de muchos porque, sin poseer el efecto fusión con el horizonte de la piscina infinito, sí dota de una impactante calma y sosiego a todo el solarium que dispone, nos explicamos: situada un par de plantas más arriba que la ya mencionada y descrita, esta piscina se encuentra arrinconada sobre la montaña en la que se enclava el hotel y es el resto del espacio hamaquero, generoso y de tremenda amplitud, el que sitúa en sus extremos camas balinesas y sofás que dan al cielo y, si nos asomamos, al mar. 
Dejaos caer por la piscina y el mirador de la planta de recepción. Con o sin sombrilla -aquí, como veréis, no fue
necesario por ser día de calima- disfrutaréis de un sosiego sin precedentes en un hotel familiar.

Os recomendamos dedicar al menos una franja al día a la tranquilidad, meditación y el "yo lo valgo" en esta zona; el silencio es tan llamativo como la paz que alcanza uno disfrutando de un buen libro enmarcado por un despejado cielo. Memorable. Y si te entra el gusanillo, tranquilo que aquí está el otro snack bar. No olvidéis nunca que las vacaciones también son eso, el poder frenar, contar hasta 10 ó 100, leer, escuchar música o, simplemente, no hacer nada, que tanto nos aporta.

Relax y descanso

El SPA abre suficientes horas como para acudir una en la que estés solo.
Más que recomendable.
De ahí al Nirvana queda poco, y ese poco lo pone el descanso en las habitaciones y el relax del SPA y los tratamientos. Comenzando por el segundo, en cuya entrada por cierto se encuentra el completo gimnasio al aire libre escoltado por el techado (entre ambos y la tabla de ejercicios con gomas TRX que proponen, ten por seguro que si no quieres no perderás la forma estas vacaciones, con permiso de los maravillosos desayunos) está INCLUIDO. Sí sí, todo aquel que se hospede en el hotel tendrá acceso a un SPA pequeño, sin pretensiones pero que cumple con creces con ese tiempo que has decidido cuidar de ti y de tu cuerpo. Tres tipos de chorros para lumbares, espalda y cervicales; camas burbujeantes, zona tipo jacuzzi, sauna, baño turco, solarium-mirador y, lo mejor, ¡hay horas familiares! Dos horas al día (de 11 a 12 y de 13 a 14 horas) puedes acudir con los más pequeños a que tomen por primera vez contacto con el agua que no sea el que viene del Manzanares.
Pequeño pero muy equipado, el SPA será tu momento favorito del día.

45 minutos de SPA y 25 de tratamiento después, caímos rendidos
en las hamacas del mirador semicircular próximo.
Os aseguro que la experiencia fue bestial y que las sonrisas de la pequeña al tomar contacto con el agua moderadamente caliente del SPA es ya una de las instantáneas de la vida. Si a ello le sumas uno de los tratamientos, sin duda alcanzarás el cenit del placer relajante. Fijaos que nosotros optamos por el masaje básico de 25 minutos y salimos en una nube y nos dormimos, literalmente, en las hamacas del pequeño mirador semicircular situado al final del SPA...


Las habitaciones son amplias, luminosas y están muy equipadas.

Para terminar y redondear el día, la experiencia y las vacaciones, por supuesto, cabe hablar de lo que un hotel significa en primera instancia: el alojamiento, las habitaciones. Éstas parecen estudios debido a una amplitud que, sin avergonzar al resto de Gloria, sí supera si bien repite equipamiento como aquellos, con pequeña rincón "cocina" con pila, microondas, neverita, etcétera. Un desahogo para los apetitos más voraces que aún tengan hambre pero, sobre todo, para los que como unos servidores viajen con bebés y requieran preparar biberones u otros alimentos y productos. No todo es amplitud en la habitación; la comodidad de las camas es pasmosas, el servicio de cuna plausible -enorme y confortable- y la terraza, si tienes suerte y da al mar como la nuestra, supone el despertar de un Dios. 
Amanecer y encontrar esto. Cosas de los Gloria.
El abrir los ojos, correr la cortina y no encontrar más que cielo fusionándose con mar es de esas imágenes que explican que vivir sea tan bello. El baño, por cierto, hace casi una "L", así que imaginad el tamaño: ducha, bañera, lavabo y el resto a la vuelta de la esquina. Brutal.


La ubicación privilegiada del hotel se hace notar también por la noche.
Con todo, Gloria Palace Royal Hotel & SPA demuestra por qué es la estrella del grupo hotelero. El libre acceso al SPA, las instalaciones, el enclave y la gastronomía bien valdrían sus estrellas o categoría superior pero, que nadie se engañe ni pierda de vista esto: no hay buen hotel sin un excelente servicio. El trato marca tus vacaciones, más allá de malas experiencias con el alojamiento o con la comida, por ejemplo. Es la primera y última sonrisa y no los desayunos -¡aunque qué desayunos!- los que dejan el sabor de boca final. Y por eso, queridos viajeros, Gran Canaria nos sabe a GLORIA.


otiuMMenester

- Infórmate sobre la cadena Gloria así como el Gloria Palace Royal Hotel & SPA 4* sup. en http://www.gloriapalaceth.com/hoteles/gloria-palace-royal-hotel-and-spa/



Jesús Clemente Rubio