jueves, 10 de octubre de 2019

LG Q60: Gama media, a medio camino

Últimamente hemos hecho notar en estas líneas nuestra sorpresa con LG en el campo de la telefonía móvil. Su apuesta es brutal y, quizá faltos de ese voraz marketing que primero Apple y luego Samsung han sabido instaurar en todas las gamas, especialmente en la premium, hay que reconocer su esfuerzo y crecimiento como tendencia en el bolsillo de los usuarios. Hoy nos centramos en la trillada gama media con el LG Q60 que, aunque cumple e incluso superará la expectativa de su poseedor en ciertos términos como la cámara delantera o la batería, posee una carencia que hoy día pocas veces se perdona: el poderío de las entrañas que otros muchos móviles de la marca surcoreana sí despliegan.

Sabéis que gustamos poco de facilitar una enorme cantidad de datos técnicos ya que en Internet y en las propias páginas oficiales tenéis todo y más, pero sí comenzaremos diciendo que los 3GB de RAM vaticinan un rendimiento que luego, combinado con el procesodr Mediatek Helio P22, se queda a las puertas del notable. Los 64GB y la capacidad extra de la MicroSD sí satisfará cualquier necesidad en este aspecto pero, hoy día, esperar a que un lector PDF o algunas otras aplicaciones abran y rindan a una velocidad normal es sinónimo de queja y descarte en aras de otros móviles. 


Estético y elegante, el LG Q60 alberga una batería que te separará
varias horas de los enchufes.
Es quizá el aspecto más negativo de un LG Q60 cuya batería de 3500mAh evitará que tengamos que pasar el día pendientes de un enchufe o batería externa extra y cuya cámara frontal garantiza unos selfies de calidad. Es más, os aseguramos que tan buena es la frontal que deja en mal lugar a la trasera, que sólo responde en condiciones aptas para la fotografía (luz natural, exteriores, etcétera) y en el gran angular propiciado por sus tres cámaras; olvídate de las panorámicas trazadas con tu pulso, ahora con un simple botón cambias a ese ángulo y realizas fotografías panorámicas de calidad.

Sin embargo, las fotografías nocturnas, con ligero movimiento así como las coloridas y de excelente contraste no aparecen en ninguno de nuestros intentos. En definitiva, sobresaliente para la frontal (13MP) y bien para la trasera (16MP), con el matiz del notable alto para las imágenes realizadas desde la opción panorámica.

Cuidado con los roces y golpes: el LG Q60 los acusa enseguida.
Otro aspecto sobresaliente es el sonido a través de auriculares. Activando la opción DTS:X 3D Surround percibirás una calidad pocas veces vista en un teléfono móvil de esta gama lo cual es muy a tener en cuenta por los usuarios que utilicen su móvil como dispositivo de audio. Un audio accesible a través del Jack integrado en un armazón elegante y delgado pero algo frágil, si bien es una fragilidad más acusable al tacto que, realmente, ante los golpes. Claro que hablamos de rotura, que no de marcas. Éstas aparecerán ante el más leve roce, así que cuidado y funda.

Respecto de la pantalla, de una generosa resolución, despierta algo de recelo el tener que subir manualmente el brillo al máximo y aún así tener dificultades en ciertos contextos demasiado luminosos para verla con claridad. 
Aunque las cámaras traseras no poseen la mejor resolución y contraste, su capacidad para crear panorámicas
con un sólo botón es indudable.

En resumen, si lo tuyo es escuchar música o hacerte selfies -aunque cuidado con el modo retrato y su tardanza en responder-, realizar fotografías panorámicas y, claro, utilizar un teléfono móvil para realizar llamadas y almacenar fotografías y documentos, el LG Q60 puede ser tu opción. Pero su limitado rendimiento y su limitada cámara trasera pueden dejarle sin un buen trozo de pastel de la nutrida gama media del mundo de la telefonía móvil.

Más información: https://www.lg.com/es/telefonos-moviles/lg-LMX525EAW . Desde 156E.

Jesús Clemente Rubio