jueves, 25 de febrero de 2016

Previa Óscars 2016 Mejor Película: La banca no siempre gana y verdades incómodas

oscars-2016-gala-favoritas
La cita más importante del cine internacional vuelve un año más y, claro, otiuMMadrid pasará la noche en vela para contártela. Pero como nos gusta siempre hacer, fieles a la tradición, te proponemos nuestra previsión sobre el título que, creemos, se llevará la estatuilla por “Mejor Película”, esa que siempre tiene un pelín más de valor que el resto por aunarlas a todas. ¿Que de qué “van”? Una de una de las mayores crisis económicas y como algunos visionarios se forraron a costa de los que lo hicieron a la nuestra; otra de unos diligentes periodistas que eligieron como noticia un, a la postre, poderoso enemigo: la Iglesia.





La Gran Apuesta
Conoce la historia de los que robaron a los
ladrones.
Si no podemos con ellos, adelantémonos. Antes de la crisis un grupo de economistas, movidos por diferentes razones y en muy distintas circunstancias, se percataron de que la banca hacía trampas. Vendía como apuestas seguras paquetes tremendamente tóxicos o, hablando vulgarmente, te aseguraban que la quiniela que estabas tocando era de 7 triples y que había poco margen de error en la inversión cuando, en realidad, no ibas a cobrar ni una de 10 aciertos. Detrás de las cifras, además, había millones de casos particulares de gente que, cuando explotase semejante especulación, iban a perder empleos, casas y sus vidas como hasta entonces las habían conocido.

El caso es que ya sean tiburones financieros, expertos repletos de valores (como el papel desempñeado por Brad Pitt), geniales excéntricos (como Christian Bale) o rencorosos deseando vengarse del sistema aun doliéndole que ello le manchará las manos (Steve Carrell) todos desafiaron a la banca. Sí, la banca siempre gana…excepto en esta ocasión, donde algunos gigantes incluso quebraron por no medir el volumen de paquetes que vendían, creyendo que estaban haciendo negocio con ellos pues jamás rentarían nada cuando, estallada la crisis, no pudieron hacer frente a los frutos de su codicia.

Excepcional temática muy bien planteada, con algunos giros que requiere pensar y entender el funcionamiento financiero para conocer de qué se está hablando pero suficiente información como para poder seguir el desarrollo. Las actuaciones no son sólo nombres y caras bonitas (que también) sino un auténtico placer para la vista del ávido cinematográfico, pues en pocos films se puede asistir a tanto talento junto y en su mejor versión. Nuestra firme candidata con permiso de la siguiente propuesta.

Ojo al plantel de 'periodistas': Ruffalo, Keaton,
McAdams, Slattery....
Spotlight
Como amante de las letras que soy, obviamente Spotlight es mi ojito derecho, si bien “La Gran Apuesta” es el izquierdo. En la que nos ocupa, un grupo de periodistas de investigación, famosos por su tenacidad y empeño en destapar la verdad desde todos los ángulos posibles, se dan cuenta de que habían pasado por alto un peliagudo asunto: el de los abusos sexuales cometidos por la Iglesia y la respuesta y castigo de ésta a sus sacerdotes y demás integrantes que los acometen.

No será hasta que una especie de auditor, un par de ojos ajenos a la redacción, aterrice en ella para señalar al tema de interés general… e incómodo. Y la incomodidad pasará por presiones, dramáticos encuentros y tristes conclusiones pero, sobre todo, por una espléndida interpretación y realización, superando este último apartado a la anterior propuesta. IMPERDIBLE diga lo que diga luego el sobrecito con el ganador.

BONUS:
Sylvester Stallone. Su papel en Creed es la culminación de un personaje que no es nadie sin “Sly”, sin el que “Sly” tampoco sería quien es. Al margen de que está soberbio. Para él debería ser –y esperemos que sea- el Óscar al Mejor Actor de Reparto (o secundario).