domingo, 3 de noviembre de 2019

J12 Real Madrid 0 - Betis 0: El Madrid de los 'picos'

real-madrid-betis-empate-liga-jornada-12Arriba y abajo. Lo mejor y lo peor. Goleada y juego vistoso a fallos imperdonables en la élite y sequía pese a las ocasiones. La imagen contrastada del Madrid entre lo que se vio frente al Leganés y al Betis refleja el Real del último año y medio; capaz de lo mejor y lo peor, de la nada al todo y viceversa, una irregularidad que le permite respirar porque es compartida por el resto de equipos que parecen no querer tampoco esta Liga. Algo tiene que cambiar, antes de que las voces que piden el cambio en el "alguien" se impacienten y hagan más ruido.

Que nadie vaya a entender que el Madrid jugó mal, ni mucho menos; tocó, llegó y creó bastantes ocasiones. Pero cada afirmación de las anteriores tiene un reverso oscuro que saca las vergüenzas actuales del equipo que, no obstante y recordemos, es colíder. Porque la profundidad y valentía de Mendy en algunas jugadas nada tenía que ver con fallos clamorosos como el remate a solas contra Joel, héroe bético y villano vikingo. Suyo fue el protagonismo del equipo visitante y ello se debe a que el Madrid supo construir y llegar en más de una ocasión pero ni Benzemá, muy bien y al que le faltó el gol, ni Vinicius tras entrar en el terreno de juego ni muchos otros lograron lo que tampoco consiguió el Betis: mover el marcador. 

El Madrid cometió errores no forzados de esos que le hacen a uno preguntarse cómo un equipo de élite puede cometer, destacando imprecisiones clamorosas en los pases, incapacidad de transformar buenas jugadas llegado "lo más sencillo" de las mismas y pérdidas que, quizá frente a otros extremos, habrían costado más de un disgusto. Es el Madrid de los picos, el que te pone arriba con un 5-0 frente al Lega y te baja con un empate a 0 perdiendo la enésima oportunidad de dar un golpe en la mesa de la Liga de la que todos parecen querer levantarse sin terminar la partida.

No sería justo desmerecer la batuta de Canales, que supo marcar el compás de su equipo y casi el del partido en multitud de ocasiones aportando la tranquilidad o asomando el colmillo cuando sus compañeros andaban algo dispersos. Modric estaba bajo lupa y más con el buen papel de Valverde en jornadas pasadas y, ciertamente, le deslumbró lo justo para no hacerle brillar. Kroos y Carvajal tampoco tuvieron su día, por lo que todas las líneas blancas estaban marcadas con una carencia que juntas lograron, al menos, sumar un punto... que sabe más a dos perdidos dada la oportunidad que dejaban la derrota del Barcelona y el empate del Atlético de Madrid. ¡Ah! Sobre si es o no penalti, tanto da, cuando algunos asocian los tres posibles puntos a una sola acción es porque no ha habido muchas más para merecerlos.

Nueva semana y nuevos retos, quizá los que no admiten los fallos descritos: toca Champions.

Jesús Clemente Rubio