sábado, 19 de septiembre de 2015

Real Madrid 1 Granada 0: Keylor y Benzemá salvan a un aburrido Madrid

real-madrid-1-granada-0-benzema-cabezaEsperaba el Madrid al Granada con un salvaje balance de goles en anteriores partidos pero el Granada se aferraba a aquello de vivir el momento y el presente. Ciertamente las rentas le sirvieron de poco a los de Benítez que, con algo de ayuda arbitral, lograron doblegar a un granada muy bien posicionado y valiente buscando los espacios. Al final la suerte –y la presión sobre el árbitro- del grande dejó los tres puntos en el Bernabéu (Real Madrid 1 - Granada 0), pero hay muchas conclusiones que sacar y amplio margen de mejora si los de Benitez quieren salir victoriosos también cuando se crucen con los supuestos “grandes”.

Supuestos porque el Granada cuajó un excelente partido, algo que no sirve para justificar la peor imagen del Madrid en lo que va de Liga pero que también ha de contar, en reconocimiento a los muchachos de José Ramón Sandoval. Sin hacer honor a su apellido, Success (éxito en inglés) tuvo unas cuantas que no aprovechó y que, huelga decir, contra un equipo como el Real Madrid siempre se quedan incrustadas en retina y memoria y, en los minutos finales, se oye aquello de “tuvimos la de Success”. Mientras, el Real Madrid llegaba a trompicones, sin la claridad de jornadas anteriores, donde Isco y Ronaldo parecían atropellarse allá por la izquierda aunque ni siquiera con la corrección de Benítez desplazando al malagueño a la derecha hubo suerte. Marcelo fue una vez más determinante, peligroso, activo, cansino para el rival.

El testarazo de Benzemá dio los tres puntos al Real Madrid. Fuente: www.realmadrid.com
Por lo que, con el pescado vendido entre los jugadores de campo y un Ronaldo que no paró de intentarlo si bien fue Benzemá el que dio el gol y la victoria al Madrid, toca ensalzar la figura y determinación –con permiso del trío arbitral, algo cobarde al no sancionar el fuera de juego de Isco- de Keylor Navas. Suyos fueron dos mano a mano de los que hace gigantesco el portero y minúscula la portería para el rematador, recordando al mejor Casillas o, como dijo alguno, haciéndole olvidar definitivamente.

Suma y sigue el Madrid y, sin embargo, parece haber frenado en seco el espectáculo cosechado en partidos anteriores. Turno ahora demostrar lo mismo ante los mal llamados “grandes”, que a veces dejan imágenes como la de los blancos hoy, mientras que los supuestos “pequeños” como el Granada acaban encerrando en su área y estadio a un Real Madrid.

Jesús Clemente Rubio