domingo, 27 de marzo de 2016

Rumanía 0 - España 0 (Amistoso EURO´16): La Selección no entiende de revoluciones

cero-empate-rumaniaDel Bosque reformuló a España y siguió sin encontrar la química. Segunda página oscura en la preparación de la Eurocopa 2016 que, donde antaño todos ansiábamos que pasase el tiempo para que llegase, ahora pedimos prórroga para detectar errores, probar soluciones y llegar, al menos, con un mínimo respeto rival a la máxima competición continental.

Partamos de algo que otrora sería motivo de celebración: en la portería tenemos no uno, sino dos cerrojos. La única virtud vista en los dos últimos enfrentamientos de la Selección se convierte en un quebradero de cabeza para Del Bosque también por la dimensión extradeportiva. Pero, como decimos, que sean esos todos los problemas. Claro que ni mucho menos. 

En el bloque defensivo, la excesiva dependencia de Ramos y Piqué contrasta con la inmadurez -que no falta de calidad- de unos, o la irregularidad en sus respectivos equipos de otros. En el centro del campo el balón tuvo dominador claro gracias a una floja Rumanía, pero muy alejado de lo que nos tiene acostumbrada España, que carbura a otro ritmo -ni mejor ni peor, diferente- que con el binomio ya legendario Iniesta y Xavi o Xavi - Xabi Alonso. 

Y la delantera, ¡más pólvora que nunca tenemos! Y sin embargo, donde para nada habría dudas como en el caso de la portería, es donde el seleccionador se empeña en crearlas e iniciar el debate, zanjado desde que uno ve a Aduriz y Morata, y mira de reojo a Nolito toda vez que quiere dejar de ver a Diego Costa. ¿Por qué analizar el estado del equipo cuando la crónica se refiere a un partido? Porque éste fue reflejo de lo comentado: dudoso, frío, sin nada claro y con mucho por esclarecer. Hasta casi nos olvidamos del penalti a Cesc no pitado en el último minuto, una anécdota cuando todo lo demás falla.

Jesús Clemente Rubio