viernes, 1 de junio de 2018

Kiev: La sorpresa exsoviética rompe sus cadenas

kyiv-ucrania-guia-turismo-otiummadridPrimero fue la Eurocopa y luego la final de la última Champions conquistada por el Real Madrid. Kiev (Kyiv diremos a partir de ahora, respetando la nomenclatura ucraniana y no la impuesta por la rusa) le debe mucho al fútbol, quizá también a la extinta Unión Soviética, pero hoy día trata de zafarse del yugo y aroma del segundo -como puede comprobarse en un impresionante mural en la Plaza de la Independencia con cadenas rotas clamando por la libertad- a golpe de eliminar símbolos y vestigios pero respetando los monumentos y la organización urbanística planeada por aquéllos. Pero donde más percibe el viajero esta necesidad de sacudirse dominios pasados y sacar pecho por ser ni europeo ni soviético, sino ucraniano, es paseando por sus variopintas calles, dejándose sorprender por la integración de lo occidental, el respeto a lo oriental y la resurrección de tradiciones. Es Kyiv una de las mayores sorpresas de cuantas nos depara Europa del Este y, os aseguramos, dentro de unos años perderá validez aquel anuncio de enciclopedias que preguntaba, buscando el fallo del espectador, por la capital de Ucrania. Kyiv, señoras y señores, grabada en nuestra memoria después de sólo 3 días de visita.
Llegar a Kiev: Ukraine International Airlines

Si algo teníamos claro, es que la lejanía del destino así como el limitado tiempo que podíamos dedicar a la ciudad nos obligaban a buscar una opción directa. Cuestión ardua difícil, pues o las compañías no tienen vuelo directo o lo proponían a un precio tremendamente prohibitivo,  y no sólo por que las fechas coincidiesen con Champions. Para que te hagas una idea, fuera de fechas logramos encontrar mismo viaje por 200 euros por persona, mientras que con escalas en otras compañías no bajaba de 300 euros.

Flota y servicio garantizan un vuelo no sólo directo, sino confortable.
Así las cosas y, como ya te contamos aquí, hecho el check-in online desde 48 horas antes y elegido nuestro asiento, sólo faltaba volar. Partiendo desde la 4S y con pasaporte en mano (no es válido el DNI para visitar el país ucraniano) apenas entramos en el avión no sólo percibimos el exagerado tamaño del mismo (propio de vuelos transatlánticos, que también cubre dicha aerolínea y que esperamos algún día poder hablar de ellos) sino la perfecta separación entre asientos que permite al de delante reclinarse sin afectar a tu comodidad ni rodillas. Os lo dice un 1´90 con largas piernas.
Sólo hay una manera de aterrizar tan fresco y sonriente tras la larga ruta Madrid - Kiev: hacerlo en vuelo directo
con Ukrainian Airlines.
Sobre el servicio, aunque no es castellanoparlante, harán lo posible por entenderte y hacerse entender y, te garantizamos, no hubo queja alguna a este respecto entre los pasajeros. Como tampoco sobre la iluminación si bien el frío, una vez despegados en el vuelo de ida, aún persistía y tan pronto se hizo saber a la tripulación lo corrigieron aclimatando nuevamente la cabina. Por lo que la reacción ante este tipo de problemas también merece punto a favor.

Te recomendamos encargar de manera previa al viaje alguno de los
menús disponibles: 10 euros te separan de este completo desayuno.
La comida a bordo, tanto la que puedes y has de encargar de manera previa (diversos menús calientes por un precio de 10 euros) como la que puedes pedir a bordo, a saber: sandwiches por 2 euros ó 3 euros con bebida incluida, bocadillos por 4 euros ó 5 euros con bebida, dulces y chocolatinas desde 1 euro demuestran y dejan en evidencia al resto de compañías que hacen negocio con el menú propuesto por el avión. Por lo que Ukrainian Airlines da un verdadero golpe de autoridad en este aspecto, sólo ensombrecido por la falta de previsión para abastecer a todo el avión. En ambos vuelos (ida y vuelta) ocurrió que algunos de los productos, llegados a las últimas filas del avión, no estaban disponibles... si bien la diligencia y atención del servicio logró paliar los ánimos "apañando" soluciones. No obstante, insistimos, la variedad y la relación calidad precio es la mejor que hemos encontrado hasta ahora en una aerolínea.

No sólo de Madrid-Kiev vive Ukrainian Airlines. También es una buena opción transoceánica.
Sobre el desarrollo del vuelo, entretenimiento a bordo a través de pantallas colectivas, hilos musicales en circuito cerrado y almohadas esperan hacer más llevaderas las 4 horas de ida y 4 y media de vuelta que suponen completar la ruta Madrid-Kyiv. No pudimos probar la clase Business pero, tras preguntar, nos aseguraron que cumple con creces lo esperado y por un precio ridículo en comparación a otras aerolíneas. También nos queda como asignatura pendiente.

