jueves, 22 de febrero de 2018

Shadow of the Colossus PS4: Más colosal que nunca

shadow-colossus-remake-opiniones-precio

Vuelve. 13 años y decenas de sobresalientes o notables altos después, Shadow of the Colossus se enfrentaba a los que rechazan un remake por el simple hecho de serlo así como a los acérrimos de una franquicia a la que, dicen, cualquier modificación sienta peor. Pero llegaron los chicos de Bluepoint Games y comenzaron a dejar una estela de revisiones, a cual mejor, y que de momento culmina con el segundo título en la historia de Team ICO y el enésimo, al menos por nuestra parte, sobresaliente. El juego, para el marciano que haya llegado a nuestro planeta hace unos días, se enmarca en el género de aventura en tercera persona en el que el protagonista se ve obligado a lanzarse a un mundo abierto para buscar gigantescos colosos a los que derrotar.


Los entornos merecen que los dediques tiempo. Si tardas menos de 10
horas en terminar el título, rejuégalo en otra dificultad.
Antes de nada, tranquilos, los cambios son sustanciosos y notables sólo en el ámbito gráfico, por lo que la jugabilidad se ve inalterada. Guiados por la luz de nuestra espada, llegaremos al enclave donde nos espera uno de los colosos. Tras adivinar la estrategia a seguir y los puntos débiles del coloso, menester para avanzar, toca volver al inicio y seguir de nuevo la luz hasta el siguiente gigante. Siendo una mecánica que se repite, el juego en cambio se hace muy dinámico por los variopintos escenarios, la puesta en escena de los demoledores colosos y la satisfacción de encontrar sus puntos débiles. Reconocemos que somos amantes de los speedrun, tan cierto como que jugar con prisas hace que te pierdas el camino para lograr cada meta, los coleccionables o las mejoras de salud y agarre. 
Si a este desarrollo le unimos el excelente trabajo de base que trae Shadow of the Colossus de inicio en diseños y gráficos, que alcanzan el climax con los brochazos de Bluepoint, obtenemos uno de esos juegos de momentazos no sólo argumentales, sino también artísticos. Galopar a lomos de Agro para ir descubriendo muy poco a poco el absorbente mundo en el que tiene lugar la acción invita no sólo a completarlo en las 10 horas que requiere la experiencia normal, sino a sacarle todo el jugo aunque, eso sí y advertidos estáis, para alcanzar el 100% podéis ir despidiéndoos de vuestra vida social durante las próximas semanas.
La iluminación, los diseños y la puesta en escena siguen siendo sublimes.
Respecto a la estructura del juego, si trae novedades en los templos; ahora podrás recuperar salud y agarre. Las partidas se guardan de manera automático aunque también podrás recurrir a la opción manual. Pero debemos rematar ensalzando, nuevamente, la labor hecha con las texturas, la iluminación, los polígonos... el aspecto es extraordinario, tanto que se ha añadido un modo Foto del que, os aseguramos, vais a abusar. Desaconsejamos, como hacen en el propio juego, el uso de los filtros, más anecdóticos que indicados para sumergirte en la experiencia, y recomendamos una PS4 Pro para mover el título.

Los colosos lucen aún más temibles y espectaculares. 
En resumen, uno de los mejores títulos de PS2 que también atrajo a usuarios de PS3 en la remasterización y que ahora, con la completa revisión gráfica -y sonora, aderezando la sublime para PS4, eleva al máximo nivel cada instante de una historia contada sin palabras y con imágenes que valen millones, cada escenario, cada temible enemigo. Un título colosal que nos hace envidiar a quien no jugase al original, pues hallará aquí la mejor cara posible de la obra de arte que es, y así debería ser reconocido, un videojuego.

Jesús Clemente Rubio