martes, 27 de febrero de 2018

Brunch en Marieta: Empiza tu 'finde' con el mejor sabor de boca

Fotografías: otiuMMadrid realizadas con Xioami Mi A1

¡Dónde quedaron los tiempos en que uno tachaba rayas cual náufrago esperando a un fin de semana lleno de fiesta y desenfreno! Entendednos, aún seguimos creyendo -y hasta protagonizando- esos fines de semana, pero si hay algo bueno de cumplir años es descubrir que los sábados y los domingos por la mañana TAMBIÉN existen y que, además, pueden convertirse en el verdadero motivo de tu ansiedad por terminar la semana laboral. El brunch ha dejado de ser un plan para el gueto pijo y con aires snob y se ha impuesto en Madrid desterrando otras viejas costumbres y proponiendo un plan muy chic que incluye gastronomía refinada y saludable con algún que otro capricho, charla amena de sobremesa y atmósfera moderna y acogedora. Suena bien, ¿verdad? Pues sabe aún mejor. Eso sí, sólo garantizamos todo lo anterior si el lugar elegido para ello es Marieta. Avisados estáis.


La estética de Marieta se combina a la perfección con el servicio
y la clientela para conseguir una atmósfera única.
Si un local posee dos accesos ubicados a ambos extremos y, elijas el que elijas para entrar, conquista tus ojos por estética y elegancia despejada sin pretensiones ni excesos, te está dejando claro que ya sea en la bienvenida o en la despedida el sabor de boca será bueno. Claro que eso no garantiza una mesa espectacular, ni un ambiente envidiable ni tampoco un servicio estupendo. Las tres anteriores vienen dadas por una carta que prometemos probar y reseñar algún día pero que ya en su opción brunch nos ha maravillado en calidad, cantidad y presentación e intensidad de sabores; una clientela cosmopolita, moderna y donde todos caben y nadie sobra y que, por cierto y curiosamente, sabe aparcar las clásicas voces y ruido de restaurante en España; y unos camareros siempre atentos en la distancia y muy cercanos y profesionales en el trato.


Las tostadas de pan de hogaza son generosas y vienen
acompañadas por un jamón ibérico excelente.
Con semejante panorama, y tras echar un vistazo panorámico a lo descrito para convencernos de que el brunch, efectivamente, es el nuevo "imperdible" de los fines de semana, nos sumergimos en la carta. Vaya por delante que la opción de "Brunch para dos" por 40 euros nos parece bastante completa y variada pero, tirando de experiencia Larrumba, en Marieta saben que los hay muy quisquillosos -como un servidor- y que prefiere dar forma y confeccionar a su gusto esta mezcla de desayuno y almuerzo. Tras abrir boca con un zumo de naranja natural donde la jarra de 1 litro nos supo a poco -riquísimo-, distribuimos en tres tandas el que sería un brunch para la historia: en el primer pase, entrantes salados, con tostadas de pan de hogaza con jamón ibérico, tomate y aceite de generosa cantidad y donde el jamón está ESPECTACULAR. Si no nos crees, prueba una pequeña porción sin mezclar con nada y maravíllate. Ahora añade a la ecuación aceite de olive y tomate que sabe a tomate, los que hacéis la compra en ciertas superficies sabéis de qué hablamos. 

Para nosotros, el plato estrella del 'brunch' en Marieta. 'Croque-madame' o el placer de la bechamel.
En el principal, optamos por los huevos benedictinos que, a pesar de los que llevamos ya en estas líneas, sorprendieron por la intensidad de sabor y la, sin duda, mayor novedad en "nuestros" brunch y permitan a un servidor recomendar por encima de cualquier otro plato: el croque-madame, esa suerte francesa de tostada de jamón y queso con bechamel y que desde el aspecto hasta el último bocado atrapa al comensal. Si volviera 100 veces al local para explorar toda la carta de brunch, cien veces que volvería a pedirlo. Impresionante. 

La tarta de lacasitos y galletas, o 'tarta de la abuela'. Sólo ellas la harían
así de deliciosa.
Para cerrar, un croissant de mantequilla a priori simple, sencillo y eficaz; delicioso y un gofre con frutas de temporada y chocolate muy muy ligero pero de excelente contraste con los granos de azúcar que caracterizan a la masa de los buenos gofres. Mención especial a la famosa "tarta de felicidades con galleta y lacasitos" del Grupo Larrumba; llevábamos tiempo detrás de ella y, aunque no forma parte de la carta de brunch, sí de la de Marieta y muchos restaurantes del grupo y cuya fama, entendimos por fin, a qué se debe. Menuda exquisitez con cremoso chocolate, base de galleta y clásicos lacasitos. Si no lo decimos nosotros, lo dice todo la foto.

Completo y de bella factura, el 'brunch para dos' os pone
fácil la elección.
En resumen, cuando creímos haber visto todo en brunch, aparece Marieta y con una presencia inigualable gracias a estética y servicio conquistan casi todos los sentidos del comensal, dejando el del gusto para una oferta de desayuno-almuerzo mimada, variada y de calidad sublime. Y no olvides que si no os queréis complicar, el brunch para dos por 40 euros es una muy buena opción, dado que probablemente acabéis pagando 20 euros por cabeza también de manera libre... así que vosotros decidís.

otiuMMenester

¿Dónde? Marieta. Paseo de la Castellana, 44. Tlf: 915 75 75 53 

¿Cuándo? El brunch se sirve sólo los fines de semana (sábado y domingo) de 11 a 14 horas.

¿Cuánto? Unos 20 euros por cabeza. 40 euros si optáis por la versión cerrada de "brunch para dos".

Jesús Clemente Rubio