lunes, 13 de abril de 2015

Real Madrid 3 Eibar 0: Con "b" de banquillo

Dicen el equipo "B" en rueda de prensa y Garitano ríe. No es para menos, los suplentes del Real Madrid acaban de endosarle tres goles, pero también es cierto que desde inicios de 2015 quedó patente que una sola baja puede sensibilizar y afectar soberanamente al resto de la plantilla. Entonces se temía porque no hubiera banquillo y, para despejar el temor de la grada y la frustración del vestuario, Ancelotti inició rotaciones. Asomó la cabeza Chicharito, recortó con la rapidez de antes Jesé y con sendos goles arrojaron un rayo de luz sobre la banqueta del Madrid. El conjunto blanco ya tiene un plan "B" funcional. Real Madrid 3 Eibar 0.


Claro que se trata de un plan semialternativo, con algunos matices que son precisamente los que arrancaron la ironía del entrenador del Eibar. Ramos, Cristiano, Modric... huelen a gala, no a secundarios. Y si además uno vuelve a estar intratable en defensa, otro a ser el cerebro de la medular y el último a abrir la lata con -por fin- un disparo de falta -ayuda de Irureta mediante-, tenemos las tres líneas movidas por engranajes "de segunda" sí, pero con mecanismos de máximo nivel. Así se alcanzó ni mucho menos la máquina perfecta pero sí una organizada, seria, con ganas y que en pocos minutos devoró las aspiraciones del Eibar privándole de la posesión y circulación de la pelota y haciéndole gastar suela en el césped del Bernabéu. Mucho tuvieron que ver Isco, con quien Ancelotti se desesperó en un par de ocasiones por esos errores no forzados que hacen partir raquetas a los tenistas desesperados, y Modric, infalible y que fue despedido por la enésima ovación de la grada en su cambio.
Con el marcado ante el Eibar, Ronaldo suma ya 38 goles en Liga.
Con el neón avisando de que estaban ya uno por debajo, no se arrugaron y trataron en un par de acometidas de tratar al Madrid de tú a tú, pero Navas apenas vio de cerca el balón; probablemente no recuerda ni siquiera su tacto a estas alturas. En cambio el Real llegaba, unas veces con mayor comodidad que otras, pero Jesé y Chicharito se ofrecían más y escondían menos que antaño y, si bien tenían luego muchos metros por delante al recibir tan atrás, era importante su entrada en contacto con el balón, la autoconfianza y el juego. 

El tanto de Chicharito fue un testarazo de bella factura.
Sólo así se explica el extraordinario cabezazo del delantero mexicano en el segundo tanto, con el giro y potencia justos para hundirla en la portería de Irureta, que más tarde no repetiría en un remate de menor exigencia y que, de cuclillas y en conversación divina, lamentó. Cuando resultado y lentitud y estado de forma a años luz del de la temporada anterior de Jesé parecían sentenciados, el canario recibió por la derecha. 

Jesé se reencontró con el gol de calidad; recorte para dejar
sentado y tiro cruzado.
Muchas eran las opciones, pero sólo una el golpe de autoridad que la afición, el madridismo y sobre todo él mismo necesitaban; fintar hacia adentro, recortar hacia afuera y cruzar la pelota en uno de sus remates favoritos. Dentro el balón, arriba la confianza, fuera miedos y bienvenido el plan "B", de banquillo blanco. Veremos el martes cómo le va con el "A" y el Atlético.

otiuMMaximus- Con el empate del Barcelona, el Real Madrid se sitúa a 2 puntos del cuadro azulgrana. Al favorecerle el gol average, bastaría un empate del conjunto catalán y una victoria del Madrid par aque los blancos fueran de nuevo líderes.- El próximo partido es de Champions, el martes a las 20:45 ante el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón, mientras que el de Liga tendrá lugar el sábado nuevamente en el Bernabéu y ante el Málaga.


Jesús Clemente Rubio