lunes, 18 de mayo de 2015

Exprimiendo el HTC One M9, opiniones: El móvil que no hace esperar, el móvil que estabas esperando

análisis-htc-one-m9-champions-top-smartphones-premiumEl dispositivo basado en Android más rápido de cuantos hemos probado. Quizá no el mejor, quizá no el más completo, pues esas etiquetas de momento cuelgan de los Galaxy de Samsung tras años de esfuerzo y dedicación. Habrá que comprobarlo con el S6 dentro de unos días. Mientras, sí afirmamos con rotundidad que el HTC One M9 es el único terminal que no devuelve tediosas esperas, pantallas congeladas y cierres inesperados, ni siquiera al usuario más exigente. Te contamos nuestra experiencia con la última joya del gigante chino, el único móvil que no te hará esperar y, sin embargo, el móvil que estabas esperando.


En el primero de nuestros análisis a los móviles de alta gama comprobarás que damos una visión mucho más editorial y en primera persona de qué nos ha parecido cada terminal. Para especificaciones técnicas y previas, por ejemplo del HTC One M9 que nos ocupa, puedes consultarlas en anteriores publicaciones, como aquí.

La clásica manera de sujetar el móvil aquí se hace tediosa; el dedo
corazón de la foto, de apretar lo más mínimo, apagaría
la pantalla.

Más grande y más ligero. Es la constante de los móviles que siguen la estela que implantó el Galaxy, pantallas gigante que incluso asoman por el bolsillo del vaquero -no es el caso del One M9, que queda completamente escondido- y que, sin embargo, reducen su peso sorprendiendo siempre que cae en tus manos. Con un diseño siempre superior al de sus rivales aunque quizá demasiado cercano al anterior modelo, no podemos sino aplaudir por tanto dimensiones, peso y aspecto salvo por un pequeño detalle, nimio al principio pero que con el uso resulta algo molesto: el botón de encendido/apagado de la pantalla se sitúa en el lateral pero a una altura media. 

¿Distingues el botón inferior? Ése es el de marras.
que hará que lamentes más de una vez
haberlo apretado.

Ello supone que en multitud de ocasiones, sin quererlo ni buscarlo, apagarás la pantalla y tendrás que volverla a encender, acción que demora unos  segundos y que no resultaría molesta si no fuera porque si estás ejecutando ciertas aplicaciones, especialmente aquellas emitiendo vídeos online, puede mandar al traste todo lo cargado en la caché y tener que comenzar de nuevo, abrir y cerrar la aplicación, etcétera. Los botones con tamaña función han de ir en la parte superior o siempre en una zona por la que no pasen mucho nuestros dedos. Por lo demás, chapó. ¡Ojo! Tanto la ranura para la nanoSIM como para la tarjeta de memoria son externas al estilo Iphone e, igual que aquél, sellan el acceso a la batería y las tripas del teléfono. Atrevido híbrido de Galaxy y Iphone en este sentido que, a mi parecer, no era del todo necesario pues no gana demasiado en atractivo. 

Ya que mencionamos la batería sólo podemos aplaudirla: carga completa en unas 2 horas y media haciéndola como es debido (sin utilizar el móvil al mismo tiempo ni multitud de aplicaciones abiertas durante ese período). En caso contrario tomará más tiempo si bien un aviso se encarga de estimar cuánto exactamente. Viendo películas y vídeos online, navegando, haciendo y editando fotos y escuchando música nos duró algo más de un día, lo cual es digno de mención. Si a ello le sumamos el fantástico modo ahorro, que como promete te otorga otras 15 horas de uso al estar por debajo del 10% de batería (suficiente para encontrar un cargador y alimentar a tu móvil) el HTC One M9 garantiza que tu teléfono no te dejará en la cuneta.
HTC apuesta por sellar el compartimento de la batería -y, de paso, las tripas del móvil- en su M9, al más
puro estilo Iphone.
Ni al principio, ni al final; lo mejor del móvil lo vamos a integrar en el cuerpo del artículo. Porque estamos, y perdónenme los rivales que aún no hemos exprimido  pero que sí pudimos comprobar en un vistazo superficial, ante el dispositivo basado en Android MÁS RÁPIDO DEL MERCADO. Mayúsculo porque hemos llegado a acumular unas seis aplicaciones de vídeo, tres de música, dos navegadores y varias de edición de fotografías y el móvil no se resiente lo más mínimo. Un toque, una acción, una transición, una apertura. En el HTC One M9 todo es instantáneo, el Android 5.0 Lollipop acumula cachés y datos basura como todo Android que se precie pero jamás incide ello en el rendimiento. Sin conocer el Iphone 6, os aseguro que incluso es más veloz que los Iphone 5 y 4 pasados cuando engordaban con datos y más datos de aplicaciones como Instagram o Bloglovin´. Una auténtica pasada que valoramos enormemente pues una de las máximas que exigimos a los móviles de alta gama, sabiendo además lo mucho que utilizamos el móvil a lo largo del día, es que no nos haga esperar. Con el M9, eso se acabó.
Las excelentes opciones de edición invitan a importar fotografías hechas con otras cámaras o
dispositivos y tratarlas en el HTC.




