martes, 7 de mayo de 2013

Monasterio de Piedra: Naturaleza a la carta

Un monasterio con visita guiada para conocer los pormenores de la vida y obra de los monjes resulta, ya de por sí, un atractivo turístico. Sin embargo, el Monasterio de piedra de Zaragoza engaña en su nombre, aunque para bien. Jamás una mentira fue tan bien recibida. Porque más allá de los fríos muros y las eternas piedras, de paredes y estancias repletas de historia, se extiende un inmenso paraje cuidadosamente conservado y señalizado para realizar una de las, sin duda, más recomendables escapadas al alcance de los madrileños. Sólo, en pareja o en familia, ya es hora de que cambiemos de aires, asfalto por bosque. Pura naturaleza.

Paisajes de ensueño
a dos horas de Madrid.

A poco más de dos horas todo madrileño deseoso de desconectar encontrara en Zaragoza un lugar parar la reflexión, la recreación o, porque también, el turístico. Porque el parque natural del monasterio de piedra reúne todo ello en una sola entrada de 15 euros y te garantiza, nosotros también, una jornada inolvidable en un entorno encantador. Ya sea por etapas previamente señalizadas o de manera libre, el visitante jamás llegara a un renuncio típico del "¿cómo he llegado aquí?" o "¿y ahora por dónde?". Cada recodo, cada etapa posee algo que sin duda nos hará alegrarnos de haber llegado. Cataratas, cuevas y pasajes cavernosos, sendas, lagos... un banquete natural y a la carta, de manera que satisfaga todos los paladares.

Los contrastes son infinitos.
Esta zona merece un alto en el camino.

La fortuna de vivir en España es sin duda el clima (¡sí, incluso ahora podemos presumir de algo!): un día otoñal con 15 grados y cielos despejados es más que frecuente en nuestro país, y este es, a nuestro parecer, las condiciones idóneas para la visita. Si bien es cierto que un día primaveral o veraniego con temperaturas suaves se presenta ideal igualmente. Recuerda: nada de lluvia ni cielos nublados. La visita también merece la pena de esta manera, pero te llevarás un pequeño aperitivo de lo que da de sí el parque y como luce con sol y sin frío.

Tres horas se estima que dura el recorrido completo, mucho más si nos imitas y te detienes a fotografiar o a disfrutar de una agradable conversación a la sombra de los árboles o a orillas de un lago cuya tranquilidad permite reflejar absolutamente toda la superficie. También hay zonas habilitadas para el picnic... Incluso puedes probar bocado durante el itinerario pero si lo haces, recuerda dejar el parque tan pulcro como lo encontraste. Porque queremos volver y encontrarlo tan bello como lo recordamos.
Las instalaciones se integran a la perfección con la naturaleza.

Así pues, sal del trabajo, portazo mediante si quieres: tira o mejor quema las facturas, tienes tu derecho a esa y muchas otras pataletas: pero por favor, no digas que no te advertimos de que a 230 km. de Madrid existe un lugar en el que, por unas pocas horas, te reconcilias con un mundo que, a golpe de coloridos bosques y cristalina agua, te recuerda celebrar cada día de esta corta e intensa vida.

otiuMMaximus

- El recorrido marcado, excelente y con alternativas para todos los gustos.
- El contraste de bosque, cueva y catarata.
- La visita guiada por el Monasterio, corta pero muy interesante.

otiuMMenester

¿Dónde? Monasterio de Piedra. Nuévalos, Zaragoza. 976 84 90 11.
¿Cuándo? Abierto todos los meses del año, de 9 a 18 (de noviembre a marzo) ó a 20 horas (de abril a octubre). Ojo a los horarios del Monasterio, son más reducidos.
¿Cómo? En coche, autovía A-2 km. 204.
¿Cuánto? Entre 11 (jubilados y niños) y 15 euros (resto).

Jesús Clemente Rubio