lunes, 6 de abril de 2015

Real Madrid 9 Granada 1: Derrotas en las que se pierde algo más que tres puntos


balon-de-oro-ronaldo-cinco-goles-mismo-partidoSirvan las palabras de Abel Resino sobre el partido para inaugurar la crónica del mismo: "cuando se pierde 9-1, se pierde algo más que tres puntos". Si la lógica mandase, también sería algo más que una victoria para los blancos. Y lo es; la resurrección de la BBC, con la "C" haciendo él sólo manitas al rival ha sido la máxima del partido junto al centro del campo, que parece gustar más de la circulación de James que de la magia de Isco. El Granada no es el bálsamo de fierabrás para los males del Madrid pero, como el rico con dinero, el fútbol con goles vive mejor. Al menos, hasta el miércoles.



Bale recupera sensaciones aunque los madridistas
esperan su papel en las grandes citas.

Muy autocrítico fue Resino consigo mismo si bien el Granada no arrancó mal, es más, hizo lo que cualquier otro en vista de un Madrid que sólo ha gustado - y corrido- en Can Barça en lo que va de año, y ahí perdió. Abel debió prestar atención a las declaraciones de Ancelotti donde decía ver muy fresco al Madrid, incluso a un Bale con muchas ganas y voluntad. Precisamente el galés inauguró el marcador tras soberbia tranquilidad en el recorte al portero, además de asistir a Ronaldo en otro tanto. Sin embargo, la reconciliación del Madrid con el fútbol empezó por el centro del campo: James, con la serenidad que dan las recuperaciones de Kroos y Modric -su sola presencia diría yo-, y tomando nota del "pero técnico" a Isco - la excesiva circulación de la pelota- fue el hombre de los tres toques con acierto; sombrero, recorte y pase medido, acierto; recuperación, regate y pase entre líneas -lástima que Ronaldo se metiera en fuera de juego-, acierto.

James brilló y, como ha dicho Ancelotti en rueda de prensa,
cualquiera diría que llevaba dos meses en el dique seco.
Si la medular funciona, la defensa repele segura y sacando el balón jugado y el tridente se ofrece en ataque y defensa, estamos ante un equipo de todo menos perezoso, rompiendo los esquemas de Abel, las manos de Oier -que no atrapó el potente disparo de CR7 en su segundo gol-, la psique de Mainz al marcarse en propia meta... Cuando te esperas un rival inmóvil y te sale uno hiperactivo el tiempo parece ir más deprisa para ti y más lento para ellos; véase  la relatividad de la que hablaba Einstein en los dos goles de Benzema, donde el francés en una ya notable obsesión por no meter la cabeza a los balones templados al área pequeña, sino el pecho para controlar y empalarla sin dejarla tocar el suelo, se encontró con tiempo suficiente para hacerlo hasta en tres ocasiones; dos  de ellas fueron gol.

Cinco goles y con hambre desde el primero al último. ¿Retorno de Ronaldo?
Tenemos un potente disparo de Ronaldo y un remate a asistencia de Bale... y faltan aún tres goles. Cuando un solo hombre es capaz de hacer una manita a un rival de Primera quizá se le puede seguir exigiendo pero desde luego no en este partido; otro "petardazo" desde la frontal del área con rebote incluido, un remate en el que Benzema y él se disputaron el gol así como el cabezazo final provocaron que el Bernabéu se pasase la tarde coreando su grito de guerra.
Benzemá hizo doblete y una vez más mareó
a la defensa rival.
Le dio tiempo a Ancelotti a cumplir con las rotaciones anunciadas, y al Bernabeu a comprobar con tristeza que Jesé no está y que quizá sin haber "vuelto" deba irse una temporada a reencontrarse. Chicharito contagió su confesa frustración al publico, vacunado por los 9 goles, pero que con marcador mas ajustado no habría perdonado ciertas ocasiones claras.

El Granada marcó -de bella factura firmada por Robert- el de la honra que no evita deshonra para su técnico, sin embargo. Pero seamos justos, y apliquemos lo que los madridistas comentaban en los aledaños: "no vemos nueve goles, vemos tres puntos". Los primeros de un abril exigente -siete partidos más por delante-, complicado, decisorio. En el que si pierdes, pierdes algo más que tres puntos. Mucho más.



otiuMMenester

- El mes de abril viene cargado de fútbol, esperemos que del bueno: Rayo - Real Madrid (miércoles 8)
Real Madrid - Éibar (sábado 11)
Alético - Real Madrid (Champions, martes 14)
Real Madrid - Málaga (sábado 18)
Real Madrid - Atlético (Champions, miércoles 22)
Celta de Vigo - Real Madrid (domingo 26)
Real Madrid - Almería (miércoles 29).

Jesús Clemente Rubio