miércoles, 13 de febrero de 2019

Gran Canaria VIII, GC Blue: El paraíso del turista náutico

otiummadrid-gran-canaria-blue-nautica
Fotos: otiuMMadrid con Xiaomi Mi A2 y cedidas por Yellow Boat
Dentro de las enormes posibilidades turísticas de la isla, Gran Canaria Blue se erige como un excelente compendio de actividades que nos descubrirán y permitirán exprimir al máximo todo aquello que rodea a la isla y, en realidad, al mundo: el mar. Ya sea en la superficie o por debajo, es tal su inmensidad que infinitas son las posibilidades que nos proponen desde GC Blue para descubrir una faceta viajera que quizá desconocíamos: la náutica. He aquí tres excelentes ejemplos de que Gran Canaria es mucho más que sol todo el año. Y aquí otros tantos que en su día ya reseñamos. 

Sol, esnorquel y buen rollo



Tu opción para surcar el suroeste de Gran Canaria y, de paso,
hacer un poco de esnórquel.
Sacúdete desde ya el concepto de excursión a bordo de catamarán y semejantes que tengas en mente: Rubén y Marta nunca permitirían que su querido barco amarillo diese un servicio más de este tipo. Ellos son de una escuela que ya escasea y que, por ello, cuando encontremos no podemos sino mencionarlo y recomendarlo pues el buen regustín al terminar está garantizado. 

Garantizado por el trato al cliente, al usuario, al que decide entregar tres de sus horas en Gran Canaria al Yellow Boat para recorrer la parte más inaccesible de la isla debido a su topografía –suroeste- partiendo de Puerto Mogán. Lo mencionamos porque es un excelente final o una perfecta previa al viaje del que estamos a punto de hablarte. 


Su amarillo chillón no tiene pérdida, ni desperdicio su itinerario y propuesta.

Así se las gasta la cámara de Rubén. Más
partido no se puede sacar al "modelo"...
Al grano, grumete. Nada más embarcar, primera sorpresa, que quizá nos maten por desvelarla pero que ya nos parece un valor añadido: olvídate de la cámara.

Quizá haya días que no puedan por cuestiones logísticas o accidentes –pérdidas de tarjeta de memoria, batería agotada, etcétera- pero, por lo general, Rubén se dará un par de vueltas por las dos plantas del barco en busca de inmortalizar tu excursión. Dedícate, pues, a disfrutar del barco, que bien lo merece. 


Tras la charla inicial, sabrás que el viaje se divide en dos partes bien diferenciadas: la primera, más relajada e “inactiva”, invita a tumbarte en la planta de arriba cuya suerte de solárium permite tostarte y acumular sensación de calor para lo que viene a continuación. Quién sabe, quizá tengas nuestra fortuna y hasta os crucéis con algún cetáceo para lo que, nuevamente plausible la labor y atención al consumidor por parte de los propietarios, detendrán el barco de manera que puedas disfrutar de tal hallazgo. Todo un detallazo. 

La zona más recomendable para hacer esnórquel es pegados al barco,
por la cantidad de peces; y en las rocas que veis al fondo, por la calidad.
Regresando al itinerario normal, sin agradables sorpresas como la de los delfines, decíamos que la primera parte servirá para conocer, si eres un ser sociable, a los compañeros de travesía o bien hacerte íntimo amigo del sol. En cualquier caso, y tras un par de paradas que dejamos que descubras por ti mismo, llegarás a una playa sólo accesible por barco para hacer esnorquel. Ya sea tu primera o enésima vez, dispondrás de equipamiento e instrucciones suficientes para sacar el máximo partido a la actividad. Y sí, el agua está fría, helada, congelada, pero nadie te quitará tus 30 minutos asomándote al mundo de La Sirenita una vez sumergido. Una verdadera experiencia rematada por una nueva tumbada al sol al ritmo, por cierto, de la música cuando era música (Bob Marley, The Beatles, etc…) hasta que la organización avise del almuerzo. 
La comida, con la patata como protagonista y el salchichón de actor secundario, culmina una excelente mañana
de sol, mar y brisa.

¿Viajas con niños? Tranquilo, relájate en el solarium e invítalos a que
se entretengan practicando nudos.
Lo que suele ser una pequeña estación esquinada de donde servirse cada uno lo que desee y con materia prima de dudosa calidad, aquí es, una vez más, todo detalle. Una estrecha bandeja de madera da soporte a tres recipientes con papas arrugadas, tortilla de patatas y salchichón y pan. Da gusto encontrar alguien que no normaliza el batiburrillo de mala comida que uno encuentra en este tipo de escapadas y propone decoro y buen gusto. Entre bocado y bocado, charla y charla, alcanzarás el punto de partida sabedor de que acabas de realizar uno de los “ineludibles” de Gran Canaria. Ser el número 1 de más de 300 actividades en TripAdvisor no es casualidad. 

- Horarios, tarifas y más información de Yellow Boat en https://yellowboatmogan.com/



Amarillo el submarino es… 


Descender por la escalera es una de las experiencias que más gustará
a los pequeños de la familia.
Amarillo es y coincidimos en que a priori es una de las clásicas actividades para el público extranjero. Pero si desechas su aire “guiri” y te interesas por la aventura real a bordo del Golden Shark toparás con 45 minutos de niños de casi cualquier edad boquiabiertos y, claro, placer para los padres que ven gozar así a sus retoños.

Niños de todas las edades se quedarán prendados de los secretos
que esconde el mar.
Si el inicio es ya un reclamo por la forma de acceder al submarino escotilla mediante, la inmersión así como las variopintas especies de peces y demás tesoros que esconde el mar culmina un plan cortito y al pie, de los que entretiene a adulto, fascina a niños y complace a todos. 

- Horarios, tarifas y más información de Submarine Adventure en http://www.atlantidasubmarine.com/



Mira mamá, ¡un delfín! 

Hay días en que podrás ver un buen puñado de delfines y otros que
quizá no tengas suerte. En ese caso te darán ticket para otro avistamiento.
Spirit of the Sea, o el espíritu del mar son, al final, quienes lo habitan. Por eso este barco te plantea una meta muy específica: echarse al mar en busca de la vida salvaje y en libertad de los cetáceos, como los delfines mulares que pudimos encontrar. Esta vez tuvimos más suerte que la primera, de la que ya te hablamos en el enlace de la entradilla y donde puedes encontrar mucha más información, pero te diremos que el momento en que anuncian que sí, que habemus cetáceo, es para enmarcar por el torbellino de personas arremolinadas en busca de la foto.
No queremos que pierdas tu foto... ¡pero menos aún que te pierdas el
momentazo del avistamiento!
Si nos preguntas, acude tú también a la llamada pero sin cámara en mano, al menos al principio: observar el comportamiento de, en nuestro caso, los delfines y cómo se “gustan” y “posan” para el ser humano es memorable. Un consejo; acude con manga larga arriba y abajo. De nada ;).

- Horarios, tarifas y más información de Spirit of the Sea en http://www.dolphin-whale.com/ 



*Estas y otras muchas actividades náuticas en la web de Gran Canaria Blue www.grancanariablue.com