martes, 21 de noviembre de 2017

Carmencita Bar: Pequeño gran Brunch

brunch-top-madrid-carmencitaNos vamos a los aledaños de la calle San Bernardo para topar con una fachada en esquina que encierra un sorprendente y acogedor establecimiento. Carmencita Bar es el local "vieja escuela" que nos gusta, esto es, el que apuesta por un espacio tan reducido como su carta de platos y bebidas pero si le preguntas por una sugerencia te dirán que todo, pues al abarcar poco cumplen con creces en cada momento gastronómico. Nosotros optamos por dar cuenta de su Brunch y, al margen de que es el precio más competitivo encontrado hasta la fecha, la nota se dispara al relacionarlo con cantidad y calidad. Una atmósfera internacional y un servicio tremendamente eficiente redondean una experiencia muy recomendable.

La luz y el color priman en el discreto local de Carmencita Bar.

Cuando uno llega a la discreta puerta del Carmencita Bar se da cuenta de que ha elegido bien; al menos una decena de personas -sin reserva, pues si has reservado lo respetan al minuto- aguardaban de manera paciente a que alguna mesa se quedase libre. Con un aforo que no llega al medio centenar de personas, el establecimiento registra llenos absolutos todos los fines de semana y una extraordinaria rotación de mesas, dada por un servicio eficaz y una clientela que arranca temprano el brunch y lo finaliza tarde. 
Así lucía nuestra mesa con dos platos principales del Brunch más la hamburguesa. Tan apetecible como delicioso.
Así pues, y una vez sentados, recorremos rápidamente los platos de Brunch (11 euros) si bien, al descubrir la oferta del menú de 14,50 euros, no podemos sino empezar positivamente la evaluación. Más aún si cabe cuando se observa que los huevos benedictinos, ya sean triples, dobles o individuales, cuestan lo mismo por separado (los citados 11 euros). 

El "triple Benedictino" es contundente, sí, ¡pero no podrás parar de
comer hasta no dejar miga alguna!
El por qué da cuenta del nivel de detalle de la cocina del Carmencita Bar: mientras en los triples uno viene relleno de salmón, otro de aguacata y un tercero de bacon, en el resto juegan con los rellenos condensándolos y haciendo aún más grande el huevo, de manera que una u otra opción satisfagan por igual al comensal. Llevados por la gula, optamos por el triple, y qué triple. Un contundente plato que, os aseguramos, rematado por el café grande, la Mimosa (bebida) y el postre configuran un completísimo Brunch.


La hamburguesa MasqueSea desafía al comensal con una propuesta
simple sobre el papel, pero extraordinaria en el paladar.
Otra opción algo más glotona, pero es que así somos, fue la del Plato Americano -con sus tres lonchas de auténtico y crujiente bacon, dos huevos fritos, salchichas y hash browns, esa suerte de patatas fritas gruesas y rebozadas-, el resto de platos del menú y una hamburguesa. Ciertamente y como bien nos advirtieron "el Americano" cumple con la expectativa del comensal, pero no podíamos dejar pasar la oportunidad de probar una de las hamburguesas. Y el acierto fue monumental: la MasqueSea, con todo lo simplona que resultaba a la vista (cheddar, mayonesa, lechuga y tomate) resultó increíble por el sabor de la carne con el queso suavemente fundido. Una alternativa más que interesante fuera del menú del Brunch pero que bien puede encajar en tu mesa de desayuno-almuerzo de los fines de semana. 

Las tartas lucen así y saben mejor. Zanahoria o chocolate, da igual.
El redondeo, apoteósico: una porción de tarta quizá no enorme a los ojos pero suficientemente esponjosa y alta como para hacer a uno cometer el error de creer que era un pedazo minúsculo. Probamos las dos posibles aquel día: zanahoria y chocolate. A cual mejor. 

Aquí nos centramos en el Brunch, pero Carmencita Bar bien vale para
una merienda (como la de la foto), comida o cena al uso.
Entre plato y plato, animada charla dada por un local en el que reina la algarabía y la conversación multilingüe pero que en ningún momento molesta o disturba la mañana, al contrario: recuerda el acierto de haber optado para tu fin de semana por un "Brunch" plan así como por elegir Carmencita Bar para ello. Los propietarios tienen otros dos locales que, vista la experiencia descrita, seguro que visitaremos pero avisamos: ya habéis puesto el listón muy alto en la primera toma de contacto. Y si no, que se lo pregunten a los que esperan hasta 30 minutos fuera y entran con la misma sonrisa con la que luego salen, conocedores de la fama -ganada a pulso- de Carmencita Bar.

otiuMMenester

- ¿Dónde? Carmencita bar. Calle San Vicente Ferrer, 51 28015, Madrid. +34 679 183 399. www.carmencitabar.com
- ¿Cuándo? L cerrado. M a V de 12 a 17 horas y de 19 a 2 de la madrugada. S de 11:00 a 2 y D de 11 a 17 horas.
- ¿Cuánto? El menú completo, que incluye un plato principal, postre, bebida y café grande, cuesta 14,50 euros. A partir de ahí, también puedes decantarte por los platos que desees y pagar a la carta.


En otro tono y género, también te puede interesar...

No los hemos probado aún, pero hay dos italianos que se han llevado nuestra curiosidad gustativa en los últimos días:

La 'Perla' es sólo una de las seis nuevas pizzas
Gourmet de 'Gioa'.
- Gioa: Además de menús navideños y para grupos ya disponibles y con muy buena pinta, destacamos su nueva propuesta de pizzas gourmet. 6 "joyas" nos dicen, que oscilan entre los 12 y los 20 euros y que comprenden desde la Perla (tomate, burrata y albahaca) hasta la Davide Bonato (trufa huevo y jamón ibérico), pasando por otras como la Zaffiro (cebolla roja, alcaparras, aceitunas, anchoas y guindilla).

Sin duda un italiano a tener en cuenta de cara a las Navidades. http://www.gioiamadrid.es


Los carbonara de Fellina. ¿Hace falta decir más?
- Fellina: El nuevo italiano del Grupo Le Cocó lleva dos meses dando que hablar por su auténtica cocina "la cuccina della nonna" del país alpino. Para Navidad, propone hasta cuatro menús desde los 33 a los 38 euros adaptables a cóctel, almuerzo o cena propia de estas fiestas. Provolone dulce a la plancha, burrata con tomate confitado y mermelada de cebolla roja; lasaña con tomate, carne y salchicha... la oferta es enorme y los postres artesanales se encargan de poner el broche a la que, prometen, es una de las mejores experiencias gastroitalianas de Madrid. http://www.fellinamadrid.com/

Jesús Clemente Rubio