jueves, 26 de mayo de 2016

Brunch en El Jardín de Salvador Bachiller: Desayunar moda en una terraza de Madrid

jardin-salvador-bachiller-brunch-madridCuando una exclusiva marca de moda con el máximo detalle por bandera se atreve con una azotea en Madrid con la suerte de terraza, el experimento puede ser de fulgurante éxito o de estrepitoso fracaso. Pues bien, el GastroBar y terraza de Salvador Bachiller sólo entiende de la primera opción y, sin gozar de las extraordinarias vistas de otros espacios similares en Madrid, propone uno de los rincones más envolventes, selectos y a la vez accesibles de la capital. Y con un brunch más que recomendable.

Nos gustan, nos ENCANTAN los brunch. El almuerzo a caballo entre el desayuno y la comida los fines de semana es una práctica tan social como muy tentadora desde el punto de vista gastronómico. Y si conoces un poco la marca Salvador Bachiller o echas un vsitazo rápido a la tienda mientras te diriges a su azotea adivinarás que la terraza, si es una extensión merecedora de las iniciales SB, repetirá en lujo de detalles y calidades. Lo hace.
Un rincón de ensueño te espera en una de las terrazas menos conocidas y más sugerentes de Madrid.

Primero por el atento e informativo servicio cuya sonrisa es la mejor ventana a un espacio idílico, repleto de plantas y verdes por doquier que abrazan a un mobiliario con fusión de modernidad y retrovintage, columpio y otras zonas grupales repletas de encanto. 

Todo está cuidado al detalle en el Jardín Salvador Bachiller.
Por si te lo preguntas, no, tanta vegetación significa cero insectos y “bichos”, debido a un nuevamente cuidadoso tratamiento de la misma… lo que unido a toda una mañana con comida al aire libre y “sin moscas” ya hizo ganar muchos puntos a esta terraza madrileña.
Pero lo que elevó los sobresalientes del jurado fue, claro, el propio brunch: cuatro elecciones distribuidas en bebida caliente (café, té, cola cao…), fría (zumo de naranja pero también suaves cócteles), dulce (gofre, tortitas, croissant o yogurt ) y salado (tacos de pollo, focaccia con pesto y huevos benedictinos). Como anécdota, el dulce os llegará antes que el salado; no estamos muy acostumbrados a este orden, pero resultó igualmente eficaz.

La gula y lujuria gastronómica... gofre y chocolate.
Porque este brunch se empieza a comer por los ojos por presentación, por “chuladas” varias de las que se te incrustan en la retina (las pajitas del zumo o el amor a primera vista con el gofre y su chocolate con leche fundido –opción personalizada que tuvieron a bien servirnos-) para salivar y, por último degustar entre trompetas celestiales. Si bien el zumo pasa algo inadvertido, la focaccia y el gofre conformaron una de las combinaciones que nos deleitaron; la otra, los huevos benedictinos y el yogurt. En ambos casos, el comensal nunca se notará pesado pero sí satisfecho, que al fin y al cabo es como uno ha de quedarse.

Los huevos benedictinos, clásico de los brunch, cuidado al detalle.
Levantando los ojos de la mesa y mirando alrededor, para terminar, encontraremos la otra razón por la que repetiremos en Salvador Bachiller; la coqueta atmósfera, casi íntima, toda vez que sugerente y embriagadora. Suponemos que la experiencia nocturna será igualmente positiva, pero el sol abriéndose paso entre las plantas para iluminar ese gofre bañado en chocolate es una imagen sólo superable por el paseo para recordar por su tienda, mientras descendíamos por las escaleras para salir otra vez a la calle Montera. Una visita casi guiada e imprescindible a una tienda en la que todo se vende y, si por ti fuera y tu bolsillo te dejase, todo comprarías.
La focaccia es la apuesta más sana de la sección de salados. Riquísima.

otiuMMaximus
- La envolvente atmósfera.
- El completo y variado brunch.
- Terraza sin moscas ni insectos.

otiuMMenester
¿Dónde? El Jardín de Salvador Bachiller. Calle de la Montera, 37. 91 531 02 60. www.jardindesalvadorbachiller.com
- ¿Cuándo? Hay brunch todos los días de 11:30 a 13:30. El resto del día se sirven comidas y cenas.
¿Cómo? Calle peatonal. Lo más sencillo el Metro (L5 Gran Vía
¿Cuánto? 19,90 euros por brunch y persona.

Jesús Clemente Rubio