lunes, 11 de abril de 2016

O´Grelo: Donde la buena mariscada es sólo el principio

o-grelo-carabineroCuando un local lleva más de 40 años portando con orgullo un nombre, cuando la reserva se hace imprescindible en días como los fines de semana, cuando la mitad de los comensales han jurado fidelidad a una carta y a una mesa, las casualidades desaparecen. O´Grelo engaña en su fachada asegurando que es una marisquería, pues es mucho más; es uno de los mejores restaurantes de Madrid para degustar pescado, cuchara, carne y hasta cócteles y destilados de todas las partes del mundo. Más que una reseña gastronómica, hoy el artículo es de carácter histórico, y trata sobre el buen hacer de una familia que ha llenado el buche y satisfecho la exigencia de un par de generaciones. Hoy hablamos de O´Grelo, donde la buena mariscada es sólo una más de las excelencias de su mesa.


Amplios ventanales saludan al viandante más despistado y a través de ellos uno no ve más que cabezas, un estante de vinos y, si escudriña, la pecera donde habitan las joyas oceánicas de su carta. En la entrada, primera duda sobre si ir a izquierda –mesas- o derecha –barra y taburetes altos- pero descuidad, no os dará tiempo a pensar demasiado. Enseguida el servicio dará la primera muestra de su extrema y dedicada atención, de las que llegan justo a tiempo y nunca molestan, menos aún saturan. Nos explican que ahora en barra podemos encontrar productos más asequibles para todos los bolsillos y tiempos mientras que las mesas siempre estarán ahí para la comida o cena distendida, el capricho, el gustazo que todos merecemos. Así que optamos por el segundo, a sabiendas de que allí también podemos probar lo servido en barra.

Oportunidad para mencionar las amplias estancias destinadas a las mesas, con hasta dos salones que pueden reservarse de manera privada sin coste adicional, eso sí, cruzando los dedos al llamar para que no esté ya ocupado. La decoración, sobria y jugando con tonos claros, ayuda a la luminosidad y amplitud. Y sí, por fin, llegamos a la comida…

En la hostelería no existen las casualidades
Añadir leyenda
Nos sorprendemos hasta rozar la extenuación por la enorme oferta de O´Grelo. Siempre hemos sospechado que carta abundante, comida regular, y por fin hemos encontrado la excepción. Hablaríamos de lo que no probamos porque a juzgar por los vistazos a otras mesas si sabía como lucía el éxito está asegurado pero no será necesario; todo –TODO- lo que degustamos estuvo, como mínimo, de sobresaliente.

Comencemos por un clásico en nuestras líneas: el pulpo a la gallega. Hay locales que se empeñan en suavizarlo en exceso, cuando su textura ha de ser de las que exigen dientes, morderlo, para liberar todo el jugo en el paladar. Fue el caso. Tan exquisito como el bacalao que, tanto en sus variantes a la miel como con setas, se desmenuzaba con la misma facilidad con la que lo engullimos. 

Inciso para recalcar que, en esta ocasión, dicho plato era el protagonista de las “jornadas” de O´Grelo, donde en función de la temporada se cuela un pescado o marisco a un precio especial. Prueba de fuego: la lambrea, un pescado que al primer contacto siempre gusta, pero en el regustín final su amargura puede no ser del agrado de todos. Creednos que uno de los presentes era tremendamente exigente en este aspecto y manifestó el placer de encontrar un restaurante que respete su sabor.


Turno de berberechos al vapor y pechinas donde el primero fue de categoría pero el segundo no tendría nunca rival. Ambas son más que recomendables pero, sólo por gusto personal, las pechinas son imperdibles, menester, el must-have que dicen los ingleses. Y, claro… hay que hablar de arroz, de marisco y de ambos.

ENAMORADOS del carabinero, que nos devolvió la mirada cuando nos lo enseñaron antes de prepararlo, que nos deleitó los sentidos una vez servido. Uno de los tesoros de la carta de O´grelo también está a pequeña escala presente en el arroz y, si sois amantes del grano pequeño, éste es vuestro plato.

Nos encantaría concluir de manera dulce entre tanto salado, hablando de sus postres, pero nuestro estómago dijo basta. Eso sí, amén de una variedad en este campo, también mencionar los casi dos centenares de referencias de vino y las más de 120 de destilados, detallados en sus respectivas cartas, y procedentes de todo el mundo. Toda una declaración de intenciones de O´Grelo para convertirse también en templo del copeo en el barrio de El Retiro.

otiuMMaximus
-          El carabinero, en cualquier de sus formas.
-          Las “jornadas” dedicadas a diversos productos.
-          La variedad de sus cartas: comida, vinos y destilados.

otiuMMenester

-¿Dónde? Calle Menorca, 39. Madrid. www.restauranteogrelo.com 91 409 72 04 (reservar con antelación para los fines de semana).
-¿Cuándo? De L a S de 13 a 16:30 horas y de 20 a 0:30 horas. D de 12:30 a 17:00 horas.
-¿Cómo? En coche prepárate para dar varias vueltas, te recomendamos optar por parking. En Metro, L9 (Ibiza).
-¿Cuánto? Unos 60 euros por persona para una mesa completa, unos 40 si optas por platos de barra y cenas.


Fotos y texto: Jesús Clemente Rubio