lunes, 14 de mayo de 2018

Planet Organic: Comer de todo en su versión más saludable

planet-organic-otiummadridCuídate... come de todo. Ninguna dieta milagro o cuñado pseudonutricionista te dirá que esto funciona para cuidarte. Pero lo hace. El secreto no es la variedad o censura de ciertos alimentos... el secreto es el origen y cuidado del mismo desde su nacimiento hasta que llega a tu mesa. Hace años esta corriente orgánica que aboga, simplemente, por comer productos de cultura ecológica, de origen homónimo y tratados de manera mucho más natural, se encontraba con dos trabas: el precio, mucho más elevado, y el desconocimiento. Superada la primera, hoy día quedan coletazos el error de que orgánico es igual a vegano, vegetariano y "comer césped". Para empezar, creednos cuando os decimos que muchos alimentos correspondientes a estos perfiles están exquisitos, y no hablamos de la mentira de que la acelga cruda está rica, sino de que verdaderamente hay alimentos deliciosos en esos campos. Pero la alimentación orgánica abarca mucho más. Sólo hace falta apostar por ella DE VERDAD con todo el esfuerzo que supone y ser un apasionado de la materia. Planet Organic cumple con creces ambos requisitos. 

Mires donde mires, todo es orgánico. La apuesta de Planet Organic
por este tipo de comida es saludable y acertada.
 Bastó una breve charla con algunos de los trabajadores de Planet Organic para enamorarnos de todo lo orgánico. Ni siquiera habíamos visto la carta, pero sí la pasión que se esconde tras ella y, con eso, nos bastó para elevar la expectación e imaginar manjar tras manjar. 



Aquí comenzó nuestro idilio con el pan de focaccia de Planet Organic.
No creemos, ni queremos, que termine nunca.
Un servidor, que siempre ha huido -y sigue haciéndolo- de las verduras pues no le gusta verde alguno -ensaladas y poco más- topó con gente que sabía transmitir el verdadero y real concepto de la comida orgánica, que abarca multitud de campos y sabores y que, por supuesto, te premia con una nutrición perfecta sin pesadez ni peligrosas sensaciones de falsa saciedad. Te habrá ocurrido una y mil veces que has comido y tu apetito ha sido satisfecho pero que, al poco, tienes hambre. Has comido, pero no te has nutrido. Aquí harás y disfrutarás de ambas cosas. Fue observar el aceite bio y la focaccia con orégano y saber que nos esperaba uno de los mejores orgánicos DE VERDAD de todo Madrid. De España, por qué no.
¿Te gusta lo que comes? ¡Quizá puedas llevártelo a casa y prepararlo tú mismo gracias a la enorme tienda!


La pizza destaca por su masa y, claro, por cómo sienta al cuerpo.
Deliciosa y nada pesada.
Y sí, para los resabidos, sabed que nos atrevimos con hamburguesa y con pizza para también atraer vuestra atención y el resultado fue genial. La primera, de masa esponjosa -¿cómo la consiguen utilizando harina de espelta?- y sabor intenso de la mozzarella y el jamón york BIO. Tremendamente ligera al paladar. La hamburguesa BIO Planet, conservando lo que tu mente espera encontrarse desde el primer bocado y mucho más por culpa del aguacate, la cebolla roja y las salsas de mostaza miel y tofunesa de ají. Ojo a las patatas especiadas que vienen de acompañamiento.


Las croquetas de boletus son imperdibles. Si amas las setas, amarás
estas croquetas.
Aunque hayamos empezado con el "cuerpo" de nuestra comida, por supuesto que no dejaremos de mencionar los entrantes. No hagas caso del símbolo de "picante" que acompaña al nombre del plato laksa de mejillones. Su curry amarillo con toque de coco y el cilantro marinando la carne hacen de estos unos de los mejillones saludables más ricos de cuantos hemos probado.

Los temakis rodean a la quinoa de multitud de matices que hacen
muy recomendable este entrante.
Los temakis, por cierto entrante abundante, pedirán -y así hicimos- ser degustados con las manos y a bocados. En tres de ellos habíamos dado cuenta de cada rollito de alga relleno de quinoa y queso crema. Frescos y exquisitos. Todo ello culminado por unas croquetas de boletus con fuerte sabor al mismo. Como todos los postres, con los que enseguida nos metemos de lleno, 100% caseras.

El brownie, tan ligero como el resto de platos, y conservando
todo lo que esperas de este postre.
Para terminar, la orgía dulce. 100% orgánicas, 100% caseras y 100% será la mejor manera de poner fin a tu memorable visita a Planet Organic. Echando un vistazo a la vitrina no sabíamos, de veras que le dimos muchas vueltas, qué tarta o dulce escoger así que probamos varios. La tarta de zanahoria, un clásico, es quizá la que sí o sí has de probar en primer lugar.

Tarta de zanahoria, la imprescindible. La que encontrarás ahora en múltiples sitios
 pero en ninguno como opción saludable.
Pero la textura semicrujiente y el sabor del brownie tampoco se quedan atrás, si bien el contraste de la "sopa" de dulce de leche y chocolate blanco que acompaña a la tarta de chocolate pueden convertirse en el favorito de tu paladar. Pensándolo mejor, nosotros no tenemos uno, sino todos. Planet Organic eleva al máximo nivel su filosofía y enseñanza de que la comida orgánica puede ser -y es- también apetitosa y saciar hasta al más goloso. O al más vegano. Al carnívoro también. No hay nada mejor como comer "naturaleza".


otiuMMenester

- ¿Dónde? Planet Organic. Calle de Castelló, 63. www.planetorganic.es
- ¿Cuándo? De L a J de 8 a 21 horas. V de 8 a 1:99. S de 8 a 24. D de 9 a 19 horas.
- ¿Cuánto? Entre 25-30 euros por persona sales habiendo compartido entrante, comido principal individual y postre pero cuidado; las raciones son abundantes. También hay menú degustación para grupos.

Jesús Clemente Rubio