Llama la atención además que disponga semejante resolución y calidad visual con tanta rapidez. Porque otra de las virtudes más destacadas del móvil chino es una pantalla en la que los archivos .mkv (lo hemos probado con tamaños de hasta 7  GB) presentan tanta calidad como las grandes pantallas de los más avanzados televisores; la calidad y pureza de los colores, la suavidad en la reproducción, el contraste... Idénticas cualidades en las fotografías que copiemos al móvil o exploremos en la red, no así las que hagamos nosotros, que analizamos en el siguiente párrafo. Ciertamente, y con permiso del Galaxy, perfectamente podríamos coronar al M9 también en lo que a pantalla se refiere.

Los paisajes y fotografías generales son el punto fuerte de
la cámara del HTC One M9.
Llegamos al punto controvertido; la cámara. Por opciones de edición y filtros, es de los que más nos ha gustado debido a que, si bien no posee tantos como otros sistemas y terminales, sí proporciona un amplio catálogo desde lo básico a lo profesional mucho más intuitivo y sencillo que el resto. Así, entre las opciones de captura, la de remarcar los objetos en primer plano difuminando el fondo, el fotomatón e incluso la panorámica son plausibles. En la edición, los filtros posee una configuración más acertada que los de aplicaciones como Instagram y ciertas opciones, como la fusión de caras, son muy divertidas. 
Si bien la opción de enfocar en primer plano es sublime, en zoom -que no en distancias cortas- se reduce
sustancialmente la intensidad de los colores.

La controversia, pues, surge en la promesa de calidad incluso en condiciones de baja iluminación; es cierto que la cámara cumple con esta premisa, pero no siempre; en ocasiones se vuelve loca tomando como luz de referencia el punto más oscuro, con el consiguiente desastre en la imagen. 

La cámara trata de manera óptima las fotografías realizadas
a pocos metros. Mucho mejor que aplicar el zoom.
Has de permanecer muy quieto para evitar borrones pero un rayo de luz alimenta la esperanza; su flash, a diferencia de muchos otros equipados en móviles de alta gama, ilumina con impresionante naturalidad, por lo que es la solución perfecta a esos entornos oscuros y desafiantes a la capacidad de la cámara. El otro pero viene de las fotografías con zoom, sean en el entorno que sean; los colores son más brillantes que intensos, mucha luz y poca riqueza. Nada que no se pueda retocar con una rápida y simple acción.

Con todo, el HTC One M9 nos ha encantado. Con el reto de ser el primero y posible blanco de toda crítica, su velocidad y puesta en escena oculta nimiedades como la ubicación de ciertos botones o el comportamiento de la cámara en entornos de escasa luz.

otiuMMaximus

- El más veloz del mercado de cuantos equipan Android... y quizá también de los iOS.
- La calidad de la pantalla es sublime, especialmente en películas de alta definición.

otiuMMinimus

- Los entornos con baja iluminación siguen siendo asignatura pendiente para las cámaras de los móviles.
- La estética, sublime, repite muchos patrones pasados... para disgusto de los fanáticos de la revolución.

Jesús Clemente Rubio