lunes, 10 de octubre de 2016

Mercedes-Benz GLE 350d: La verdadera conducción, placer y diversión

merecedes-gle-mejores-suv

Tres letras. Tres letras bastan para brindarte la experiencia de conducción definitiva, aquélla en la que disfrutas del volante tanto como el resto de ocupantes de las comodidades, la amplitud y la luminosidad. Ésa donde cada sorprendente función, cada placentero kilómetro te enamoran más y más del asfalto. Durante mucho tiempo el hombre ha buscado la perfección sobre ruedas y Mercedes lo ha conseguido con sólo tres letras: GLE. Hecho no sólo para los amantes de los SUV, sino de la carretera.


Ya desde fuera el concesionario de Mercedes-Benz Madrid despierta
admiración por su tamaño... y su exposición de vehículos.

Llegamos al gigantesco concesionario -y sigue creciendo- de Mercedes-Benz Madrid en Calle Alcalá, 728 (Barajas) y recorremos su exposición entre sorpresa y admiración hasta que allí le vemos. Enorme, robusto, bestial e imponente. 

Observa cada detalle de los que encontrarás en el texto; los nervios y recovecos, la pantalla de ayuda
a la conducción saliente del volante, las potentes ruedas... el GLE merece recreación.
Mercedes-Benz saca músculo con el SUV GLE, si bien el Coupé redondea
la trasera para los más deportivos.

La primera impresión del Mercedes GLE sin duda asustará a muchos "¿cómo voy a meterme yo en eso por una calle estrecha?") pero hará sacar pecho a la mayoría "conducir semejante vehículo es conducir respeto". La realidad es que ni lo uno, ni lo otro. El GLE no es un SUV hecho para ser el dueño de la carretera ni tampoco para temer por su integridad, sino para disfrutar, despreocupándote de todo factor externo y centrándote, al fin y al cabo, en lo que todo conductor se debería centrar: en la carretera. Sólo que aquí nunca la padecerás y siempre la gozarás.


Junto a los numerosos indicadores luminosos y sonoros, las levas y
la 'palanca' de cambios hecha tirador completan una eficaz conducción.
Pongamos como ejemplo al temeroso: has de saber si estás en ese perfil que los retrovisores vienen equipados con alarma lumínica y sonora de tal manera que, si un despiste te hace marcar el intermitente y la intención de cambiar hacia un carril ocupado o por el que se aproxima otro vehículo, te avisarán. Misma alerta obtendrás en las cada vez más extendidas pantallas sobre el volante y delante del parabrisas delantero, ese visor de apariencia holográfica que en un rápido vistazo te ofrece velocidad y límites, alertas de proximidad y otros datos de interés. La cámara trasera así como la de 360º son dos extras muy a tener en cuenta; la precisión y cálculos de ambas son extraordinarios y te ofrecen siempre completa visión en tiempo real de lo que sucede a tu alrededor. 
Con tamaño equipamiento de serie para garantizar una conducción segura y confortable, el GLE invita a disfrutar
del entorno. Sin más preocupaciones. De ahí que parásemos cada dos por tres en cualquier rincón con encanto.
Todo ello, unido a los límites y controles de velocidad, harán que conducir sea eso, conducir, y no estar al tanto de decenas de circunstancias. Para los que se niegan a reconocer que están demasiado cansados para coger el coche, por cierto, hay también alarma de cambio de carril "involuntario" o sin marcar el intermitente; si notas que te salta muy a menudo haz un favor a todos y para a descansar. Sobre otros accesorios, el techo solar también es un extra casi menester por la luminosidad y las sensaciones que transmite a los ocupantes del vehículo. El excelente sonido y el equipo de navegación y audio, con reconocimiento de voz, completan un equipamiento de ensueño. Y ya que estamos hablando de un coche, hablemos pues de su comportamiento sobre el asfalto.

Observa los asientos; más cómodos aún de lo que parecen. Y ahora mira algo más arriba y dinos si aún crees
que el techo solar no merece la pena. La luminosidad  y las sensaciones son sublimes.





Si en la vida hay que tener algo de morro para triunfar, el GLE se lleva
sin duda la palma.
Suavidad será el rasgo de todo viaje que emprendamos con nuestro GLE; no sólo por unos puestos de conducción que parecen sofás, sino por la propia experiencia al volante... y nada más. Porque probamos el automático y habéis de saber que a las ya reconocibles levas para subir o cambiar marcha en modo secuencial la propia palanca de cambios es otro tirador más emergente del cuadro del volante. Todo ello en pro de una conducción que a los que seáis duchos en la materia os recordará a los videojuegos, aquellos donde gracias a la sencillez se exprimía la diversión. Lo mismo ocurre con la disposición citada. Cierto es que seguimos necesitando de las levas y los cambios manuales para momentos puntuales como la salida en rotondas y algún adelantamiento, pero apostamos y no perdemos a que una vez probado su cambio automático en todo tipo de trayectos te costará volver al juego del embrague y demás pedales. Si ello lo rematamos con los modos de conducción -impresionante el sport, simple y eficaz el confort- obtenemos una experiencia inolvidable.

Seamos sinceros; nos gusta presumir con chuladas como la luz
proyectada sobre el asfalto.
Cerrando con el principio, la estética es todo lo que un SUV debería ser. Majestuoso en todos los segmentos pero con nervios y dinámica suficientes para evitar caer en un bloque sin forma ni colorido. Potente y poderoso en ruedas y llantas y alto para recordar "quién manda" pero abrazando al conductor desde el primer minuto. La diferencia que todo cliente susceptible de hacerse con un vehículo así busca, más si le añades el acabado AMG interior y exterior. Nosotros, aunque fuera por unos días, la marcamos casi tanto como él nos marcó. Tatuado queda en el asfalto -literal, por la noche y con el vehículo parado proyecta su sello sobre la carretera- y en nuestro recuerdo el Mercedes-Benz GLE.

otiuMMaximus

- El Mercedes-Benz GLE 350d 4Matic equipado con motor diésel de 6 cilindros y 258 CV  parte de los 69.100 euros, pero no dudes en añadir algunos de los extras comentados -o todos- porque, verdaderamente, merecen la pena. No obstante, mejor que en Mercedes-Benz Madrid  http://www.madrid.mercedes-benz.es/content/spain/retail-0/mercedes-benz-madrid/es/desktop/home.html no te van a asesorar.

- Si te gusta este SUV pero querrías otras motorizaciones, has de saber que el precio de partida se rebaja hasta los 60.725 euros. Y ahora también hay GLE Coupé desde 79.475 euros.

- La experiencia en la conducción, los acabados AMG y las comodidades de sus accesorios son los tres rasgos más reseñables del GLE.

Jesús Clemente Rubio