miércoles, 29 de noviembre de 2017

Copa del Rey (1/16) Real Madrid 2 - CF Fuenlabrada 2: Mayoral lo 'Bale'

copa-del-rey-real-madridUna pasión, una cabeza, un corazón y un alma. Todo a una, aliñado con unas especias de juego de un equipo fuenlabreño con la ilusión por bandera, sale el plato perfecto del más reputado chef mundial. Ilusión de un pueblo del sur de Madrid, ese que tan de moda está en el fútbol español . 2500 almas empujaron al equipo Kiriko en su cita con la historia. Un partido que jamás olvidará el once de Calderón, ése que saltó en el templo de Chamartín. Los Pol, Ismael, Fran García, Cata Díaz, Milla........todos ellos capitaneados por Juanma.



Primera parte, soñada, dibujada por un tal Pablo Picasso, programada al más puro estilo Richard Stallman, ejecutada al compás de un enorme Luis Milla. Todo el Fuenlabrada bailaba con la música celestial que el centrocampista kiriko sacaba de sus pies en cada pase, en cada  filigrana, en cada lanzamiento. Y si hablamos de ejecuciones, entiéndase en términos futbolísticos, el cañón lo puso Millita desde la frontal, con el fusil en forma de pie derecho que hizo que la bala, en forma de balón, se introdujera con violencia en la portería defendida por Keylor Navas. El sueño estaba más cerca, la realidad era clara, el Fuenla sacaba los colores al Real Madrid.

¿Y la segunda parte? Continuaron los acordes de música celestial con un testarazo del Cata Díaz al larguero y que no entró por muy poco. El sueño se empezaba a tocar con los dedos, cerca, muy cerca, demasiado para que se hiciera realidad. Cuando mejor estaba el Fuenlabrada, cuando parecía que la noche iba a ser histórica para el equipo de Calderón, salió de la cueva el monstruo que tanto anhelan en el coliseo blanco. Reapareció Gareth Bale para que, en la primera pelota que tocaba, poner un sensacional pase desde la derecha, en la cabeza de Borja Mayoral, y despertar del sueño a toda una afición, a toda Fuenlabrada, con un gol marca de la casa. Al poco rato, nueva jugada, esta vez de pillo, en la cual ,Borja Mayoral le recordó a Zidane que tiene un delantero en el banquillo dispuesto a jugar y dar la cara por su equipo, y con un gol al más puro estilo Raúl, hizo que subiera el segundo tanto a su cuenta y a la de su equipo. El de Parla demostró que tiene vena goleadora con su doblete en el Santiago Bernabéu. 

El resto del partido fue una historia con mayor realidad. Se impuso la lógica y el Real Madrid se hizo con el pase a la siguiente ronda a pesar del empate del Fuenlabrada en el último minuto, con gol de Portilla, que dejó en el marcador un resultado histórico para el Fuenla. Me quedó con el sabor dulce de un Fuenlabrada con poses de equipo en crecimiento espectacular y con el sabor amargo de no ver a cinco personas, que ahora no están en la disciplina kirika pero que pusieron su granito de arena para que este equipo sea lo que es a día de hoy. Va por vosotros :).

Tony Zambrano