miércoles, 5 de noviembre de 2014

Gran Canaria IV, hoteles y dónde dormir: Miniciudades dentro de islas

hoteles-romanticos-gran-canaria-gloria-palace-top-alojamientos
Líbrate de los malos vicios españoles en lo que a viajar se refiere. Hay vida más allá de julio y agosto, y no sólo lo digo por el septiembre por el que, desde hace unos años, muchos inteligentes han optado. Hablo de una escapada, unos días de placer para tus sentidos a lo largo del año. Porque tenemos la fortuna de vivir en España y de que nos pertenezca un paraíso isleño como son las Canarias. Entre 19 y 25 grados durante todo el año, pudiendo viajar en temporadas más liberadas de peninsulares para así disfrutar de la tranquilidad por menos dinero, del turismo con menos muchedumbre. Del dónde dormir y alojarse en Gran Canaria nos encargamos nosotros, y te hablamos de los mejores hoteles en tres campos bien diferenciados: lujo, modernidad y clásico complejo para el Todo Incluido. Sé español y también inteligente: escápate a Gran Canaria también fuera del verano.

El más completo: Gloria Palace San Agustín

De día, así de espléndidas. De noche, las zonas
comunes se tornan románticas.

Clásico complejo que te da todo por si lo tuyo es un viaje de completo relax en el que apenas moverte del recinto hotelero. Los cruceros en tierra que los llamo yo. Reformado en 2012, este hotel de la cadena Gloria Palace proporciona una completa oferta que va desde las bebidas, snack bar y abundantes buffet del todo incluido hasta los 7.000 metros cuadrados de su centro de talasoterapia (ver Gran Canaria III para más detalles) pasando por bares y barras de copeo, tiendas, peluquería... una miniciudad dentro de la isla vaya.

Llama la atención el silencio de las habitaciones.
¿Será igual en verano, con el turismo español?
Pero como somos tan quisquillosos con los detalles y seguro que vosotros los demandaréis, os hablaremos al milímetro de las bondades y carencias. En primer lugar del alojamiento: si bien los pasillos que conducen a las habitaciones lucen elementos inequívocos de que estamos ante un hotel veterano (los ventanales necesitan un cambio), las habitaciones son excelentes. 

La limpieza es uno de los puntos fuertes
del Gloria Palace.
Por amplitud, luminosidad, cómodas camas que si no están a gusto del consumidor pueden solicitar un cambio de colchón, elegante cuarto de baño -en el que el único fallo es el inexistente kit de geles, champús y cremas hidratantes- y dos virtudes plausibles: las vistas -uno de los mejores atardeceres lo podrás vivir desde tu propia estancia- y el silencio. Una madrugada unos huéspedes irrespetuosos se propusieron despertar a media planta y bastó una llamada y cinco minutos para que la "crisis" fuera resuelta. Lo demás, como digo, calma absoluta. 

Las habitaciones más altas premian con estas vistas.
Claro que es difícil dormir bien con el estómago vacío o insatisfecho, así que vayamos con las comidas: una vez más, por enfoque personal del turismo os recomiendo media pensión. Porque si nos centrásemos en las comidas y cenas desde luego bien merece pagar la pulsera ya que, de las decenas de platos que cada almuerzo te ofrecerá, siempre encontrarás cuatro o cinco joyas realmente sabrosas. El resto, ya se sabe en los buffet, son como mucho notables -que ya es un logro- pero me llamó positivamente la atención el encontrar siempre apetitosos platos que luego cumplieran con su promesa estética y estuvieran igual de ricos. Sin embargo, el todo incluido cojea en un par de aspectos imperdonables: los cócteles exigen un pequeño pago también a los de la pulsera, que aunque minúsculo es pago al fin y al cabo, y precisamente se acogen a este régimen para despreocuparse del dinero. 

De igual manera ocurre con el centro de talasoterapia: a tus mejores clientes has de premiarlos con un acceso gratuito de un día al menos al circuito básico así como un tratamiento a elegir. Sin duda, hará de efecto reclamo para contratar luego más tratamientos y, en caso contrario, siempre dejarás una inolvidable experiencia entre los huéspedes que mayor esfuerzo económico han hecho. 


