martes, 26 de abril de 2016

Viva Broadway: Sin hilo pero con un gran conductor

teatro-amaya-viva-broadwayAllí donde los sueños se hacen realidad, donde cualquier mundo es posible, donde figurar en su cartel es una bendición, el impulso definitivo, o quizá el que haga que la caída sea más fuerte. El caso es que Broadway hoy es la meta de todo artista, de todo actor teatral con cuerdas vocales en idéntica forma que sus dotes interpretativas… pero no siempre fue así. A veces el producto se come al inventor, la obra al maestro, y nadie recuerda al hombre que parió la idea, que imaginó una obra cantada en la mayor parte –o totalidad- de sus diálogos, que transmitiera de la misma manera –o más incisiva- que el tradicional teatro. Viva Broadway sí lo hace; rinde culto a Thomas Baker, padre de los musicales.

Más de un siglo y 40 números de 25 musicales diferentes y de diversas épocas. Con esa sola frase, estamos seguros de que Viva Broadway atraerá a todo amante del género y, ciertamente, serán no los únicos que lo disfruten pero sí los que más. En Viva Broadway el hilo conductor es casi inexistente, y el punto de partido acaba siendo el de salida –eso sí, resolviéndolo con un genial toque emotivo- sin enterarte del durante. Por eso la propia obra invita a ser valorada por sus actuaciones, que tampoco carecen de un par de errores: versiones en español –innecesarias pues sus letras no son imprescindibles para el argumento- y alguna que otra que se echa de menos en detrimento de otras –las de Grease- que abusan de repertorio. Hemos empezado atizando pero ni mucho menos terminaremos así porque, aunque pudiera parecer lo contrario, Viva Broadway nos gustó y a ti, amante de los musicales, te encantará.


Lo hará porque desde “Alicia en el País de las Maravillas” hasta la citada película llena de brillantina de Travolta, pasando por “Cabaret” o “Los Miserables”, se erigirá ante ti una lista de canciones que calcará la que tienes en Spotify. Lo hará además con un calidad, cuando menos, notable, alcanzando cotas sobresalientes en el caso de Idaira Fernández en un par de números y Roberto Saiz SIEMPRE. El maestro de ceremonias se proclama sin buscarlo como verdadera estrella de la obra, es él el musical de musicales y el que quizá mejor reúne todo lo que Thomas Baker quiso llevar a la tarima y lo hizo no sin un estrepitoso fracaso –demasiado avanzado a su época-. Saiz es, pues, el sueño de Baker hecho realidad en el siglo XXI. Impecable.

Por todo ello, sí, recomendamos Viva Broadway, recordando que las emociones y sensaciones verán dadas por el repertorio y su ejecución no tanto por el conjunto de la obra, más mosaico de actuaciones que actuación en sí.

otiuMMaximus

- El trío protagonista (no nos olvidamos de José Miralles).
- Los recuerdos a los que invitan algunos números.
- La última disertación de “Thomas Baker”.

otiuMMenester

- ¿Dónde? Teatro Amaya. Paseo General Martínez Campos, 9. www.viva-broadway.com
- ¿Cuándo? L y D a las 19 horas, M a V a las 20 horas y S a las 20 y 22 horas.
- ¿Cómo? Numerosos parkings por la zona. En Metro, L5 (Iglesia).
- ¿Cuánto? Desde 18 euros en Atrápalo.

Jesús Clemente Rubio