miércoles, 3 de julio de 2019

Antonella: Mejorando Italia


antonella-otiummadrid-restaurante-italiano

Cuando un italiano visita Madrid, como ocurre a la gran mayoría de los visitantes de nuestra capital, siente el abrazo de una ciudad en la que, dicen los tópicos y aciertan, cada uno va a lo suyo. Algo tiene Madrid que se cuela bajo la piel y se aferra al hueso del que la recorre y, sin capacidad para encontrar y hallar de qué se trata, si apuntamos a un aspecto que influye indudablemente: la gastronomía. En Madrid puedes viajar por todo el globo a través de tu paladar y con garantías de fidelidad y calidad, pero cuando te topas con un restaurante que hasta sorprendería a los autóctonos de la comida que sirve, sin duda has de grabarlo a fuego en tu agenda culinaria. Es el caso de Antonella, que dispone una espectacular carta llena de intensidad en los sabores, variedad en la propuesta y excelente relación calidad precio. Mejorando Italia, Madrid pide paso y Antonella lo marca.

El local de Antonella respira Italia en cada rincón.
El provolone es uno de los entrantes más recomendables por
versatilidad y cantidad. 
Lo marca con detalles como su terraza abierta a la calle Diego Ayllón o su coqueto local donde cada rincón, literal, ofrece un pequeño pedazo de la Italia más casera y artesanal, la que evoca la cuccina della nonna (cocina de la abuela) y sitúa al comensal en el país de la bota sin moverse de Madrid. Claro que de nada sirve una magistral puesta en escena si luego los trucos desmerecen. Nada que ver con lo que ofrece Antonella. En los entrantes, nos atrevimos sólo con el provolone advertidos de que las raciones son grandes y abundantes y de que los principales son todo un reto. Así pues, y lamentándolo pues el provolone estaba exquisito (ojo a la corteza crujiente que recubre toda la ración) y queríamos más entrantes, nos lanzamos a los principales. Allí nos maravillamos con los canelones de pato y toque cítrico donde la naranja y el ave pujan por ser protagonistas consiguiendo un reparto balanceado de sensaciones y sabores. 


Sumérgete en las profundidades del mar con los linguine con erizo.
Pero aún quedaba mucha más pasta por descubrir, por qué no, por primera vez. Fue el caso de los linguine con erizo de mar, con fuerte sabor a profundidades que dejará a tu paladar siempre ávido del "poquito más". Recordamos, por si lo has olvidado, que las raciones son muy abundantes, ¡no comas con los ojos!. 

¡Los canelones de pato y toque de naranja lucen mucho más
a ras y abiertos, pero no nos gustan los destripes! ¡Descúbrelo tú!
Aunque cómo no hacerlo cuando uno ve las propuestas basadas en trufa; por un lado, espaguettis con huevo poché, el citado hongo y parmesano que destroza todo plato basado en espaguettis que hayas conocido antes; claro que la pizza con huevo de codorniz (también presente en el anterior plato) no se queda atrás. 

Huevo poché, espaguettis, parmesano y trufa. Acierto seguro.
Plato estrella donde los haya porque todo lo que pueda parecer sobre el papel (empalagosa por tanta fruta, grasienta y aceitosa) desaparece cuando uno comprueba cómo tratan en Antonella a este clásico producto de la cocina italiana. Masa suave, sabor ligero y cénit placentero cuando mezclas en tu boca el huevo de codorniz, la trufa y la masa. Echa un vistazo a la foto de portada y trata de no babear.

He aquí los raviolone: ves dos en la foto, pero la ración trae cinco.
Cerrar con una pasta rellena, un raviolone (suena tan grande como es) que alberga en su interior salsa de tomate, burrata y trufa consagró una experiencia que, afortunadamente, no es única pues uno siempre puede volver al estupendo local de Antonella.

Si queréis despedir vuestra velada a lo grande -no recomendable para primeras citas por la imagen que podáis dar- atreveos con el fagottino de Nutella, una suerte de bollo de pan crujiente relleno (ÍSIMO) de Nutella deseosa de abandonar su celda y desplegarse por todo tu plato. No apto para operaciones bikini pero sí para todo el que guste de disfrutar y arder en el infierno de los caprichos gastronómicos.
Hemos fotografiado la primera fase del troceado del fagottino. Os dejamos que descubráis el resto...

otiuMMenester

- Antonella Madrid. Horario, carta y precios en http://www.antonellamadrid.com/

Jesús Clemente Rubio