Entrantes tan sabrosos como los principales.
Sea como fuere quiero insistir en la elevada calidad de los desayunos, comidas y cenas que rozan la matrícula gracias a los empleados: desde cocineros a camareros, la amabilidad y diligencia apreciadas en ellos es casi un lujo en nuestros días. Hilando las carencias del todo incluido y la calidad gastronómica del hotel llegamos a la azotea: allí el recinto exhibe con orgullo su mejor zona común; un bar chill out con camas, doseles, piscina y restaurante que ofrece las mejores vistas de la otra gran zona de disfrute, las piscinas y los centenares de hamacas allá abajo, cielo y mar en el horizonte. Tomo aire y grito a los cuatro vientos que la cocina vasca del Gorbea es ESPECTACULAR. 
las-mejores-azoteas-terrazas-de-españa-gran-canaria
No te pierdas la azotea del Gloria Palace; te esperan una zona 'chillout' con piscina y el
magnífico restaurante Gorbea.
















Desde los entrantes como el jamón ibérico o las croquetas hasta las carnes y pescados. Relación calidad-precio que merece ovación aunque, eso sí, de pago adicional para todos -he ahí el pero para los de todo incluido- los clientes. Un suculento descuento para estos además del 10% para el resto de huéspedes (ésta sí es una buena oferta) redondearía la oferta de uno de los restaurantes más altos de Gran Canaria y, para nuestro gusto, de los mejores de las islas (obsérvese el plural).


Rematar la crítica aludiendo al lobby bar podría parecer algo guiri y tremendamente casposo, pero precisamente por ello quiero acentuar los clásicos espectáculos de tarde noche del hotel. Si bien la animación diurna es buena pero escasa, los eventos cuando se oculta el sol denotan bastante calidad, cada uno en su género. Me vienen a la cabeza las voces del trío "The Donnas" y, especialmente, las piruetas, malabares, humor y genialidad de los chicos de Lezzi Shows. Un trío circense de extraordinario nivel para lo que acostumbran este tipo de citas. Todo ello acompañado de sobresalientes cócteles y batidos naturales.

La generosidad, vistosidad e incluso romanticismo -la azotea nos enamoró- de sus zonas comunes, la comodidad y tranquilidad de las habitaciones y el servicio y comidas de sus restaurantes, con el añadido del gigantesco Thalasso hacen del Gloria Palace el hotel más completo de Gran Canaria.

otiuMMenester

-¿Dónde? Calle La Palma,2. Amadores. 928 12 85 10. http://www.gloriapalaceth.com/
-¿Cuánto? Desde unos  106 euros la noche en habitación doble con vistas al mar y desayuno, pero es menester asomarse a sus paquetes promocionales. (por poco más de 600 euros una semana con TI en la misma habitación).

El más lujoso: Seaside Grand Hotel Residencia

El palmeral que escolta el recinto garantiza un entorno
verde y natural.
Eres un sibarita de la discreción, el lujo, lo selecto y la excelencia. Seaside esconde -literal- en el corazón de Maspalomas el más preciado tesoro hostelero: el Gran Lujo Grand Hotel Residencia. 94 habitaciones de estilo sofisticado y colonial con un completo equipamiento de primeras marcas -desde el agua hasta la televisión- y las más altas calidades en materiales, baños y camas. 
Las terrazas juegan con el 'ver sin ser visto'.
Zonas comunes que continúan la estética de las habitaciones y que introducen otro elemento exclusivo y de agradecer: en ellas todo huésped ha de llevar su móvil en silencio. La gente paga por desconectar y descansar y ningún cliente debería negarle estos derechos a otro. 
Las habitaciones presentan un aspecto y equipamiento inmejorables.


El SPA, aunque reducido, cuida la oferta y cada detalle.
Los ambientes SPA y Fitness prolongan la exclusividad y la restauración con vistas a las montañas que rodean el recinto apuntalan una experiencia para privilegiados. Si eres uno de ellos, sea cual sea el estatus que busques, Grand Hotel Residencia colmará tus necesidades y demandas. Sin probarlo nos quedamos pasmados con lo que vimos y, si lo tuviéramos, desde luego que pagaríamos por ello. 

