lunes, 24 de junio de 2019

Kion & Sui: Saborea Perú y China con la cocina chifa


Si Perú se atrevió con Japón entre fogones pariendo la cocina Nikkei, y el resultado fue excelente, era de suponer que China no se iba a quedar atrás. Tan rica y variada es la comida del país sudamericano que permite combinaciones y contrastes gastronómicas tan numerosos y sabrosos que dan para crear una nueva tendencia. Es la cocina chifa, que hemos probado en uno de los escasos restaurantes dedicados íntegramente a ello en Madrid, y el balance ha sido extraordinario. Viva Perú, China, la fusión y, sobre todo, viva Kion & Sui por descubrirnos tamaña dimensión culinaria. 

El local, minimalista y coqueto, da la opción de esta suerte de
reservados.
Aquella frase de la sabiduría popular infantil que rezaba "el que inventa, experimenta" le viene como anillo al dedo a Nacho, el propietario de Kon & Sui. Conocedor de las dos cocinas que combina su restaurante y ávido siempre de mejorar hasta rozar la perfección, experimenta una y otra vez hasta dar con la fórmula exacta de unos platos que dispone en una discreta carta. Sencilla, directa y sin complicaciones, pues entiende que la cocina aunque se fusione ha de estar lista para que el comensal la entienda, la deguste y la disfrute. 

Si tienes que elegir, te garantizamos que las vieiras no dejarán
indiferente a nadie.
Y así fue; dejándonos guiar por sus consejos y detalladas explicaciones, comenzamos con unas vieira estilo cantonés donde los fideos vermicelli -esos a caballo entre el blanco y transparente tan utilizados por los chinos- coprotagonizaban,junto al molusco, una película adereza por la excelente actuación del ajo, el jengibre y el lemongrass. Un arranque atrevido pues colocó el listón alto, muy alto... y nunca bajó de ahí. Porque la otra gran "tapa china", los Dim Sum, plantearon rellenos de cangrejo real y pato -éste coronado por una lámina de foie- que crean adicción y, a buen seguro, te harían batir récord si en lugar de dos por ración te ponen una docena. Deliciosos, babeamos mientras los recordamos.

Los 'tiraditos' de atún son un auténtico vicio. Si te entretienes charlando, despídete de ellos. Siempre habrá
alguien más rápido, callado y listo que tú.

Las empanadillas ofrecen un relleno suculento y generoso.
Las empanadillas peruanas, algo picantes y rellenas de ají de pollo de corral, y el tiradito de atún, idem debido al toque salsero que las acompañaba, son pura simbología de la cocina de Kion & Sui: sabores intensos, que se incrustan en el paladar y que, como poco, te gustan y como mucho y nos ocurrió a nosotros, te apasionan. Claro que cuando algo tan "simple" como un ceviche de cilantro se convierte en el favorito de algunos de los que allí nos juntamos da cuenta del trato y mimo que se pone en cada plato. 

¡Qué sería de nosotros sin unos buenos Dim Sum! Los de pato y foie,
al fondo, son de cata obligada.
El cénit salado fue el solomillo saltado (foto de portada), de vacuno y al wok, con cebolla morada, tomate, patatas fritas, tirabeque y arroz blanco. Mencionamos cada ingrediente porque su papel es fundamental en la consecución de uno de los platos estrella de la carta. Sobre la carne te diremos poco... en cuanto la pruebas, ella te contará cuanto necesitas saber. Brutal.

Podíamos haber hecho la fotografía una vez abiertos... pero te dejamos
que lo descubras por ti mismo. La textura, como el sabor, de 10.
Y si tenéis ganas de más, nosotros así nos sentíamos pues queríamos seguir descubriendo y complaciendo al buche, preparaos para un postre adictivo y memorable. El naihuangbao es un pan redondo, frito con relleno de huevo y bañado en miel, que se sirve acompañado de una suave y refrescante bola de helado de vainilla. Imagina un donut estándar relleno de una crema muy superior a la pastelera y con un toque helado. Dejad de imaginarlo. Esto y todo lo demás lo encontrarás en uno de los mejores restaurantes de cocina chifa. Y está en Madrid.

otiuMMenester

- Kion & Sui. Calle de la Azalea, 1 (Alcobendas). Precio medio: 35 euros. Más información en https://www.restaurantekionsui.com/

Jesús Clemente Rubio