martes, 27 de octubre de 2015

En manos del enemigo: No es la actitud que tengamos, sino la que nos dejen tener

en-manos-del-enemigo-smedia-teatro¿Qué harías si descubrieses a alguien durmiendo en tu propiedad? ¿Y si te hubieras visto tú ahí hace veinte años, desvalido en un país desconocido, sin tener dónde ir o qué llevarte a la boca? Parafraseada, ésta es la premia de "En manos del enemigo", la última joya teatral nacida de manos de José Luis Alonso de Santos (Bajarse al moro, La estanquera de Vallecas) que analiza diferentes etapas del inmigrante. Un relato de espléndido guión que sobrecoge en ocasiones y se ralentiza en otras, dejando un excelente sabor de boca pese al agridulce mensaje.

Mustafá sólo quiere 'algo para comer',
y para traerse a su familia, y para...
Checa es un ruso más o menos asentado en España; con sus manos se lanza cada día a la mar a ganarse el sustento por la vía difícil o el atajo. Quizá por ello reprocha a Mustafá su desdeñado estilo de vida, basado en la pedida de limosna y una discutible voluntad de trabajar duro. Vistos ambos casos, a priori, Checa puede parecer un deshumanizado que poco a poco evolucionará a la bondad, mientras que Mustafá un bonachón al que también le "posee el diablo" cuando uno menos lo espera. En realidad, ambos son lo mismo con años de diferencia y diversos factores externos que no hacen sino empujarles a lo malo, si bien ellos se empeñan en conservar la bondad. El relato es una denuncia social en toda regla a cómo funciona la vida, no diseñada para aquello en lo que la hemos convertido, sino para disfrutarla día a día. Y el desgarrador mensaje es el conformarse con seguir respirando un día más, ver un nuevo amanecer, y darse por contento con ello. 
El momento en alta mar es memorable por guión, aunque le falta algo de ritmo.
Checa no será el gruñón que parece.
Quizá en la sencillez esté la felicidad,  y quizá la conclusión sea esa, lo malo es que hay quienes se empeñan en hacerlo todo complejo, quienes lejos de pedirle al nuevo día el respirar lo que piden es oprimir y asfixiar a otros. Lo dicho, si queréis conocer cómo funciona nuestro mundo a través de los ojos de quienes creemos diferentes, veremos que todos habitamos en el mismo... y que lo que cambia es nuestra actitud. Sublime guión de José Luis Alonso de Santos ligeramente (muy ligeramente) empañado por un desarrollo algo ralentizado en "alta mar" y a golpe de tranquilizador sonido de las olas... pero hay silencios que dicen mucho y con más criterio que personas parlantes. Y hablen o callen, Paco Manzanedo y Ahmed Younoussi están soberbios (amén de la gran "cuña" de Miguel Barderas y Daniel Gallardo).

otiuMMadrid

- El contraste de Checa y Mustafá, que termina no siendo tal.
- Los giros en la historia, tremendamente realistas.
- La quietud del mar... quizá calme en exceso, pero un rato está genial.

otiuMMaximus

- ¿Dónde? Teatro Galileo. Calle Galileo, 39. 91 448 16 46. www.gruposmedia.com
- ¿Cuándo? Hasta el 15 de noviembre de 2015. J, V y S a las 20 horas y D a las 19 horas.
- ¿Cómo? En coche puedes aparcar en la misma calle y calles colindantes. En metro, L2 (Quevedo).
- ¿Cuánto? Desde 15 euros.

Jesús Clemente Rubio