viernes, 5 de septiembre de 2014

El arte de la magia: Jorge Blass consigue que creamos en lo que no vemos

Nos encantan las sorpresas. Tan monótona es la rutina que basta que suceda algo inusual para tener qué contar en las horas restantes de la jornada. Por eso cuando nos enteramos de que Jorge Blass, cuyo currículum como experto en sorprender -mago- venía sólo tres semanas a Madrid teníamos que asistir al estreno. Porque el arte de la magia es el único universal, que todo público entiende sea cual sea su condición y el que nos invita a soñar con un mundo en el que nada es imposible. Si no, que se lo pregunten a aquel chiquillo llamado Jorge siempre rodeado de varitas y chisteras que en poco tiempo demostró que no es necesario ver para creer... pues incluso aquello que escapa a nuestros ojos, sucede.

Blass convertido en la suerte de palomar... ¡pero dónde
las guardabas Jorge!
Seguir esta crónica sin citar a su protagonista sería un truco de muy mal gusto. Como bien sabéis, el buen mago es mejor showman, entreteniendo - y supongo, distrayendo- a los asistentes con transiciones llenas de humor y alguna que otra perla memorable. Por ejemplo aquella de "espero que vengais creyendo en la magia... si es así lo pasareis fenomenal". Cierto es, la predisposicion y actitud son el 60% de la impresión final que nos dejará el espectáculo, y tratándose de magia quizá el porcentaje sea algo mayor. En definitiva, Blass nos invita a abrirnos en canal y sacar toda la ilusión que llevamos dentro desde que eramos niños y que los años van tapando con problemas, responsabilidades y preocupaciones. 
Blass llenará el escenario de magia, arte y sorpresas. Al fin y al cabo, eso debería ser el teatro.
El espectáculo es tan interactivo como divertido.

Dicho y hecho, así lo hicimos, y ya fueran números de prestidigitación, trucos de cartas, magia de cerca, de lejos o interactuando con el publico - tranquilos, hay bastante interacción pero nunca de la incomoda o vergonzosa para el "voluntario"- no cerramos la boca hasta el final. Destacar la dinámica y variada puesta en escena y ensalzar la rapidez y el talento de Jorge Blass en el mundo de la magia es tan de perogrullo como afirmar que niños y adultos asistieron a uno de los mejores planes familiares que ha programado el grupo Smedia este 2014. 
Con la misma ilusión que el primer día
pero mucho más talento.

Plausible es a su vez la excelente adaptación de la magia a los tiempos modernos, jugando con las redes sociales y las nuevas tecnologias hasta cotas inimaginables que, creedme y sin abusar de dicha y manida, si ciertas cosas que suceden durante la noche no os dejan perplejos, una de dos, o me equivoco, o vuestra predisposición hacia el espectáculo era nula. 
Porque como decía, al igual que en la vida, la actitud y el empeño que pongamos por y para las cosas que suceden en ella son fundamentales... Lo bueno llegará entonces como por arte de magia. 

otiuMMaximus

- En otiuMMadrid hemos estado en multitud de espectáculos familiares de calidad. Éste bien podría llevarse la palma.
- Jorge Blass esta en plena forma: la variedad y cantidad de números es buena, pero la ejecución insuperable.
- Entres como entres al teatro, sólo saldrás de una forma: encantado.

otiuMMenester

- ¿Dónde? Teatro Compac Gran Via. Calle Gran Vía, 66. www.gruposmedia.com www.jorgeblass.com
- ¿Cuándo? X Y V 20:30 horas. S 18 y 20:30 D 19 horas. Hasta el 21 de septiembre... ¡DATE PRISA!
- ¿Cómo? En coche prueba a aparcar en calles colindantes cerca del teatro, donde también hay parking público. En Metro, L10 (Plaza de España).
- ¿Cuánto? Desde 18 euros (precio con descuento).


Jesus clemente Rubio