jueves, 22 de marzo de 2018

Aviburger: La envidia de la hamburguesa norteamericana

aviburger-otiummadrid-hamburguesas-carne-avilaNos gusta la carne y nos gustan las hamburguesas. Dos afirmaciones casi antagónicas en muchos casos, donde se opta por una materia prima regular camuflada con multitud de ingredientes y salsas -no mucho más saludables- para, al final, comer un producto de sabor incierto y escaso valor nutricional. Por eso cuando descubrimos sitios como Aviburger, con carne llegada directamente de Ávila y de manera diaria e ingredientes elaborados de manera artesanal (cada rodaja de tomate, lechuga y salsa), obviamente, nos interesamos por comprobar cuánto da de sí semejante presentación. Para ello, el experimento que siempre os aconsejamos: según os traigan la hamburguesa, olvidaos de condimentos, salsas e incluso pan; centraos en la carne. Coged un pedacito, masticadlo, dadle tiempo para que las papilas gustativas os devuelvan la información y si ésta porta adjetivos como sobresaliente y exquisito, entonces, sólo entonces, sabréis que estáis ante una hamburguesa de calidad y a la que el resto de guarnición sólo potenciará, pero nunca camuflará. Ésta es la información que nos reportó a nosotros nuestro sentido del gusto, con un titular: desbordado de placer.
Los macarrones con bacon son ese tipo de entrantes que ya das
por hecho que vas a incluir en tu comanda.

Sería injusto pasar por alto la variedad de una carta que, sin embargo, se muestra compacta para no perder al comensal entre una vasta oferta y, lo más importante, en cada propuesta alcanza la excelencia. Así que de manera extraordinaria hablaremos primero de los entrantes, con un combi que -dicen- reúne en un solo plato lo mejor de los entrantes pero, añadimos, se le escapa el que nosotros pedimos atraídos por su originalidad en España así como por sus distintas versiones: los macarrones. Pensad más bien en los clásicos codillos, embadurnados en queso y con una cobertura de bacon o bien con salsa trufada... sea cual sea tu opción, en serio, TENÉIS que abrir boca con semejante entrante. ¡Y ojo a los comilones! Porque las hamburguesas, con las que aún no vamos, son bastante contundentes.

¿Crees que la porción de tarta es minúscula? Respóndenos sólo
después de terminarla.
Como remate topamos con unos postres que suelen constituir la principal carencia de muchos sitios que, sin embargo, lucen geniales hamburguesas y carnes; como si supieran que el cliente, satisfecho y a rebosar por el plato principal, no llegase al postre. Pero para nosotros es casi lo más importante de toda velada gastronómica. Y para Aviburger también. 

¿Saciado con las hamburguesas? ¡Termina tu comida con un buen
combinado de tarta y batido!

Porque quisimos probar por ejemplo uno de los batidos, el de Ferrero Rocher, con la suficiente vainilla como para reducir el sabor característico del dulce popularizado por el mayordomo Ambrosio y adecuarlo incluso a los que no gustan de él. Cantidad y sabor perfectos. En las tartas, la duda se apoderará de ti tras leer nuestras palabras; aunque te parezcan raciones pequeñas, tanto la de zanahoria como la de chocolate parecen diseñadas a medida del paladar y el estómago. La de chocolate, con una crema tan suave como la base de galleta y en la que cada cucharada parecerá más placentera que la anterior.


Ternera, pollo, especiada, básica, contundente... para todos los gustos.
Y ahora sí, vamos con la orgía carnal... primero eliges tu pan (nosotros nos alejamos del clásico de sésamo y optamos por el de cereales y el de orégano y queso, que te recomendamos casi comerlo por separado por su sabor a pizza margarita). Ambos se combinaron a la perfección con los 170 y 210 gramos de carne que pedimos, respectivamente, para nuestras Pirineos y Platos del Diablo de Chistorra. Una y otra presentan una más que generosa porción de la mejor carne de Ávila, jugosa, sabrosa, que conquista los ojos, que atrapa al comensal desde el primer bocado. Si además, como en el caso de la Pirineos, añades champiñones salteados trufados y queso de cabra, el resultado es apoteósico. Para los más exigentes, como un servidor, la Platos del Diablo de Chistorra es la bomba calórica que toda abuela querría para su nieto; aros de cebolla RELLENOS de chistorra y queso de cabra con la lechuga, tomate y pepinillo (ingredientes, por cierto, presentes de serie en todo el catálogo de hamburguesas de ternera), idéntica carne de calidad que la anterior rematado por el pan ya también mencionado y merecidamente alabado. 
Cuando una hamburguesería acierta en todas las opciones que propone, la materia prima es de calidad asegurada.
Aunque esa etiqueta ya la tenía sabiendo que emplean carne de Ávila...


Redondeando ambos platos, el acompañante, que también destaca porque, sin lugar a dudas, Aviburger es el establecimiento QUE MÁS PATATAS NOS HA SERVIDO COMO GUARNICIÓN de cuantos hemos visitado. ¡Y qué patatas! Ya sean normales o trufadas -recomendadísimas- nos recordaron a las del Five Guys neoyorquino, por corte y sabor caseros, por adicción, por gula pura.
Recuerdo cómo en ese momento nos veíamos saciados, satisfechos, desbordados y prometiéndonos que, aunque un manjar, no repetiríamos en Aviburger hasta pasado un tiempo pues había colmado toda expectativa. Ahora, escribiendo estas líneas, ya estamos babeando y buscando hueco para nuestra próxima visita. 

otiuMMenester

-¿Dónde? Calle de San Bernardo 97, Madrid. www.aviburger.com 910 58 06 78.

-¿Cuándo? Todos los días de 13:30 a 16:30 y de 20:00 a 23:30.

-¿Cuánto? Postres y entrantes desde 3,5 euros, hamburguesas desde 9,5... descarga la carta completa en http://www.aviburger.com/files/menuiaviburger2017.2.pdf


*Todas las fotos han sido realizadas por otiuMMadrid con un Xioami Mi A1, retocándolas en luz, sombras y color y sin emplear ningún tipo de filtro ni programa para ello más que las herramientas incluidas en el teléfono móvil.
Jesús Clemente Rubio