Con todo, Ukraine International Airlines no sólo logró convencer a cientos de españoles de elegirla como opción para la final de Champions, sino que ha logrado captar la atención de quienes -incluidos nosotros- planean visitar otros destinos que contempla la capital ucraniana para confirmar el buen servicio y los competitivos precios de la misma. ¡Ah! Y sobre la puntualidad, deciros que tanto en la ida como en la vuelta aterrizamos con 10 y ¡17! minutos de antelación. Todo un récord que redondeó la experiencia.

Moviéndose por Kyiv

Maidan Nezalezhnosti es el centro neurálgico de la capital ucraniana.
20 céntimos al cambio. Es el precio aproximado del transporte público en Kyiv (5 Hrivnas) por lo que, por lo que más queráis, no recurráis a la picaresca ni a fórmulas extraoficiales y coged el metro y contribuid al renacer de un país que lucha por recuperar y consolidar su identidad. Metidos en faena, tal afirmación la extraemos del que ha de ser punto inicial y casi final de tu visita: Maidan Nezalezhnosti o Plaza de la Independencia, donde uno se empapa en cuestión de minutos de las ganas de vivir y celebrar de los ucranianos, de romper sus cadenas -la lona en varios idiomas es extraordinaria-, la herencia de los gigantescos espacios abiertos que los soviéticos acostumbraban a dedicar a sus monumentos y puntos clave de la ciudad, sus fuentes y vistas. 
La Plaza de la Independencia simboliza la voluntad de los ucranianos por reafirmarse como pueblo soberano.


El precioso reloj de hierba de la Plaza de la Independencia preside uno
de los muchos tributos que Kiev rinde a sus caídos en guerra
o asesinados en actos terroristas.
Aquí encontrarás también uno de los letreros más fotografiados y quizá el más famoso de Kyiv, si bien te recomendamos el situado cerca del Estadio Olímpico, menos concurrido y con un corazón de los que siempre quedan bien en la foto. Por cierto que cerca de Maidan se hallan dos de los tres restaurantes que te recomendaremos más adelante. Pero entre medias queda aún mucho por ver.

Kreschchatyk


La Champions vistió a Kyiv de un extraordinario ambiente festivo
e imponente espíritu deportivo.
Apréndete esta calle o, al menos, un fonema o escritura similar, porque es la arteria principal de Kyiv. Precisamente una de sus desembocaduras es la Plaza de la Independencia y la utilizaremos de punto de partida -helado en mano de uno de sus puestos, el negro es el típico- para marchar hacia el norte y topar con el parque Khreshchatyy. Desde aquí, si caminas hacia el este encontrarás el estadio del Dinamo de Kiev, coqueto y diminuto, que encierra además una triste historia relacionada con los nazis. 


Otra de las tristes historias del pasado ucraniano guarda silencio
en los muros del Dinamo Stadium.
Nuestro consejo es que dejes toda la vertiente este de la ciudad para otro día (o la tarde, si sólo estás un día) ya que desde la parada de metro más profunda de la ciudad (Arsenal´na, con 150 metros) podrás ir al norte atravesando el parque Mariinskyi hasta llegar a dicho estadio y dejando atrás el palacio homónimo y otros monumentos; o al sur, donde esculturas homenajeando a héroes ucranianos o tributos a las víctimas servirán de aperitivo del Monasterio de las Cuevas cuyas galerías subterráneas bien podrían ocuparte una mañana entera. 


El Memorial Complex presidido por la Estatua de la Madre Patria
es sobrecogedor.
Este segundo día (o segunda parte de la jornada) culminaría con la Estatua de la Madre Patria dentro de un complejo memorial que alberga varios homenajes a caídos en guerra y bajo los dominios polaco y soviético y el monumento a los fundadores de Kyiv, entre otros. Con mucho, la zona más solemne e indispensable de la capital ucraniana y desde donde disfrutarás de preciosas vistas e inolvidables atardeceres, contrastando dicha belleza con los majestuosos tanques y máquinas de guerra presentes en el lugar. Hasta la guerra tiene una cara bonita.

Así pues, y retornando al primer día, desde el parque Khreshchatyy caminaremos hacia el oeste para adentrarnos en otro de los parques -el enésimo, pero éste sin duda nuestro favorito-, Volodymyr, plagado de puntos de interés turístico. Por ejemplo la estatua de quien le da nombre, el Monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas y un poco más arriba la Catedral de San Andrés de Kiev. Aquí pegado se encuentra el restaurante Kanapa, uno de los tres que te recomendaremos a continuación. Antes de emprender rumbo al sur, si tienes tiempo, asómate a la calle Andriivskyi, la más pintoresca de la ciudad y que recordará al Montmartre parisino por su atmósfera bohemia y los numerosos pintores exponiendo sus obras de arte de los más dispares géneros y estilos.

