viernes, 18 de agosto de 2017

Atentados en Barcelona y Cambrils: El 'buenismo' y otras cuatro reflexiones del primer atentado del Daesh en España

Con el peor de los temores ya contrastado y sin los medios buscando la carnaza de la primicia y centrados en el apoyo e información sobre las víctimas, conviene repasar las últimas 24 horas en las que el Daesh ha golpeado por vez primera -y ojalá que última- a nuestro país.


Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado: impecables

Tiempo en el que el Estado Islámico ha logrado salvar la extraordinaria labor de nuestros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y cometer un atentado que casi dos centenares de detenidos en el presente año han visto interrumpido por el, insisto, genial trabajo de los servicios de Seguridad e Inteligencia. Así que los que aprovechéis causas así para canalizar vuestro odio y derrotismo hacia los buenos aquí va el primero de los muchos tirones de oreja que encontraréis en el escrito: del ¿cómo puede pasarnos esto, estas brechas en la seguridad? deberíais caminar hacia el "gracias a nuestras autoridades que sólo pase esto".

El morbo y sensacionalismo venden pero no aportan más información

Es algo ya manido en Twitter en las últimas horas así que no cabe extenderse mucho más: sangre, cadáveres y heridos hieren ya la sensibilidad de muchos espectadores en el cine, imaginemos lo que pueden hacer con la moral y psique de familiares y allegados de las víctimas -reales o potenciales-. Mientras los Mossos -y su plausible labor de información- se han mostrado prudentes en todo momento con las informaciones vertidas, algunos medios han aprovechado el tirón para crecer en visitas, "likes" y clics. Afortunadamente el español, que puede tener la televisión que merece pero es bastante inteligente, ha sabido navegar de entre la oferta mediática y escoger los que sí abogan por la información.

Unión y civismo frente a la barbarie, pero...

Una vez más, la sociedad ha sabido unirse y alejarse de los cuatro idiotas que han querido convertir también esto en una cuestión lingüística (por aquello de utilizar el catalán, el castellano o el suajili en las comparecencias oficiales). Puedo opinar o posicionarme a favor o en contra pero, ¿de verdad toca discutir sobre esto AHORA? En cambio, el otro 99,9% se ha preocupado de centrarse en aportar su granito de arena y lo que sea necesario: huelguistas que cesan en señal de respeto, profesionales que ceden sus servicios de transporte y hoteles que hacen lo propio con el alojamiento y un largo etcétera. Barcelona y España han demostrado una vez más que, desgraciadamente, estamos acostumbrados a este tipo de intentos de arrebatarnos la libertad y la normalidad y han respondido precisamente con eso, con naturalidad pero firmes.

...Basta ya de "buenismo" y de confundir la firme condena y la búsqueda de soluciones con la carencia de tolerancia o democracia

Ha habido reacciones de todo tipo, sorprendiendo la de la Casa Real por su enérgico tono o la de la CUP asegurando que los atentados son fruto de las "lógicas internacionales" del capitalismo. En fin. El caso es que el exceso de corrección política y la falta de valentía a la hora no de condenar, sino de proponer soluciones es a veces desesperante. Decía ayer el coronel del Ejército Pedro Baños que esto no se debe a, como decían voces similares a las de la CUP, un desarraigo por parte de muchas personas apartadas o marginadas socialmente y que encuentran en el terrorismo una vía de escape. A principios de mes de hecho vimos cómo el único centro de desradicalización abierto en Francia cerraba bajo un estrepitoso fracaso que buscaba curar en lugar de prevenir el fanatismo. Ése es el problema. Estos terroristas NO ENTIENDEN de reglas ni juegos democráticos, de leyes ni acuerdos, de la discusión pacífica. No respetan ni tan siquiera su vida ni la de sus "similares" -que somos todos, pero hablo de la propia comunidad musulmana que sufre en sus carnes diariamente la barbarie, con terroristas aplastando pechos de niños pasándoles por encima con 4x4- por lo que nada tienen que perder y cuando una persona está en esa situación... sólo es un peligro para el resto de personas y para toda la Humanidad, así de simple. Lo que quiero decir es que está genial condenar los atentados, hablar de libertad, tolerancia y democracia pero ése es el papel civil y ciudadano, los políticos han de dar un paso más en sus discursos y hablar de SOLUCIONES (véase la imagen que acompaña este escrito y que dice mucho más que yo en miles de caracteres). 

Porque hasta donde yo sé por muchos minutos de silencio y marchas que se convoquen -y que aplaudo a los partícipes de todas ellas- los terroristas no dejarán de matar, tan sólo aguardarán y prepararán el siguiente golpe. Y si se trata de golpear, ello hemos de hacer en sus casas pero también en la nuestra. Respetar los derechos humanos es compatible con el derecho a defendernos. E insisto, esto es un tono firme, no antidemocrático, ni violento ni radical aunque...

Es difícil esquivar los radicalismos cuando estos viajan en furgoneta y te atropellan a toda velocidad

Pero no hay que sucumbir, ni extender el odio, ni tan siquiera cultivarlo. Pero sí defender y propugnar Justicia y medidas legislativas que garanticen la seguridad de la ciudadanía INOCENTE. Recuerdo durante mi etapa Erasmus que se montó un enorme revuelo en toda Europa con el anuncio italiano de deportar a los extranjeros criminales y reincidentes. Perdón, ¿he dicho toda Europa? En todos los países excepto en Italia, donde aplaudieron una medida impulsada por el gobierno de centro izquierda que por otra parte resulta lógica: si políticamente nos ha tocado tener a cientos de miles de criminales en nuestras fronteras, gestionarlos toca; pero si a los que abrimos las puertas para que se busquen su lícito derecho a ganarse la vida optan por la delincuencia demostrada y condenada, fuera. 

Sí, ahora podéis correr a la plaza más próxima a manifestaros contra estas palabras políticamente incorrectas -o incluso hay quienes pedirán explicaciones de por qué se han abatido a cuatro terroristas en Cambrils en lugar de detenerlos y respetando su derecho a la vida- pero mucho más correctas que esa política surrealista que algunos defendéis. No es odio al que viene de fuera, aquí no se habla de extranjeros sino de criminales, e igual que lamentamos profundamente como los cientos de corruptos nacidos en España no están recibiendo su merecido también lo hacemos con los que hemos acogido en nuestro sistema democrático y libre y pretenden destrozarlo. Acabo de leerlo: el presunto autor (por cierto sobre lo de "presunto" y "supuesto", cuando ha habido delito flagrante, testigos e incluso confesión del hermano mayor, da para otro artículo, pero hoy centrémonos en lo importante) tiene apenas dos décadas de vida. El yihadismo no entiende de razas, nacionalidades, ni edades. Puede tener prevención, pero no cura. Y cuanto antes lo veamos, antes nos desviaremos del camino del péndulo que nos hará irremediablemente pasar del "buenismo" al radicalismo que ellos quieren en nosotros, los pacíficos, pues es lo único que entienden. Y antes dejaremos a nuestros FFCCSS (Fuerzas y Cuerpos de Seguridad) desarrollar su trabajo y labor con aún más eficiencia que la ya demostrada. Fuerza Barcelona. Ánimo a todos los familiares y amigos de las víctimas mortales y pronta recuperación para los heridos.

Jesús Clemente Rubio