lunes, 9 de febrero de 2015

Agualuna, Fuenlabrada: La cara más apetitosa de la Luna

En ocasiones basta con explorar un poco más allá de lo que estamos acostumbrados para topar con lugares fantásticos. Por ejemplo, en otiuMMadrid solemos mencionar restaurantes y bares de copas sitados en al capital, olvidándonos del resto de la región donde, por ejemplo en la zona sur, te invita a un paseo gastronómico por la luna. Has oído hablar de las caras visible y oculta de la luna, pero nunca imaginaste que hay una tercera porción dedicada a servir cócteles y batidos de un litro, comida de todo tipo hasta la 1 de la mañana y unos gofres que pondrán a prueba toda dieta. Agualuna, en Fuenlabrada, cumple 30 años presumiendo de servicio, carta, precios y atmósfera.

Agualuna lleva siendo una referencia en
Fuenlabrada desde 1985.

Un martes cualquiera rozaba la medianoche y aún no habíamos tenido ocasión de probar bocado. Una de las obras de teatro de las que os hablamos se retrasó y con ella se llevó nuestro tiempo reservado para cenar, pues es bien sabido que con el estómago lleno uno está más preparado para el arte sobre tablas. El caso es que de vuelta a nuestra querida Fuenlabrada nos hallábamos sin cenar ni ganas de preparar algo en casa, así que nos atrevimos con uno de los referentes desde 1985 de esta ciudad del sur de Madrid; el Agualuna. 


Las ensaladas repiten en cantidad y calidad.
Tras sufrir el único pero del lugar, el aparcamiento (no te obceques con estacionar cerca del lugar y callejea por zonas colindantes, tendrás tu premio) comprobamos que aún estaba abierto y que, además, los fogones aún estaban más vivos que nosotros. Así que echamos un vistazo a la carta; clásica de este tipo de bares, con mucho y muy variado picoteo salado (sandwiches, perritos, hamburguesas...) así que, por qué no, un perrito danés para compartir ya que los postres prometían, así que dejemos hueco.

Uno de nuestros favoritos: el perrito danés.
Y menos mal. Además de que el servicio es tan rápido como certero -Óscar se encarga de que los tiempos de espera sean pocos minutos- el tamaño de los platos es desorbitado para lo que pagas. Faltaba sólo un elemento y, tras degustar la salchicha blanca cubierta de salsa Remoulade, certificamos que el Agualuna amplía y mejora la clásica relación para tipificar el producto ofrecido: calidad-cantidad-precio. Los dos primeros elementos sublimes; el tercero muy ajustado.

Qué sería de una buena comida sin un apoteósico
final como éste: gofre con Nutella.
Por supuesto no estamos ante un restaurante de los de carnes rojas y pescados al horno, ni queremos: estamos ante un sitio que puede convertirse en la antesala de la primera copa o sala de ésta e, incluso, acompañarte hasta la última si eres de los que su noche acaba sobre las 3 de la mañana (salvo los lunes, ¡todos los días cierran a esa hora!). No me he olvidado de dar cuenta del gofre con nata, sino que dudaba si compartir impresiones pues no desearía quedarme sin él; espectacular. Servido como han de servirse los gofres, con Nutella y no sirope de amargo y líquido chocolate que moja más que unta. Menos de tres euros y un placer que invita a repetir pero contente, ya sabes que lo poco gusta... bueno, en realidad, aquí lo mucho gusta más, pero toca recomendarte el cuidar la figura.

No te lo pienses, y tira del litro.
¡Te lo mereces!
Sobre los batidos y cócteles, amén de su variedad es reseñable la modalidad XXL: un litro lepero de batido de Oreo, de San Francisco sin alcohol o de propuestas más "espirituosas" por 10 euros que además de compensar económicamente resultan casi divertidos por tamaño y, claro, tras bebértelos. Si sois un grupo más grande o simplemente queréis daros la noche de vuestras vidas la oferta se completa con jarras de dos litros de Agua de Valencia, especialistas en ella como confirmará tu cerebro minutos más tarde y tu amnesia del día siguiente.
Billar, dardos, banquetas o sofás... tú eliges como pasar la noche.

Billar, dardos y un espacio que juega con la cara oculta y oscura y la cara visible y luminosa de la luna rematan una estancia cuya amplitud palidece ante la demanda de los fines de semana pero, insisto, en Agualuna siempre hay -y has de ir con- hueco. 30 años y varias generaciones no engañan.

otiuMMaximus

- Píde tu batido o cóctel XXL. Además del ahorro, tienes la foto de la noche.
- La variedad y los precios de la carta.
- Los gofres cubiertos -empapados de- Nutella.

otiuMMenester

-¿Dónde? Calle San Joaquín, 6. Fuenlabrada.
-¿Cuándo? L cerrado por descanso. El resto de días de 18 a 3:00 y S hasta las 3:30.
-¿Cómo? En Metro, Parque Europa (L12) y luego caminar un poco. En coche, trata de aparcar en calles colindantes.
-¿Cuánto? Gofres por menos de 3 euros, cócteles por poco más de 5, principales por 8 euros de media, batidos XXL por menos de 10 euros...

Jesús Clemente Rubio