viernes, 27 de marzo de 2015

Delizia, en teatro Bodevil: Cuando gastronomía y teatro se fueron de viaje de novios

mejores-obras-teatro-con-cena-madrid-espectaculoHoy recomendamos un espectáculo con cena que huye del concepto que acaba de aparecer en tu mente. Lo sabemos; si hay espectáculo la comida nunca es buena, y existen tantos ejemplos que no cabrían en estas líneas. Pero es que el Teatro Bodevil es mucho más -y mejor- que un teatro, por lo que sus eventos -y comidas- superan también con creces los tradicionales. De eso se trata en Bodevil, de romper con lo establecido, de indagar en nuevas y sorprendentes fórmulas que te dejen boquiabierto al ver a los artistas sobrevolar -literalmente- tus cabezas sin dejarte boquiabierto pues tu paladar estará ocupado con una gastronomía cuidada, exquisita y que, como el espectáculo, recorre todo el globo para traerte lo mejor de cada casa. Por eso y por el nombre, hoy es una Delizia hablaros del último estreno de Teatro Bodevil. La velada más divertida, elegante y sabrosa de cuantas hemos disfrutado en otiuMMadrid. La inolvidable cita en la que gastronomía y teatro por fin se enamoraron y se marcharon de viaje de novios.

En plena era digital ya sólo nos satisface el todo en uno: el aparato capaz de reproducir música, películas, gestionar llamadas telefónicas, mensajes y hasta programar la calefacción para cuando llegues a casa. Pero cuando lo trasladamos al mundo del ocio y el tiempo libre, aquellos que mucho abarcan suelen, efectivamente, apretar en pocos o ninguno de los campos que tocan. De ahí nuestro escepticismo cuando nos dejamos caer por el Teatro Bodevil para ver Delizia y, pese a una fachada y hall de bienvenida digno de estupefacción, obligamos a nuestras emociones a tomarse un respiro hasta comprobar cuán reflejo sería la primera impresión del resultado final. 
El espectáculo, como la gastronomía, recorre diferentes épocas y lugares del mundo.

Mientras esperamos para ser conducidos a nuestra mesa -las hay más atrasadas, dirigidas a disfrutar sólo de copa y espectáculo y con supuesta visibilidad reducida que, os garantizo, no es tal pues se aprecia todo perfectamente- observamos que el despliegue material de la sala principal, además de majestuoso y de corte clásico en techo y arcos apuntados y moderno en la zona de platea y mesas, es incluso superado por el humano; camareros -improvisados por actores y reales-, jefes de sala, metre... el personal y la estampa sugieren que la apuesta es fuerte. 

Ocho platos, ocho viajes gastronómicos
por el mundo.
Carta en mano, el menú degustación de ocho platos lo confirma; comidas de diferentes partes del mundo más o menos correlativas a cuanto sucede en la tarima, con el reto que conlleva el satisfacer tanto a paladares especializados en pastas como a los ávidos de carne, especializados en setas y verduras o amantes de los postres. Nuestra máxima preocupación comenzó a apagarse ya desde el "Antipasto Delizia" con mortadela, salami y quesos que entraron solos, para evaporarse definitivamente con la Focaccia Tricolore con setas y rúcula, las carnes brasileñas de Carnival o los Radiatori alla Diávola con una salsa que bien merecería una barra de pan entera para mojar en ella. 

Copa, comida y espectáculo por fin en la fusión perfecta.
No te preocupes por las cantidades; en el peor de los casos, acabarás lleno; en el mejor reconocerás las cantidades justas en cada plato para levantarte de la mesa satisfecho sin sensación de pesadez ni mucho menos de escasez. Claro que un evento que reúne obra y comida no sólo vive de la segunda, tocaba comprobar hasta dónde llegaba el espectáculo. Buena carta de presentación; un ambiente distendido, nada de silencios absolutos y serenidades forzadas, aquí uno viene a divertirse. 

