sábado, 8 de febrero de 2014

Real Madrid 4 - Villarreal 2: El Madrid coge el timón de la Liga

Foto: Víctor Carretero. Real  Madrid Club de Fútbol.

La resaca del derbi copero pudo con el partido más frío de la temporada, literalmente hablando. La ilusión por ver a un Madrid que empieza a encajar y no depender de individualidades, que tira de casta y garra para levantar los partidos y que podía ponerse líder merecía el esfuerzo. La afición cumplió; el Madrid, también. Seis goles presenció el Bernabéu a cual más bonito, más elaborado, más impactante, más golazo. Y no sólo eso; las gradas asistieron a un Real sin Ronaldo que sabe identificar y corregir sus problemas en el mismo partido, previa pizarra del desapercibido pero importante Ancelotti. Que no se arruga ante los proyectiles de Mario y Giovani respectivamente, que recortaron distancias pero nunca amenazaron el dominio blanco. Que tiene madera de líder, y también puesto tras el pinchazo del Atlético de Madrid.


Volvió Bale y se desató nuevamente la parcela ofensiva. Di María ya no miraba de reojo a sus compañeros antes de emprender sus salvajes acometidas, pues tenía en la otra punta a un galés que hacía lo propio quizá con menos técnica, pero sin duda con el doble de potencia que también vale en esto de desbordar. Si le añadimos una pizca de picaresca y de mala fortuna del contrario, obtenemos el lance del minuto 6, en el que uno error de Dorado fue exprimido hasta el máximo premio por "el de las lesiones" para poner el 1-0 en el marcador. La sombra de Pitágoras sobrevolaba el terreno de juego; sin jugar 15 de los 23 partidos de Liga, Bale lleva 11 goles y 8 asistencias... ¡qué digo! 9 tras la siguiente jugada de peligro que protagonizó. Nueva puñalada al costado derecho del Villarreal y la templa al centro para que un "9" espabilado la empuje dentro. Ese 9 es Benzemá, que consolida su buen momento de forma con las mejores maneras; astucia y anticipación en este primer tanto; seguía tirando desmarques y también llevándose defensas durante todo el partido; y velocidad y precisión en el cuarto gol (segundo en su cuenta particular), con un contragolpe iniciado por una inescrutable bestia llamada Sergio Ramos que se la dejó al francés y éste a Jesé, antes de ser derribado. Pero Benzemá ha aprendido a levantarse tras caer, y él mismo llegó a la frontal del área para rematar un pase del canario ajustado al palo derecho de Asenjo, que necesitaría un metro más de altura para llegar. 13 goles para el internacional galo. Hemos hablado del 1-0, del 2-1 y del 4-2, también de los goles contrarios, con un cañonazo de Mario imparable e idéntico lanzamiento de falta de Giovani. Este muchacho rebosa calidad, pero su juego no está hecho para iniciarlo tan atrás, sino para rematarlo más adelante.
Foto: Víctor Carretero. Real Madrid Club de Fútbol.

Respecto del 3-1, alguien a quien hemos nombrado de pasada; Jesé. Tanto se lució y le dieron la enhorabuena por la calle por el golazo a Courtois -algunos empeñados en que fue cantada del portero belga- que pareció pensar "hoy voy a demostrar la sutileza del toque". Manos a la obra; memorable jugada por la columna del terreno de juego del Madrid, que comienza con una galopada de Di María; deja en corto y vertical para Benzemá y éste, despierto y lúcido, sirve en profundidad a Jesé. Esta vez no hay duda; el delantero blanco disparará al palo corto de Asenjo. Pero Jesé es cabezón por naturaleza, y también dulce; acaricia la pelota con el exterior del pie lo suficiente para que entre con sigilo y delicadeza al fondo de la portería. Y con ello queda demostrado que el Real Madrid lleva peligro por las bandas, por el centro, de lado y haciendo el pino.

Foto: Helios de la Rubia. Real Madrid Club de Fútbol.
Qué injusto sería olvidarse de los escuderos de los goleadores; los Pepe -brutal en las anticipaciones y las recuperaciones-, Ramos -pura casta-, Illarramendi -cumplió- y, por supuesto, quien protagoniza el deja vu de cada crónica: Modric. No nos cansamos de él, ni él de jugar así: aunque menos participativo en la primera parte, dejó muestras de su clase en regates de baldosa, cortes de central y arremetidas de media punta. Como aquel francés de origen argelino que dio de volea una Champions al Madrid, Modric ha conseguido la aprobación del Bernabéu en cada jugada, la ovación en cada saque de esquina; como si todo lo que decidiese hacer estuviera bien hecho. Ahora que lo pienso, últimamente ese es el resumen de la labor de Ancelotti.

otiuMMenester

- A falta de lo que haga mañana el Barcelona, el Real Madrid es líder con 57 puntos, empatado con el Atlético de Madrid, que cayó en Almería por 2 goles a 0.
- Se lesionaron Marcelo y Coentrao, ambos jugando en el mismo puesto. Sustituyó al portugués Arbeloa.
- Bale (9) lleva los mismos goles que Messi en Liga, y es el tercer máximo anotador del Real Madrid por detrás de Cristiano (22) y Benzemá (13).
- No olvidamos la rama basket: el Real Madrid ganó ayer de 32 puntos y hoy se mide en la final de la Copa del Rey al Barcelona (18:00).


Jesús Clemente Rubio