El hermano pequeño del Gran Residencia, el Palm
Beach, se renovó con un diseño más contemporáneo.
En cuanto a comidas, aunque no pudimos ver nada de primera mano sí disfrutamos de un imperdible desayuno en su hermano pequeño, el Palm Beach, y dicen que es aún mejor. Por cierto que para aquellos que gusten de la cadena Seaside pero están en un plano más cercano a la clase media, el Palm Beach es otra de las opciones recomendables.

otiuMMenester

-¿Dónde? Avenida del Oasis, 32. Maspalomas. http://www.grand-hotel-residencia.es/ 928 72 31 00.
-¿Cuánto? El Gran Lujo se paga. Alrededor de 500 euros la noche en la habitación básica y sólo alojamiento. 

El más moderno: Gold by Marina

En estas páginas os hemos hablado del Óscar Room Mate de Madrid. Una apuesta por la modernidad minimalista, la elegante sobriedad y la coletilla deluxe sin caer en precios desorbitados. Ésa es la bandera del Gold by Marina, la de un hotel volcado con el blanco para impregnar de luz, color y jovialidad a sus intalaciones dotadas de coquetos diseños que rompen con la tradicional estética de la mayor parte  de los hoteles de la isla. 

Las zonas comunes, a diferencia de
otros hoteles, realmente invitan a
quedarse.
Un concepto traído de otra clase de mentalidad hotelera, la estadounidense, obsesionada con la vuelta de tuerca y la contemporaneidad de sus obras. Las zonas comunes del hotel ya invitan a alojarse o, al menos, a tomar algo sentados en su futurista columpio, su generosa terraza de bienvenida o, ya dentro del hotel, sus tres llamativas piscinas.


¿Recepción o bar? En Gold by Marina es posible una combinación de ambos.

Observa las referenncias para hacerte una idea de
los tamaños y cantidades.
La ambientación encanta a jóvenes y sin duda se convierte en la nueva preferencia hotelera de los maduros y curtidos viajeros, a golpe de servicio mucho más actual desde la etiqueta hasta el trato -a nosotros nos dieron ganas de que los camareros se sentasen a la mesa a charlar- y una cocina ligera y tan abundante como ajustada de precio. Mis ojos entraron en coma al ver semejante plato de espaguettis carbonara pero el paladar se encargó de despertarlos y maravillar al resto de mi cuerpo. 

Los mejores calamares que hemos comido, con
permiso de los de la Plaza Mayor y Brillante ;)
Pese a echar a rodar, sucumbí a la
tentación del gofre. Acierto.
Ya venía satisfecho de los calamares en su tinta de cuidada receta y extraordinario sabor y, tras comprobar que la pizza de jamón ibérico estaba a la altura de los ya mencionados, sucumbí a la tentación e hice hueco para un gofre de los que ya sin sirope crean adicción.

Por cierto que si quieres reservar el dinero para alguna actividad en la isla todas las habitaciones poseen cocina integrada: sí sí, estás hospedado en un hotel de diseño ¡y con cocina propia!. Además, si tu cuerpo envidia a los del resto de turistas que han disfrutado en sus hoteles de masajes, descuida; aquí también tienes opción de recibir varios tratamientos en pequeñas carpas a pie de piscina.

Tan luminosas y coloridas como el resto del hotel.
Sólo restaba comprobar las habitaciones; idéntico espíritu al del resto del hotel con espacios despejados, luminosos y una atmósfera de coctelería chill-out que todo lo envuelve. El viajero del siglo XXI por fin tiene un hotel a su altura.

otiuMMenester

-¿Dónde? Avenida Estados Unidos, 15. Maspalomas. www.goldbymarina.com 902 636 038 (un fallo mira, teléfono de atención al cliente de pago adicional)
-¿Cuánto? Alrededor de 120 euros la noche en la habitación doble más básica, sólo alojamiento.


Jesús Clemente Rubio