que-ver-kiev-2-dias
¿Te gusta? Lo encontrarás cerca del Estadio Olímpico.
Emprendiendo ya rumbo al sur del mapa, a través de Volodymyrska St. alcanzaremos la Catedral de Santa Sofía, mal comparada con la de Turquía pero que ciertamente parece una humilde réplica de la misma. Y sin desviarnos alcanzaremos la puerta dorada, quizá la mayor decepción pues está completamente reconstruida y además escoltada por una estructura que nada le favorece pero, con todo, rica en historia y por tanto digna de ver. Desde aquí culminaremos en el citado Estadio Olímpico que no sólo ha albergado la Final de la Champions League 2018 sino que también vio a nuestra Selección alzar la Eurocopa 2014, previa parada -de camino- en el Bessarabsby Market. Recuerda, claro, que el metro es tremendamente económico, muy rápido y sencillo y te permitirá ahorrar tiempo y energías entre las visitas propuestas. No obstante, te canses mucho o poco, siempre merecerá la pena recuperar fuerzas en uno de los restaurantes que pudimos visitar y disfrutar.

Dima Borisov y la reinvención de la cocina ucraniana

La clásica sopa ucraniana mejora en cada cucharada. Y el pan de ajo
remata la faena.
Coger recetas tradicionales ucranianas, exprimirlas para sacar su esencia y jugo y, con él, maridar productos modernos y de la nueva cocina. El resultado es la exquisita y refinada propuesta de Dima Borisov para dar lugar a una mesa que, desde 15 euros por comensal hasta los 23 al cambio de cierto menú degustación de 6 platos (azos), premia con un maravilloso acercamiento a la cocina ucraniana con los matices modernos necesarios para hacerla atractiva a cualquier paladar. Elijas el que elijas de los tres siguientes te dejará satisfecho, si bien, claro, tenemos un ojito derecho.

* Kanapa


Kanapa cuida la estética de sus platos hasta el más mínimo detalle.
Su menú degustación por 699 coronas (23 euros) o 1000 coronas si incluyes los alcoholes premium del maridaje es, de lejos, la mejor propuesta que encontrarás en cualquier restaurante ucraniano. Hablamos de 6 platos con su respectivo maridaje de vinos o licores (o bien con agua y refrescos si no optas por la opción de alcohol) iniciados por un extraordinario caviar que, combinado con la miga verde esponjosa y la mantequilla con eneldo, pedirá a tu cuerpo que los cinco platos restantes sean iguales.

Los dos siguientes, que comparten maridaje de un licor con toque de wasabi, proponen una suerte de tocino gelatinoso relleno de carne seguido de una sopa clásica ucraniana de peculiar y contundente sabor, suavizado por una cremosa salsa.

La presentación y calidad de la materia prima es sobresaliente en Kanapa.
Para el ecuador quizá estés ya al 90% de tu capacidad, pero uno de nuestros platos favoritos de la cocina ucraniana, los Varenyky (tipo Gyozas o Dim Sum pero con el relleno estofado) te invitarán a seguir comiendo y más si el penúltimo plato es ligero (sólo dos unidades) y tan rico como las patatas con aroma de setas. El remate, el pollo ucraniano más tradicional o Chicken Kyiv servido con huevo y salsa de queso, si bien la mejor versión de este manjar -muy cercana, pero mejor- la encontrarás en nuestra segunda opción.

* Chicken Kyiv

Las ostras de Chicken Kyiv, un lugar dedicado al pollo ucraniano,
sorprenden por calidad y sabor.
Tan seguros están de su exquisita preparación que otro de los restaurantes lleva el nombre de su plato estrella: con un ligero y suave rebozado el "rollito" de pollo ucraniano y la salsa y guarnición que le acompañan se convertirán en tu referente del viaje. 


Las guarniciones, salsas y especias están presentes en todos los platos.
Si antes has abierto boca con unas ostras que sin limón asombran y con él deslumbran, ya tienes tu entrante y principal para esta visita. ¿Postre? La tarta napoleón está deliciosa, es de cremosidad compacta y muy, muy adictiva.

La tarta Napoleón es una suculenta y adictiva propuesta.
* Ostannya Barycada
Si bien en el anterior podías haberla probado, deja la tarta de Kyiv para tu visita a Barycada. Allí toparás con platos conocidos de la gastronomía canadiense como la poulet reconvertidos a un clásico patatas con bacon y queso y quizá sea esta la oferta más turística y menos ucraniana. No obstante, el restaurante está enclavado en las tripas subterráneas de la Plaza de la Independencia y, te cuentan, rodeando a una columna en torno a la cual se creó la ciudad de Kyiv. 



Las 'gyozas ucranianas', como nos gustaba llamarlas, se colaron
en nuestra lista de favoritos de la cocina de Kyiv.
Aquí, por tanto, obtendrás un resumen de la cocina ucraniana; especias -el eneldo es protagonista- y salsas -incluso el filete de costillar nos lo acompañaron de ketchup así que haznos caso, no lo estropees y cómelo sin él-. Tres platos que bien podrías culminar, de nuevo, con las Varenyky, más suaves y menos intensas que las de Kanapa pero mucho más adictivas. Nosotros aún nos acordamos de ellas.

Más información de los restaurantes del grupo Dmytro Borysov´s así como enlaces a sus webs, cartas y precios en 

Jesús Clemente Rubio