jueves, 11 de septiembre de 2014

Art Thai Massage: La presión como terapia en el corazón de Chueca

Como estamos en semana de reseñas saludables, insistiré en una cosa: invertimos en inmuebles, en la Bolsa, en proyectos de diversa índole... pero el más importante siempre escapa a nuestras cuentas: la salud. Lo que hacemos con ello es, dicho de manera tan sensacionalista como cierta, dejar de comprar vida, si no en cantidad, desde luego sí en calidad. Por eso cuando topamos con que en Art Thai Massage te practican, entre otros, el auténtico masaje tailandés destinado a ponerte en total armonía con tu cuerpo, liberarte de toda carga y tensiones y, en definitiva, manipularte a través de presiones terapéuticas en un ámbito mucho más allá de lo físico, teníamos que probarlo para hablarte de ello.
No estamos ante la panacea, ni de repente seremos mucho más felices tras una hora de masaje en uno de sus futones; más contribuiremos a sentar las bases de dicha felicidad, despojándonos de toda carga y lastre que, día a día, nos impide destinar nuestros esfuerzos hacia lo verdaderamente importante. Descubre lo que Tailandia puede hacer por ti... en el corazón de Chueca.

Aunque empleen todo su cuerpo, no temas; el masaje
se basa en la maña, no en la fuerza. 0 dolor.
La mayoría de los masajes destinados a "poner las cosas en su sitio" son sinónimo de dolor. Tenemos la más que argumentada creencia de que todo lo que sana, en el proceso, duele. Sabed pues que lo más plausible de Art Thai Massage es que lo único que destroza con manos, codos y pies es éste y otros tópicos: las presiones -o inhibiciones como las conoceréis por la fisioterapia o la osteopatía-, siempre y cuando el masajista (el bueno lo hace) "escuche" a sus pacientes y atienda a sus reacciones, son tan flexibles que se adaptarán de manera indolora a cualquier cuerpo. Echad un vistazo si no a las imágenes y veréis el alcance de semejante afirmación, incluyendo a aquellos que aún no les ha dado tiempo ni a cargar su espalda necesitada de alivio. Claro que el masaje tailandés, con aceites o la reflexología podal, disciplinas que abarca el local, no sólo están destinados a aquellos necesitados de expulsar el estrés acumulado; como buena terapia, es algo que siempre suma y que no tiene un buen momento, pues todos lo son para tumbarte en uno de los futones y dejarte llevar.

Además de la ternura de la imagen, observemos la lección: hasta un bebé nos enseña a cuidar
nuestro cuerpo.




Las presiones recorrerá cada
centímetro de tu cuerpo.




Resuelta la cuestión indolora, uno de los socios y masajistas, Samuel, recuerda que cuanto más relajado esté uno una vez se haya metido en el uniforme para la ocasión -que, como el resto de materiales, están disponibles en el local, sin necesidad de que tú lleves más que a ti mismo- más placentera será la experiencia. Habéis leído bien, placentera, pues tras una hora experimentando sus presiones sólo os puedo recomendar que entre tanto relax encontréis hueco para la concentración en cada una de las manipulaciones que os practican: gozaréis descubriendo cómo si alcanzas tal estado de relajación en el que logras entrar en perfecta armonía y equilibro con tu cuerpo, éste te responde, agradecido, devolviéndote una tras otra sensaciones de auténtico disfrute. Así durante 60 minutos. 


Una estancia minimalista, despejada y de genial
iluminación natural será testigo de tu masaje.

Estamos ante un tipo de masaje que no sólo alivia en el durante -como los relajantes al uso- o unas horas tras terminar -como el descontracturante-, sino que aúna ambos para ofrecernos cotas de relajación y quietud desde la primera presión hasta que te vas a la cama. Sé que hago demasiado hincapié en la naturaleza metafísica del masaje pero es porque sólo a través de ella exploraréis todo lo que da de sí la experiencia. Una vez entregados al futón y cerrados los ojos, el resto será una sucesión de presiones y manipulaciones ejecutadas con una suavidad pasmosa y, por supuesto, adaptable a cada persona: tú eres dueño de tu masaje y tú mandas en él, si bien comprobarás que tal es la técnica del masajista que será tu cuerpo el que le vaya chivando tus necesidades.


Samuel, Raúl y su equipo emplearán técnicas traídas
de varios rincones del mundo.
Bien podría finalizar aquí la reseña y haberte hablado ya de un local digno de visita, al menos, una vez en la vida -repetirás-. Pero es que Samuel y Raúl, socios y propietarios de Art Thai Massage, apuestan por un multiespacio destinado a quitar el vestido del lujo o la faceta inaccesible a ciertas esferas y hacerlas más cotidianas y al alcance de todos. He ahí el origen de una auténtica galería de arte que es la primera estancia que te recibe al entrar en el local; una enorme sala en la que obras de arte con una rotación mensual están expuestas de manera gratuita al público que, si se muestra tremendamente interesado, siempre las podrá adquirir -todas ellas están a la venta-. En ocasiones tiene lugar además la presentación de nuevas obras que pasarán a integrar la ornamentación del local; en este sentido, no os perdáis el próximo 20 de septiembre al mediodía la inauguración de la muestra de Antonio Calleja, en la que de manera gratuita podrás contemplar sus obras ágape mediante. El arte hecho por el hombre es para todos los hombres, o la idea de compartir, algo que siempre será valorado por otiuMMadrid. 

Así es Art Thai Massage; una galería de arte que acoge los mejores masajes, o viceversa.

Tras el masaje, nada mejor que una infusión
caliente. ¡Cuidado que el sofá atrapa!

Al igual que la predisposición a enseñar todas las virtudes y secretos del arte del masaje tailandés; tal es su entrega que Art Thai Massage también es una escuela donde aprender a manipular de mil y una formas el cuerpo; el mejor saber es el compartido, no el exclusivo. Por lo que, si tienes interés y tiempo, escoltado por todas las obras de arte, al fondo, se ubica un amplio mostrador de recepción donde te informarán de ésta y otras particularidades.



Despreocúpate en tu visita a Art Thai Massage: ellos
te darán todo lo que necesitas.
En definitiva, hoy os he hablado de un local en el que se cultiva, enseña y ejecuta arte; ya sea en las paredes, en forma de lecciones o, simplemente, tras unas expertas ejecuciones, Art Thai Massage propone un arte, el de la manipulación tailandesa, al servicio de la más (las más) perfecta obra: el cuerpo y mente humanos.


otiuMMaximus

- La experiencia y técnica de los masajistas se nota desde el primer minuto de la ejecución. Disfruta.
- El local invita desde su entrada a la relajación, armonía y equilibrio de cuerpo y mente. Arte por los cuatro costados.
- Amplio horario y público, reducido precio y extraordinaria calidad.

otiuMMenester

- ¿Dónde? Art Thai Massage Plaza de Chueca, 6. 28004 Madrid. 915 212 565 www.masajethaimadrid.com
- ¿Cuándo? D, L, M y X de 10 a 21 horas. J, V y S de 10 a 22 horas. ¡CORRE!: El próximo 20 de septiembre al mediodía te invitan a la muestra de Antonio Calleja, ágape mediante.
- ¿Cómo? En coche trata de aparcar por calle Barquillo y algunas algo alejadas. Si no, parking subterráneo. En Metro, L5 (Chueca) te deja al ladito.
- ¿Cuánto? Desde 25 euros / hora. Una de las mejores relaciones calidad precio que hemos probado en otiuMMadrid. Infórmate de los cursos en su página web, los hay para todos los bolsillos e intereses.

Jesús Clemente Rubio