domingo, 26 de mayo de 2019

Days Gone: Sobrevivir para vivir en el pasado

La historia de Deacon es la de cualquiera de nosotros. Chico pierde chica. Lo malo es que él lo hace en medio de un apocalipsis zombi (en realidad, infectado) y quedándose con el cuñado como única compañía fiel y cercana en un mundo en el que cada uno decide ir a lo suyo como mejor estrategia de supervivencia... siendo los amigos escasos y dudosos. Descubre las posibilidades de Days Gone, que se queda a un paso del sobresaliente pero sin duda se quedará con unas cuantas horas de tu valioso tiempo de ocio. Eso sí, no te arrepentirás de una sola.
Nos encantan los flashbacks, ya sabéis, esto de dar saltos atrás que expliquen o arrojen luz sobre el presente apocalíptico en el que te encuentras inmerso, por ejemplo. Es el caso de Deacon, motero superviviente junto a su compañero de ruedas y cuñado, que decide superar una gran pérdida y embarcarse al norte para dejar atrás todo aquello que no le deja seguir adelante.


Obviamente, hablamos del amor. De la pérdida del mismo. De una mujer que huye de la muchedumbre infectada y violenta casi obligada por las circunstancias y que, lejos de salvarse ella, lo que ocurre es que sobreviven hermano y novio. Y es el del corazón roto el que manejas, bien a bordo de su moto -con una jugabilidad intuitiva, sencilla y que gana enteros a medida que personalizas la moto, aunque no tanto como debería- y múltiples opciones y estrategias para afrontar cada misión principal o secundaria. El sigilo siempre es una opción, a veces la mejor, en un juego en el que también puedes optar por ir a saco. Es cuestión de emplear el sentido común y la Inteligencia Artificial se encarga del resto: si en las misiones secundarias de quemar los nidos de infectados decides ir a muerte, obviamente no es lo más aconsejable meterte en la boca del lobo llena de engendros a pecho descubierto, pero quizá sobrevivas y elimines a todos. Otros optamos por la estrategia y el sigilo, silenciando las armas, por ejemplo. Capítulo especial para esta herencia de videojuegos como Dead Rising, alimentando mucho las opciones de jugabilidad gracias a un amplio abanico de caminos para armarte ya sea creando nuevos aparatos de guerra hasta modificar los que posees. Ello le da una variedad que, sin embargo, no terminan de otorgarle las misiones secundarias, que sí las llamadas historias, más ricas en argumento y variedad jugable.

Sobre la principal, clichés aparte, no flaquea y tiene giros de todo tipo y ninguno forzado, premiando al jugador con introducción, cuerpo y desenlace dignos de Hollywood.

Days Gone no está depurado en ámbito shooter como Gears of War, ni ofrece el dinamismo de Uncharted o misiones secundarias tan vastas e interesantes como Grand Theft Auto, pero lo bueno es que no pretende nada de lo anterior. Simplemente plantea una historia compuesta por muchos marcos que, entre todos, no hacen sino ensalzar la principal, nunca demorarla, nunca eclipsarla... pero se queda a las puertas de la excelencia por no depurar cada aspecto jugable que ofrece.

No obstante, si lo tuyo son los videojuegos que te sumergen y atrapan, te dan mucho más que premio a tus reflejos disparando o estrategias de combate y se te incrustan por su historia, Days Gone es compra obligada.


También te puede interesar...

El segundo episodio de State of Play, las entregas audiovisuales de PlayStation que dejan las principales novedades para la negra de Sony, nos premiaron con dos anuncios de los de hype alto. El remake de Final Fantasy VII fue coprotagonista junto al tráiler de otra remasterización: Medievil. Sir Dan fue, es y será siempre nuestro ídolo. ¡No te pierdas el tráiler de un Medievil que llega el 25 de octubre!






Jesús Clemente Rubio