sábado, 9 de enero de 2016

Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza a bordo de un Fiat 500

De la mano de Fiat España asistimos al retorno de una de las sagas cinematográficas más seguidas-sumando partidarios y detractores, pero siempre dando que hablar- de todo el universo del celuloide. J. J. Abrams, Disney, Harrison Ford, Mark Hamill y así un eterno contraste de piezas antiguas y nuevas reunidas para acudir al Despertar de la Fuerza, al Episodio VII de Star Wars. El resultado es una película con la suerte de remake que satisface a aquellos que pedían "más de lo mismo" y deja medio llenos a los que lamentan el "más de lo mismo". Lo cierto es que hay nuevos -y conocidos- héroes y villanos, una trama que moderniza aquel primer Episodio IV y una nostalgia hecha presente. Sólo Abrams podía hacerlo, al igual que sólo Fiat podía crear un 500 (Cinquecento) con estética de soldado imperial.

Las 'Star Offers' ponen al alcance de cualquiera el Fiat 500.
Y es que así fue la carta de presentación de Cinesa Méndez Álvaro a nuestra llegada al estreno-invitación de Fiat: un 500 vestido de Stromtrooper con el que la firma italiana celebró el retorno de la saga. La mejor manera de sumergirte en el universo de Star Wars, más que por descubrir, por redescubrir, ya que como hemos adelantado y os habréis hartado de oír -y es cierto-, el Episodio VII es un calco del IV pero actualizado. Con ello y una realización con planos vintage Abrams juega con y satisface a nuevos y veteranos seguidores de la saga; unos por la continuidad lógica y coherente de personajes, ambientación y atmósfera y otros por la inclusión de flamantes héroes (adoramos a BB-8) villanos a medio hacer -con la consiguiente posibilidad de desarrollarlo en futuras sagas- y una trama autoconclusiva como fue aquélla pero con el regustín de que algo más puede y debe ocurrir.
Esto sí que es sumergirse de lleno en el universo de la saga.

Que la aparición de Leia sea casi testimonial comparada con la de Han Solo no quita que ambos actores estén pletóricos, especialmente el segundo; suyo es el giro del sentido del humor de la saga a los nuevos tiempos, así como el piloto llamado a "sustituir" el aire chulesco de Solo. No destriparemos nada si bien cierto es que hay un momento y sólo uno, pues el resto poseen una explicación y justificación más que válida y lógica, que sobra: un personaje no apto -por ser Jedi- ni entrenado para manejar el sable de luz no debería ser diestro con éste, y sin embargo se pone a repeler disparos y enemigos como si llevase toda la vida con él. En más de dos horas de filme es nuestra única queja, pues lo demás puede gustar más o menos, ya hemos dicho que nunca llueve a gusto de todos, pero cuando lo que llueven son estrellas y galaxias, todo es válido. Nos ha gustado el Episodio VII... y ya ansiamos el VIII, aunque será sin Abrams.

otiuMMaximus

- Fiat España no se limitó a invitar al estreno; la atmósfera que creó con el "Fiat 500 Stormtrooper" además de las "Star Offers" (con hasta 6.000 euros de descuento en la compra de dicho modelo hasta el 30 de enero) fueron el mejor aperitivo.
- Asistimos al despertar de la Fuerza y al desarrollo del Lado Oscuro, todo un acierto.
- Queremos un BB-8.

Jesús Clemente Rubio