martes, 29 de abril de 2014

No se aceptan devoluciones: Ser niño toda la vida

ser-padre-soltero-comedia-taquillazoSorpresas te da la vida, pero ya sabéis que no todas las sorpresas son buenas. En "No se aceptan devoluciones", cuando a un mujeriego como Valentín (Eugenio Derbez) le toca recoger lo que ha sembrado, un bebé de una de tantas que han pasado por su vida, para él el milagro humano no es sino el fin a una vida pendenciera y sin responsabilidades. Más de 25 millones de espectadores han colapsado las salas estadounidenses para ver esta comedia latinoamericana, a priori, tan trillada en el cine. Si los primeros que la disfrutaron hablaron tan bien de ella a los segundos hasta un boca a oído millonario es por algo. Me uno a ellos. 

Soltero, mujeriego, cuarentón...
y ahora padre.

"No se aceptan devoluciones" no posee un argumento revolucionario. Julie (Jessica Lindsey) quiere a su niña pero, superada por las circunstancias y en un arrebato, decide abandonarla en brazos del irresponsable que la concibió -sin saberlo-. Aquí nacería cualquier otra comedia de este estilo vista en numerosas ocasiones en Hollywood -se me viene a la cabeza una con "La Roca" como protagonista-. Pero el desarrollo de la película es ejemplar. En lugar de experimentar un cambiazo, el golfo en realidad acomoda a la hija a su estilo y forma de concebir la vida, quizá traumatizado por la dura infancia a la que le sometió su padre, Johnny Bravo (Hugo Stiglitz). El retorno de la madre, el riesgo de la profesión de Valentín -especialista y doble en escenas peligrosas- y la salud se interpondrán en lo que podría ser una relación idílica y de ensueño padre e hija.


Valentín al principio rechazará su labor de padre pero
más tarde se aferrará a ella como si le fuera la vida  en ello.
La película posee un guión con bromas fáciles y otras algo más trabajadas, lo bueno es que en ningún momento pretende basar su fuerza en el gag. Más bien lo que consigue es despertar o ahondar en el instinto paternal que todo hombre posee de manera al menos latente, mostrando cómo más allá de tener un niño lo más grande de este mundo es criarlo, educarlo y acompañarlo en los primeros pasos de su vida, unos cuantos más de la tuya. 


Maggie (Loreto Peralta) vivirá un mundo de fantasía
creado por su padre.
Un par de momentos te recuerdan que quizá tus padres no fueron tan malos cuando te castigaron de determinada manera, algo que descubres sólo cuando comes huevos, es decir, cuando es a ti a quien le toca ejercer como tal. Otros te recuerdan que, cuando estás ya de vuelta y media en varios aspectos de tu existencia, te toca educar y en realidad también estás siendo reeducado por una persona que apenas levanta un palmo del suelo y completamente novata en este mundo.

Reirás y, sobre todo, te emocionarás con el film dirigido también por Eugenio Derbez pero, lo fundamental, descubrirás que la vida puede ser maravillosa venga como nos venga dada y dure lo que dure. Más te vale aceptarlo porque hay campos en los que "No se aceptan devoluciones".

otiuMMaximus

- El amor de un padre por su hija.
- El amor de una hija por su padre.
- La eterna aventura de ser niños.

otiuMMenester

- La película se estrena mañana en España, aunque esta noche tendrá lugar la Premiére en la capital, con la asistencia de múltiples caras conocidas.
- Hoy también tendrán lugar dos eventos relacionados con el cine de habla hispana, y en concreto, el cine español: el 7º taller de producción de cine de la Comunidad de Madrid, que en la sede de la Consejería de Cultura (C/Alcalá 31) proyectará el documental "About the Resistance" de la Guarimba On Tour, festival de cortometrajes que tiene lugar en el sur de Italia y que fue fundado por españoles, venezolanos e italianos.
- Además, llega también el preestreno -y mañana estreno- de "En apatía, secuelas del odio" con Christian Casas, el hermano del protagonista de "Tres metros sobre el cielo", entre otras.