lunes, 10 de noviembre de 2014

Video Games Live: El sonido del arte

concierto-musica-videojuegos-video-games-live-madrid-baso-metal-gearLos videojuegos son el arte del siglo XXI (y finales del XX). Pese a quien le pese, las  "maquinitas" que según los adultos sorbían el cerebro a sus hijos e incapacitaban para otras destrezas para el resto de su vida han hecho plegarse a esas y millones de voces más de todo el mundo ante sus encantos. Desde el primer trazo del diseño y palabra del guión hasta el producto final asistimos a todo un proceso de creación que, en ocasiones, da lugar a joyas que nada tienen que envidiar a la película de Oscar, la pintura de museo, la imponente escultura. Por eso cuando nos enteramos de que el espectáculo Video Games Live venía a Madrid animamos a los aún escépticos con tratar este campo como un arte de que acudieran en masa a apreciar tan solo uno de la infinidad de aspectos que convierten a determinados juegos en experiencias únicas: la música. Con batuta del suizo Emmanuelle Fratianni y voz cantante del creador, Tommy Tallarico, la Orquesta y Coro Nacionales de España llenaron de píxeles el Auditorio Nacional de Música pero deslumbró a dos mundos: el de los creyentes y el de los que acaban de hacerlo.

El punteo de Tallarico y la excelente orquesta
arrancaron con 'Castlevania'.

Por supuesto que no desvelaré el contenido del concierto Video Games Live, si bien en los más de 300 que ha hecho Tommy Tallarico, asegura, "el desarrollo es siempre diferente". Como los buenos videojuegos, no hay dos partidas iguales. Pero sí comenzaré aplaudiendo el concepto temático del evento: amén de los personajes disfrazados y videoconsolas dispuestas en el hall principal de la Sala Sinfónica del auditorio, en la sala principal fueron muchos y muy buenos los guiños tanto al jugador ocasional como al histórico. Los versus entre piezas musicales proponiendo visiones de universos cruzados (Donkey Kong vs. Mortal Kombat, por ejemplo) nunca dejaron caer en el aburrimiento a ninguno de los asistentes, sacando del tedio a algún despistado o embelesado con la pieza anterior.



Otra de las sorpresas de la noche: una cover band de los
videojuegos, Random Encounter, en directo.
El elemento visual es fundamental,  y así lo entiende Tallarico: una triple pantalla combina planos de la orquesta en directo con secuencias de los videojuegos que van "sonando" así como fanworks y cosplay, no dejándose en el tintero ninguno de los submundos derivados de los videojuegos. Pero para un servidor el mejor complemento del concierto llegó con un vídeo titulado "mi infancia en cuatro minutos", proyectado durante el descanso de 20 minutos -el concierto dura 150 incluyéndolo y, como verás, nunca dan tregua- en el que un fanático recorre las pantallas principales o cabeceras de títulos míticos. La lagrimita asomó, y quizá fue lo único que eché en falta; una pieza de verdadera emotividad acompañada de su correspondiente escena, como la muerte de Aeris en Final Fantasy VII o la pieza "Father and Son" de Metal Gear Solid 4 en el reencuentro de Solid con Big Boss. 

'Monkey Island' fue, según Tallarico, una agradable
sorpresa elegida por los españoles. Amamos a Guybrush.
En cualquier caso, Tallarico respetó el espíritu democrático del concierto y seleccionó un tracklist basado en los miles de comentarios recibidos semanas atrás por parte de los asistentes españoles. Hay que reconocer que tenemos un gusto excelente, y así lo transmitió el bueno de Tommy al tiempo que elogió una y otra vez a nuestra orquesta: por lo visto los españoles también destacamos en esto. El caso es que además de las dos sagas mencionadas hubo tiempo para Warcraft, Mass Effect,sorpresas no recogidas en el programa como la canción del inminente "Assassins Creed: Unity" en directo -genial Riva Taylor- y anécdotas como Monkey Island, por lo visto no amada ni exigida en ningún otro país del mundo como en España. Así somos, gustamos de darle al intelecto y al humor.

Recuerdo haber leído que Elvis tenía lo mejor de ser negro (voz) y blanco (atractivo y serlo en las décadas de los 50 y 60) para triunfar. Aquí ocurre lo mismo: si juntamos videojuegos y música la colisión de artes resulta en Video Games Live. Memorable.

otiuMMaximus

- La duración, enorme, y selección de piezas, de manera democrática.
- Las sorpresas y sorteos que rodean al evento.
- Las transiciones y complementos que llenan el espectáculo de humor y color. 
- ¡Confirmado que volverán en 2015!

Jesús Clemente Rubio