jueves, 24 de octubre de 2019

Halloween sabe mejor en Foster´s Hollywood


Cuántas veces hemos y habéis ido al Foster´s Hollywood... se nos pierden en la memoria. Y, sin embargo, meses y años después, encontramos en nuestra visita al ubicado en el C. C. Plaza de La Estación, en Fuenlabrada, una de las más gratificantes hasta la fecha. Quizá fue el servicio liderado por una siempre atenta Raquel, tal vez las nuevas hamburguesas con los apellidos de Raclette y Crispy para que vayáis abriendo boca o, por qué no, puede que estas sensaciones procedan de la culminación de nuestra velada con la Bloody Chocoball que sólo podrás probar con motivo de Halloween, hasta el 31 de octubre. Y es que el día de disfraces, sustos y muertes sabe mejor en un americano... sabe mejor en Foster´s Hollywood.

El mejor entrante que se puede encontrar en un restaurante americano.
Bacon & Cheese Fries by Foster´s Hollywood.
Abrimos sin riesgos y con la apuesta segura: el Hollywood combo, que entre jalapeños, alitas, aros de cebolla y fingers de queso te resuelve cualquier disputa con tu compañero de mesa y, claro, el plato estrella tantas veces imitado en vano como pedido por los comensales: Bacon & Cheese Fries. Sigue siendo el rey, ¡cómo un plato tan sencillo a priori puede continuar sin rival por muchas cadenas y restaurantes que visites! La respuesta, entre los fogones de Foster´s.


Una de las cualidades de Foster´s es su variedad. La otra, la cantidad.
En los principales fue donde tocaba dar la campanada: hubo un tiempo en que, con o sin razón, sus hamburguesas perdieron fuelle en favor de las de la competencia. Pero ese tiempo, insisto si es que lo hubo, ya pasó. De las dos nuevas (Crispy Chicken con base de guacamole que nos sentimos tentados pero abandonamos en favor de la otra) optamos por la Raclette (foto en portada), ya sabes, bebiendo de la costumbre suiza -y francesa- de servir y fundir así el queso en un plato que terminan en tu mesa derramando dicho derivado del lácteo sobre un buen pedazo de carne de más de 200 gramos. 

He aquí la mejor Black Label de cuantas puedes configurar. El pan trufado, protagonista.
Ni se te ocurra echarle salsa alguna, ni siquiera la que trae de acompañamiento: el jugo de la carne y el queso merecen toda la atención de tu paladar. IMPRESIONANTE. Y después de los entrantes que habíamos engullido, ciertamente nos dejó más que satisfechos. Bueno, la Raclette -que hasta le han dedicado tablet multimedia en la mesa para metértela por los ojos antes de que la introduzcas en tu estómago- y la Black Label... ¡qué hamburguesa! Reza su etiqueta "Premium 100% Vacuno" y, si la Raclette no supo a gloria, la Black Label hizo sonar trompetas celestiales. Además la puedes combinar a tu gusto sin encarecerla, recomendándote que optes por el pan trufado y el bacon dulce. 

Al igual que ocurrió con la Raclette, la Bloody Chocoball también
se termina en mesa. Y éste es el resultado.
Veréis, el ser humano acostumbra a subestimarse. Cuando cree que no puede más, siempre hay un pequeño reducto de fuerzas. Y también estómago, especialmente para el postre, máxime si se trata de una variante de la Chocoball que, respetando la manga de oreo interior y la cobertura de chocolate, opta por un chocolate líquido color sangre para disparar nuestras expectativas de Halloween así como de dulce, y premiarnos con una suerte de bombón gigantesco relleno al estilo Lindt, Kinder Bueno, o qué se yo... el caso es que el resultado no sólo colapsó nuestros sentidos sino que, la "sopa" chocolateada restante en el plato pedía a gritos pan o cookies para mojar en ella. Tranquilos, no lo hicimos, pero las ganas nos la llevamos a casa junto con, insistimos, una de las mejores veladas Fosterianas que hemos tenido.

Más información en https://fostershollywood.es/

Jesús Clemente Rubio