martes, 25 de marzo de 2014

El cojo de Inishman: Quien mal anda, mal acaba

El cojo de Inishman Terele Pavez Smedia Teatro

Cuando uno está llamado al infortunio sea por la causa que sea, suele ser objeto de burla, especialmente en los "años mozos". Si además sueña con triunfar en Hollywood, las mofas y cuchicheos se convierten en sonoras carcajadas que no hacen sino horadar aún más el ánimo del desgraciado protagonista. Claro que no todos son malos: algunos se apiadan del marginado, prestándoles sus oídos por compasión, favores por pena o, seamos optimistas, por puro altruismo. Si algo me ha enseñado la vida y reafirmado esta obra es que en este mundo las apariencias engañan casi tanto como las personas, y los buenos pueden terminar siendo malos, los malos buenos pero el desgraciado... es siempre un desgraciado. Es la premisa de "El cojo de Inishman".


Aviso para navegantes: comed -y bien comidos- antes de acudir al Teatro Infanta Isabel. "El cojo de Inishman" es una comedia negra, según la sinopsis, si bien yo diría que se trata de una tragedia rebajada que dura algunos minutos más de dos horas. Sin descanso, pero con puntuales momentos de lentitud que se asemejan a pausas. La obra peca de excesivos tiempos en ciertos gags que, por otra parte, habrían brillado más por su ausencia. Con todo ello sabido, créeme, disfrutarás de la peculiar sociedad irlandesa de los años 30. Un cuadro demasiado grande, pero pintado con mano de artista: la productora Grey Garden, después de "Maribel y la extraña familia" reúne de nuevo a un elenco envidiable que no sólo salva los muebles, sino que los limpie, pule, abrillanta y vende como la obra de mayor calidad interpretativa de cuantas pueda haber en cartelera. Nueve personajes y cada uno merece un spin-off por una actuación brutal y que, indudablemente, conseguirá del espectador el aprecio, la sonrisa, el rechazo... en fin, conseguirá una emoción, y así ha de ser el arte: no dejar indiferente a nadie.

Es indudable que Gerardo Vera ha sabido sacar brillo a cada uno de los actores.

Marisa Paredes es cabeza de cartel, secundada por la recientemente premiada con un Goya Terele Pávez, pero Enric Benavent -todos renegamos de su personaje pero... ¡¡cuánto dan que hablar las tres noticias del chismoso!!-, Irene Escolar -encantadora, detestable, pedazo de actriz-  Marcial Álvarez -si necesitas comentarios, pregúntate por tu pasión por la interpretación- Ferrán Vilajosana -¡cuánta ternura!, Teresa Lozano -queremos una madre, una abuela o una hermana así-, Adam Jezierski -carne de cañón en la escuela pero víctima de las circunstancias- y Ricardo Joven -creo que el único cuerdo de la obra- están espectaculares. Todos. Te puede parecer un papel más o menos sencillo según qué personaje, y lo acepto, pero si tienes algo de criterio sabrás apreciar que cada actor se ha metido tanto en su papel que uno se pregunta si Ferrán cojeará de verdad, Marcial no se echa al mar en sus ratos libres y solitarios o si Irene Escolar no habrá inventado el bullying.

La mala y el desgraciado... sólo una de las dos
etiquetas es incorrecta.
Por eso dejo para el final la sinopsis de la obra, que dice bastante poco de lo que luego da de sí, que adelanta demasiado para cómo luego resulta su desarrollo pero que, sobre todo, apenas adelanta las magníficas interpretaciones que estás a punto de ver. Billy el Cojo encuentra una vía de escape de las burlas de su Inishman natal en la noticia de que Robert Flaherty, el famoso director de cine de los años 30, irá a Irlanda a rodar su próxima película. Pese a la prohibición de sus tías y los desprecios de sus amigos, logra embarcarse en su aventura sin percatarse de que cuando uno es un desgraciado, se lleva la desgracia allá donde se fugue. Porque el infortunio no puede dejarse atrás.

No es la única premisa principal: recordad que nadie es lo que parece, y que el que hoy es tu gran amigo quizá mañana olvide en un suspiro todo lo que hiciste por él y pases a su lista negra; mientras, el derrotista y gruñón puede pecar de mala fachada pero presumir de un corazón enorme. Así que no juzgues por lo que ves, sino por lo que vives. Y no olvides el más sabio de los libros no escritos, el refranero español: quien mal anda... mal acaba.

otiuMMaximus

- El reparto... nombres que se ganan su fama.
- El mensaje de la obra, aunque le sobren líneas.
- Grey Garden sigue pegando fuerte.

otiuMMenester

- ¿Dónde? Teatro Infanta Isabel. Calle Barquillo, 24. www.gruposmedia.com 91 521 02 12.
-¿Cuándo? X y J a las 20:30 horas. S a las 18 y a las 21 horas. D a las 19 horas.
-¿Cómo? En coche, trata de aparcar por la calle Prim (parking público) y colindantes. En Metro, L5 (Chueca)
-¿Cuánto? Desde 16 euros.

Jesús Clemente Rubio