sábado, 27 de febrero de 2016

Real Madrid 0 - Atlético de Madrid 1: Buscando culpables

La confirmación de que no era culpa de Benítez, pero tampoco de Zidane. O quizá la de que, efectivamente, el presentado como salvador a principios de curso dejó tocados a unos jugadores a los que les falta actitud, intensidad y gol, mucho gol. El único que encontró el Atlético y que hunde un poco más las esperanzas ligueras de los blancos. El que dice, grita, que el Madrid necesita un cambio. Otro.

Sería engañoso el ensalzar las ocasiones detenidas por Oblak o la, en los primeros veinte minutos, apariencia rocosa del Real Madrid así como ofensiva. Engañoso porque transcurrido dicho tiempo las esperanzas de que el Bernabéu cantase un solo gol fueron diluyéndose hasta el mazazo de Griezmann, de hermosa factura no tanto por el remate como por la jugada hilada con Felipe Luis. Antes ya habría avisado y detenido Keylor Navas pero el costarricense también es humano, y si el cántaro acude a su fuente un buen puñado de veces, lógico que le rompa las mallas.


A partir de ahí lo anecdótico -y extraño- del debut de Mayoral, no porque no celebremos el estreno de una joya canterana sino porque quizá el Real Madrid Castilla necesite más de los servicios del niño prodigio de La Fábrica -se disputan el liderato con el Barakaldo- que un Real Madrid que posee piezas suficientes y calidad de sobra, pero una voluntad que pareció irse con Benítez. Veremos.

Jesús Clemente Rubio