miércoles, 14 de septiembre de 2016

Real Madrid 2 - Sporting de Lisboa 1 (Grupos, Champions): Una noche mágica más

En cinco minutos, el alivio, el suspiro y la épica. El Real Madrid se complicó la vida y él sólo salió del lío para algarabía del personal, que olvidan que provocar un problema y después solucionarlo es más propio de segundones que de campeones. Pero todo grande tiene sus días, y seguro que más de un equipo firmaría porque "su mal día" fuera el vivido esta noche en el Bernabéu.



El Sporting de Lisboa dio un repaso al Real Madrid, el conjunto portugués a su ídolo vestido de balanco, y el empuje y las ganas fueron visitantes. Tras una primera mitad atropellada y de dominio verdoso, Bruno César bate a Casilla de excepcional remate cruzado, firmado por todo un combinado que había estado llegando, atosigando y anulando al Real Madrid, Otrora e, conjunto de Zidane habría reaccionado, pero seguía en brazos de Morfeo.


Circunstancia que aprovechó el Sporting para seguir combinando y atacando. Y entonces, sólo entonces y llegado el minuto 85, apareció la magia... La de una afición, un recinto y un equipo acostumbrado a las proezas europeas. Y Cristiano Ronaldo, verdugo de compatriotas, puso las tablas en el minuto 89. El que nunca marca de falta, por cierto. Pero es que Morata cabecearía el perfecto centro de James para lograr la proeza. Tres puntos no merecidos por lo deportivo pero sí por lo mágico: porque en Europa, eso también vale. Y pesa.

Jesús Clemente Rubio