miércoles, 21 de octubre de 2015

The Rombo Code: Una hora y un grupo de amigos para escapar de una habitación


En otiuMMadrid nos hemos aficionado a los juegos que desafían el intelecto toda vez que someten al participante a la mayor de las interacciones. Si hace un par de días te hablamos de la Vodafone Yu Survival Zombie, maravillados y seguros de que pasaría tiempo hasta volver a sorprendernos, boquiabiertos nos hallamos con lo que probamos ayer. Tras un recibimiento exquisito y un hall que invita a la sobremesa y tarde de charla con los amigos o la pareja, Diego, nuestro Gamemaster nos explicó lo que estaba a punto de suceder con una sola frase: estáis a punto de entrar en una habitación de la que tendréis que averiguar como escapar en menos de 60 minutos. ¿Suena bien? Pues The Rombo Code es mucho mejor de lo que ya de por sí promete.

Si lo decía el experto escapista Harry Houdini, será cierto.

Flaco favor haríamos si destripásemos temáticas de los dos juegos que nos proponen en The Rombo Code, Pero sí podemos adelantaros un par de detalles: por un lado tenéis un juego que gira en torno a Casanova y por otro, el que hoy nos ocupa, El Misterio del Capítulo 43. De qué trata y por qué se desarrolla en una sala de museo será algo que os introduzca el Gamemaster antes de dejaros encerrados con vuestro intelecto y el de vuestros compañeros. A partir de ahí, preparáos para una vorágine de acertijos y encrucijadas, decisiones precipitadas ya sean erróneas o acertadas, algún que otro pique o discusión con los compañeros para ver si pedís o no pista, si éste cerrojo se abre de ésta o de aquella manera... pero sobre todo de emoción, intensidad y diversión. Sesenta minutos en cuenta atrás siempre visible, ataviada con una música que se cuela en nuestro sistema nervioso pero también llena de satisfacción. 



Quizá echéis de menos fotografías de las habitaciones pero quizá
entendáis que, de ponerlas, sería el mayor destripe de la Historia.
Al abrir uno de los candados o dar con la solución de uno de los acertijos; al compenetrarte con tus compañeros para caminar a y resolver juntos alguno de los dilemas; y, claro, para conseguir lo que se nos propone conseguir antes de escapar de la habitación. ¿Recuerdas The Saw, The Cube o Exam? Bien, pues el desarrollo es similar quitando todo lo gore, la sangre y los sustos; aquí sólo hay pura diversión. Porque cuando se nos queda cara del clásico tonto estancado que no puede avanzar y se ve obligados a pedir pista también se disfruta, pues a los dos minutos de hacerlo ya estás enfrascado en nuevos desafíos que te harán olvidar la "ayudita"; porque nos gusta ir contrarreloj, sumergirnos en la exquisita trama rematada con una ambientación única y porque, a falta de probar otras empresas que proponen experiencias similares, los chicos de The Rombo Code se han trabajado hasta el más mínimo detalle y cada una de las pruebas de manera que nunca caen en la repetición, el exceso o defecto de dificultad ni, por supuesto, el aburrimiento. 
Algunos de los desafíos que podrías encontrarte dentro de las habitaciones... o no.

Cuando uno abandona la habitación, sea porque nos rescatan o porque nosotros conseguimos dar con la tecla para hacerlo, siente dos cosas: que hay que tener cerebro para avanzar en el juego pero más aún para diseñarlo tan correcto, sin sobrar ni faltar nada; y que dónde está ese otro juego relacionado con Casanova, que "me meto ahora mismo con el subidón que traigo". Y ahora decidnos, ¿cuántas experiencias en los últimos meses os han desatado semejante estado de euforia, tensión y, viva ella, diversión? The Rombo Code será, irremediablemente, una de ellas. ¿Serás capaz de escapar de la habitación y resolver El Misterio del capítulo 43?

otiuMMaximus

- Difícil quedarse con un momento del juego; el renuncio inicial, la emoción de avanzar y el cénit... ¡todo está diseñado al detalle!
- La ambientación de las habitaciones favorece una absoluta inmersión en el juego.
- Los Gamemasters, no sólo por crear los dilemas sino por su papel tras las cámaras.

otiuMMenester

-¿Dónde? Calle Fernández de los Ríos, 70. 91 756 93 51.www.therombocode.es

-¿Cuándo? Consulta en la página web disponibilidades. Su horario es tremendamente amplio aunque ¡mejor reservar con tiempo!

-¿Cómo? En coche tienes multitud de calles colindantes (incluso la propia del local) donde aparcar con línea azul o, en su defecto, línea verde. En Metro, L3 y L6 (Moncloa y Argüelles) 

-¿Cuánto? Depende del número de personas pero muy atractiva relación calidad/precio. Por ejemplo, 4 personas costaría un total de 64 euros.

Jesús Clemente Rubio