Keisy es una de las estrellas del show;
su voz lo merece.
Y así lo hicimos. De la mano de Litus en el papel del maestro de ceremonias Amílcare tendremos un par de números iniciales que casi justifican lo que pagaste por el espectáculo; los números al piano son brutales y su voz tan potente como versátil; ¡se atreve con multitud de géneros y brilla en todos ellos!. Nace así una sinergia extraordinaria entre lo culinario y lo artístico; ambos recorren géneros traídos de todas las partes del mundo y en todos ellos despuntan sin aflojar el ritmo, sin disminuir la calidad, sin mostrar fatiga. 

No sólo la voz de Keisy es  impresionante. Las hay
tremendamente potentes.
Claro que, y entenderá el bueno de Litus la siguiente afirmación, Amílcare no sería nadie sin la impactante réplica que obtiene de otras voces como la de Keisy -adoradora de Madonna por lo que pudimos ver... el día que Madonna sepa de ella, la  adoración será mutua- con puesta en escena de las que te quedas mirando el rostro de la cantante, embobado, preguntándote dónde está el límite de lo atrevido y picante, de lo romántico y hermoso. Esencia musical en frasco pequeño.


Miguel Ángel Guillén protagoniza algunos de los mejores números, y no es para menos.
Huelga decir que semejante recorrido transversal y ecléctico resulta tan variado musicalmente como sobre las tablas; coreografías y acrobacias a cargo de otros talentos como Gema García, Julia Sáez o el músculo flexible de Miguel Ángel Guillén -protagonistas dos de ellos de uno de los números más radiantes del espectáculo- rematan una de las mejores experiencias que hemos vivido en dos años de blog. Y en ámbito personal, diría en más de 10 años de profesión periodística. Me dejo a algunos por el camino, como el viaje al infinito al que invitan los contoneos y vientre de María Hinojosa en uno de sus números -en los otros también demuestra que su omnipresencia en obras, musicales y televisión no es casualidad-  o Beatriz Ros, de la que poco más hay que mencionar pues todo está ya escrito, y todo es bueno. El resto de actores sobre el escenario, idénticas palabras y crítica.

Brasil también está presente en 'Delizia'.
Luka Yexi y Eri Marzán han conseguido reunir todo aquello que debería ser una experiencia gastronómica y una teatral en las paredes del teatro Bodevil que, junto a La Cena de los Malditos -¡qué ganas de ir!- , muestra el camino a seguir para que la cultura no sólo no muera en nuestro país sino que resucite con más fuerza que nunca y atraiga a todos aquellos que, asiduos de las tablas o no, busquen arte en escenario y mesa. ¡Ah! Se me olvidaba que estamos en España... al término de la obra y con el último número, el ingenio ha sido supremo para, en un abrir y cerrar de ojos, transformar el "patio de butacas" en una pista de baile e invitar a los asistentes a continuar la fiesta de madrugada en un ambiente de exclusividad y "buenrollismo". Además, llevando la coletilla "Devil" - Diablo- sólo pueden ocurrir cosas buenas...

otiuMMaximus

- La variedad de números y puesta en escena es sublime.
- Sólo superada por la gastronomía. Brutal.
- La acertada fusión de evento+espectáculo+copeo nocturno.

otiuMenester

- ¿Dónde? Teatro Bodevil. Calle del General Orgaz, 17. 28020 Madrid. 91 032 16 19. www.teatrobodevil.com
-¿Cuándo? Las siguientes funciones tendrán lugar los días 3 y 17  de abril y, a partir de entonces, todos los viernes del año a las 21:30 horas. Mientras, ¿por qué no dejarte caer por La Cena de los Malditos?. Consulta horarios en la página web.
-¿Cómo? En coche hay mucho aparcamiento en las calles colindantes. En Metro, L1 (Estrecho) o L10 (Santiago Bernabéu).
-¿Cuánto? Desde 60 euros cena y espectáculo (70 con copa) y 20 sólo espectáculo y copa. No te pierdas los descuentos al comprar online por Entradas.com.

Jesús Clemente Rubio